Kevin Harvick se apunta su primer triplete de victorias

 | 

Se confirma que Kevin Harvick vuelve a ser el hombre de moda en NASCAR. El campeón de la Cup Series en 2014 es la principal baza de Stewart-Haas Racing y ha enlazado rachas excelentes que le han situado como uno de los mejores pilotos de los últimos 20 años. A pesar de sus bondades al volante, Harvick nunca había obtenido tres victorias consecutivas en la máxima categoría hasta la cita de Phoenix. Es este el noveno triunfo (séptimo en los últimos doce eventos) en el circuito de Arizona de un piloto indiscutiblemente favorito a día de hoy.

Kyle Larson adelantó a Martin Truex Jr. en la salida, en un duelo estelar entre dos de los pilotos más destacados de 2017. Los Hendrick y los Gibbs se cruzaban en el top 10, intercalándose los jóvenes Chase Elliott y Alex Bowman entre los veteranos Denny Hamlin y Kyle Busch en un enfrentamiento automovilístico y generacional. Corey LaJoie tardó apenas 25 vueltas en retirarse, con el motor humeante en su Chevrolet. Empezaban así los movimientos en boxes, dónde Truex Jr. rebasó a Larson y Brad Keselowski remontó en parte al poner solo dos neumáticos. El de Penske se mantuvo al acecho de un Truex Jr. adelantado por Larson, Hamlin y Kyle Busch.

Busch era el hombre más rápido y pasó velozmente a Truex y a Hamlin para irse a la caza del líder. El de Gibbs recortó el segundo de déficit que tenía respecto a Larson y se lo quitó de encima por el interior de la curva 3 sin muchas complicaciones. Harvick no quería perder la oportunidad de lograr su tercera victoria consecutiva y dejó atrás a Larson para ponerse segundo. Fue demasiado tarde para generar tensión a Busch, que ganó el primer segmento por delante de Harvick, Larson, Hamlin y Truex Jr.

Perdió Larson cinco posiciones en boxes, dejándose un tiempo valioso a la vez que Busch y Harvick seguían en los dos primeros puestos. Elliott era el único que les seguía el ritmo, mientras Truex hacía tapón a Joey Logano, Hamlin y Keselowski. Austin Dillon y Ryan Blaney sufrían para mantenerse en el top 20 y se enzarzaron en una pelea intensa en una zona más trasera de lo habitual para ellos. Kurt Busch ascendió lenta pero seguramente, pasando a McMurray y a los Penske de Keselowski y Logano y llegando a ser cuarto antes de que Larson perdiese el control del Ganassi yendo duodécimo; Daniel Suárez le esquivó por poco.

Keselowski volvía a poner dos neumáticos en lugar de cuatro en la caution y se ponía primero, aunque no tardó en perder en pista las posiciones que había ganado en boxes. Harvick y Kurt Busch regresaron poco a poco al top 5. Chris Buescher se fue al muro de la curva 4 con un pinchazo a falta de cuatro vueltas para el final del segundo segmento. Siete pilotos siguieron en pista para la resalida a una vuelta, entre ellos Kurt Busch, Keselowski y Ricky Stenhouse Jr., que coparon los tres primeros puestos. Kyle Busch, Harvick y Truex Jr. regresaron rápidamente a un top 10 en el que se colaron Michael McDowell, Ty Dillon y Kasey Kahne.

Kyle Busch y Harvick volvieron a fugarse nada más comenzar la segunda mitad de carrera, en la que Logano y Trevor Bayne se tocaron ligeramente para perder posiciones en medio del pelotón. Bayne seguiría siendo fuente de conflictos ante los ataques de Keselowski, Jimmie Johnson, Aric Almirola, que intentarían quitarle del camino de forma agresiva pero sin excesos. El duelo en cabeza se mantendría hasta que Harvick presionó y adelantó a Kyle Busch, que alargó la trazada en la curva 3 y cedió el liderato al de Stewart-Haas.

Paul Menard golpeó el muro con la parte trasera de su Ford y generó otra caution de paso por el pit lane. Almirola y William Byron se la jugaron a dos gomas y la estrategia les salió a medias, ya que el vigente campeón de la Xfinity Series lideró unas vueltas. Hamlin pasó a Harvick por el liderato virtual detrás de Byron y poco después heredó el primer puesto. Harvick se mantuvo al acecho y presionó a Hamlin, quedándose a un paso de robarle la cartera cuando el de Gibbs se encontró con Gray Gaulding. A los dos punteros se les unieron Kyle Busch y Elliott, formando así un peligroso cuarteto.

Busch se aplicó y pasó al frente, relegando a un Hamlin que gastó su tiempo en el liderato y cedió ante Harvick, Elliott y su compañero de equipo. La llegada de los últimos 60 giros movió a los equipos camino al pit lane y ahí llegó otra parte estratégica que cambió el orden brevemente. Y es que Elliott fue el primer piloto de cabeza que realizó su parada, aprovechando al máximo sus neumáticos nuevos para adelantar a Harvick y a los Gibbs. Keselowski y Ryan Newman alargaban esa detención final, mientras Harvick volvía a alcanzar a Elliott y le presionaba con éxito por el apron de la curva 4. Newman aguantó el liderato provisional en busca de la repetición de la sorprendente victoria de 2017 y acabó parando a falta de 23 vueltas.

Retomó el liderato Harvick, que mantuvo a Kyle Busch a un segundo de forma constante para apuntarse su tercera victoria consecutiva por primera vez en su carrera en NASCAR.. Busch finalizó segundo, seguido de Elliott, Hamlin y Truex Jr. Los cuatro Stewart-Haas acabaron en el top 10, con Clint Bowyer y Almirola aprovechando las cautions tardías y un Kurt Busch apagado al final, igual que el cuarteto de Gibbs, sólido con Suárez y Erik Jones. Byron retrocedió a la duodécima posición pero acabó por delante de sus compañeros Bowman y Johnson y del discreto trío de Penske (Keselowski 15º, Blaney 16º, Logano 19º).

Lee a continuación: Del ciclismo al automovilismo: Tom Boonen probará suerte en la NASCAR Whelen Euro Series

  • Ferran Pistola

    “Kevin Hatrick”
    Ala, ya me podéis bloquear XD

    • M.A.

      Muy agudo…