Kevin Harvick vence en Michigan por knockout a los depósitos de Penske

 | 

En Michigan las velocidades son altas y el vértigo, elevado. El circuito más rápido de NASCAR con frenadas incluidas volvió a ser territorio de Ford, marca que se luce en su carrera de casa por rapidez y mejor situación en pista. Sin embargo, lo que parecía ser un dominio tranquilo de Penske se convirtió en pesadilla al no poder llegar ninguno de los tres coches a meta sin rellenar el depósito en unos cálculos de consumo poco efectivos. Joey Logano, Brad Keselowski y Ryan Blaney fueron los grandes perjudicados y cedieron el triunfo a un constante Kevin Harvick que tuvo ritmo para seguirles en pista y noquearles por gasolina.

Keselowski y Harvick salieron en la primera fila e intentaron la primera escapada respecto a los Hendrick de Alex Bowman y William Byron, ambos atacados por los Penske de Logano y Paul Menard. Los grupos de Ford tomaban la delantera en un circuito en el que han ido bien desde hace años y uno de los pocos rivales capaces de seguir su ritmo era Martin Truex Jr., que no salió atrás al no pasar la inspección pre-carrera y alcanzó el top 15 en apenas 8 vueltas. Jimmie Johnson golpeó el muro de la curva 2 y aguantó una vuelta y media con un pinchazo lento, perdiendo un par de giros con sus reparaciones en boxes.

Blaney y Denny Hamlin superaban a Byron y a Bowman y Harvick hizo su parada antes de tiempo por culpa de un pinchazo. La detención de Harvick obligó a los demás a cubrir su estrategia en boxes, no sin antes pasar Hamlin a ser líder con un ritmo espectacular respecto a Keselowski y siendo Truex cuarto en otro papel protagonista de los Toyota. Truex no cambió gomas en su parada y el relleno del depósito le sirvió para situarse primero, ganando el primer segmento al contener a Hamlin entre un grupo de doblados; les siguieron Keselowski, Logano y Byron.

Perdió Truex posiciones en boxes al cambiar cuatro neumáticos en lugar de dos y Keselowski resalió de forma excelente frente a Hamlin y Bowman. No tardó Truex en alcanzarles junto a Kurt Busch, de nuevo aupado por una gran estrategia de Ganassi y un coche tan discreto como efectivo. Keselowski bloqueó todos los huecos y rectas para evitar que Truex le cogiera el rebufo en las rectas y su táctica funcionó, pasando Hamlin a Truex en un relevo entre los Gibbs. Kyle Busch y Erik Jones sufrían para aguantar el top 10 y llegaron a tocarse frente a Austin Dillon en la octava posición.

Truex recuperó el liderato por el interior de la recta trasera y Keselowski cayó en picado, adelantado por Hamlin y Kurt Busch. Truex y Hamlin intercambiaron maniobras ofensivas y defensivas con Kurt Busch de espectador antes de las paradas por gasolina, tras las cuales Keselowski trompeó con un pinchazo. Varios líderes no pasaron por boxes y la resalida a una vuelta vio a Kyle Busch ganar el segundo segmento con gomas nuevas respecto a un Truex que no las cambió, seguidos por Kurt Busch, Logano y Jones. Los Childress chocaron con Aric Almirola en la llegada a meta, trompeando Austin Dillon y arrastrando Daniel Hemric al de Ford.

Kurt Busch, Logano, Blaney, Byron y Menard no pararon en ninguna de las cautions anteriores y tomaron las primeras posiciones en el último tercio de carrera, ascendiendo Hamlin y Larson en ese grupo después de entrar con el trompo de Keselowski. Kyle Busch, Truex, Jones y Chase Elliott se las veían con el pelotón hasta que Spencer Boyd se fue al muro de la curva 4. Menard se llevó a Bowyer en la resalida y comprometió aún más el playoff para el #14, que no pudo aprovechar el mal día de Johnson y se retiró al no poder sus mecánicos reparar el coche a tiempo en los cinco minutos permitidos.

Blaney empujó a su compañero Logano hacia el liderato y despachó a Kurt Busch para ser segundo, siguiéndoles de cerca Byron y un de nuevo sobresaliente Chris Buescher. Hamlin, Elliott, Kyle Busch, Harvick, Truex, Keselowski, Larson y Jones acecharon a los líderes con sus distintos inconvenientes y estrategias de neumáticos y Ricky Stenhouse Jr. trompeó por culpa de otro pinchazo, dando la oportunidad al numeroso grupo de parar al mismo tiempo. Muchos de los pilotos llenaron el depósito pero no cambiaron ruedas, entre ellos los nuevos líderes en Blaney, Keselowski y Bowman.

Entraron todos ellos a falta de 50 vueltas y el depósito permitía entre 46 y 48 giros de rendimiento, yendo algunos pilotos más tranquilos bajo caution para no exceder su consumo. Logano y Blaney pelearon el liderato mientras Keselowski y Menard eran tercero y cuarto en una posición inmejorable de los Penske, rápidamente alcanzados por Hamlin y Harvick. El #11 y el #4 alcanzaron a los tres Ford del mítico equipo y les presionaron a ampliar su ritmo con dudas de consumo que hacían levantar el pie de la mayoría del pelotón (entre ellos Elliott, Truex, Byron y Kyle Busch).

Blaney cayó de segundo a quinto con serios problemas de gasolina y Harvick se puso segundo al rebasarle a él y a Keselowski. Se mantuvo Harvick cerca de Logano en busca de mantener su gasto bajo y un par de pasadas le permitieron ir al límite sin tocar el muro ni sobrecalentar su vehículo. Atacó Harvick con éxito a Logano a falta de 17 vueltas, siendo líder en el momento importante aunque sin despegarse del vigente campeón hasta que llegó el beneficioso tráfico. Keselowski cedió y entró a llenar su depósito a falta de 12 giros, haciendo lo propio Logano a falta de solo cuatro vueltas y dejando a Harvick con un margen más cómodo.

Contuvo Harvick el pedal del acelerador y se apuntó su segunda victoria en un mes, de nuevo resistiendo aunque con mayor ritmo en Michigan. Hamlin, Larson, Truex y Daniel Suárez completaron el top 5, Kyle Busch fue sexto y Ryan Preece se sacó de la chistera un séptimo puesto necesario para su futuro. Rozaron el top 10 Ty Dillon y un Newman necesitado de margen para el playoff, mientras los Penske caían en picado por sus paradas finales (Logano 17º, Keselowski 19º y Blaney 24º), Kurt Busch (23º) se quedaba sin gasolina en la última vuelta y Jones (18º) no pudo tomar un buen día con malas resalidas y ritmo dudoso.

Lee a continuación: Semana de biografías: Tomy Drissi, el publicista correcto y piloto polémico

  • Dinotuchi

    Menos mal que "El Capitán" nunca fue como "El Drake", porque si no...