CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

6 MIN

Kyle Busch aguanta a Kevin Harvick para ganar su primera carrera del año

Héctor Sagués | 9 Abr 2018
kyle_busch_cabreo_victoria_nascar_texas_2018
kyle_busch_cabreo_victoria_nascar_texas_2018

Texas dio al fin un espectáculo decente en la Monster Energy NASCAR Cup Series. El milla y media de Fort Worth suele implicar carreras largas llenas de acción en cuanto a stock cars se refiere y la cita dominical cumplió con creces. Varios problemas de pilotos punteros permitieron a algunos no habituales tomar posiciones que no les corresponden en un evento longevo vencido por Kyle Busch. El de Joe Gibbs Racing se apuntó la primera victoria de la temporada en su casillero y amplió su liderato por puntos, asegurándose el paso al Playoff en una ronda con los incidentes justos para compensar la poca emoción vista en 2018 hasta antes de Semana Santa.

Los Stewart-Haas mandaron en una sesión de clasificación acortada por la lluvia, pasando Harvick al poleman Kurt Busch de inmediato. Alex Bowman perdió el control de su Chevrolet en la segunda vuelta, chocando Austin Dillon, Paul Menard y Daniel Suárez con el piloto del #88 en una rápida primera caution. Kurt Busch había perdido seis posiciones en la salida al quedarse en la lenta parte exterior del óvalo tejano y recuperó algunos de los puestos perdidos tanto en pista como  en la primera ronda de paradas, pasando de séptimo a cuarto. Ryan Blaney sería sancionado por tener un neumático fuera de lugar en su detención, penalización que se llevaría Darrell Wallace Jr. por parar con el coche cruzado en el pit lane.

Denny Hamlin y los Front Row de Michael McDowell y David Ragan alargaron su parada de forma fútil, dejando a Harvick líder con un increíble margen de siete segundos sobre Martin Truex Jr. La diferencia alcanzó los doce segundos y los hermanos Busch se mantuvieron pegados al vigente campeón, que pinchó un neumático en la curva 4 y sufrió un fuerte accidente a falta de cinco vueltas para el final del primer segmento. Esa primera parte finalizó bajo bandera amarilla, ganando Harvick a Kyle Busch, Kurt Busch, Joey Logano y Kyle Larson.

Kyle Busch se puso líder en boxes e intentó escaparse de forma infructuosa en la resalida, siendo alcanzado por Harvick y rebasado a mitad del stint. El dominio de la parte alta se veía ante la gran cantidad de doblados en el primer tercio de carrera, hasta 22 coches con vuelta perdida. Larson se accidentó con un pinchazo en la curva 2 en plena mitad del segundo segmento y generó algunas dudas estratégicas resueltas por la entrada en boxes de todos los líderes para poner gasolina en sus tanques. Harvick perdió ocho puestos y aun así se salvó de un mayor problema al no ser sancionado por tener el gato en movimiento durante su detención.

Los Busch se pusieron arriba, Kurt por delante de Kyle y de Logano. Harvick regresó al pit lane para que sus mecánicos le ajustasen una rueda suelta, quedando doblado y con previsibles pocas opciones de obtener un buen resultado. Blaney se puso cuarto en buen ascenso pero también entró por una rueda suelta, dejando a Erik Jones y a Clint Bowyer como perseguidores del trío de cabeza; el #4 y el #12 cayeron al top 20. Menard tocó el muro y entró en boxes sin que su choque diera paso a una caution que se mantendría en espera. Kyle Busch adelantó a su hermano Kurt a falta de cuatro giros para el final del segundo segmento, ganando al atacar por el exterior y mantener posición por el interior. Les siguieron Logano, Jones y Bowyer.

Jones tomó el primer puesto en su parada y mantuvo en la resalida a Kyle Busch, que perdió seis puestos al levantar el pie. Se formó un rápido efecto acordeón que acabó en accidente masivo: Hamlin y Aric Almirola chocaron en medio del pelotón, llevándose consigo a Brad Keselowski, Jimmie Johnson y David Ragan. Trevor Bayne y Ty Dillon colisionaron entre sí al intentar esquivar el incidente grupal, que dio paso a la bandera roja para limpiar la pista y reparar una barrera de neumáticos dañada. Lideró Jones unas vueltas ante la presión de Chase Elliott, ambos en busca de su primera victoria en la Cup Series, intercalados los dos por un veloz Kurt Busch que seguía el ritmo a pesar de llevarse parte de cinta americana en un lado del frontal de su Ford.

Bowyer, Logano y Kyle Busch pasaron a Elliott antes de que el de Hendrick abriera una nueva ronda de paradas en el último tercio de carrera. Austin Dillon tuvo un problema en los frenos que le hizo abandonar después de intentar volver al asfalto, aunque peor le fue a un Paul Menard pinchado en la curva 2 y motivo de caution en esa ocasión. Harvick fue uno de los 11 pilotos que no habían parado en boxes y recuperó la vuelta perdida gracias al accidente de Menard. Solo Harvick, Elliott y Kurt Busch pararon, recibiendo el campeón de 2014 una sanción por no controlar los mecánicos un neumático suelto.

Kyle Busch tomó la iniciativa delante de su joven compañero Jones, escapándose un poco antes de producirse el choque entre Kasey Kahne y Trevor Bayne. Ambos luchaban por ser el primer doblado y recibir el free pass para recuperar la vuelta del líder, pero Kahne patinó por el interior de Bayne y ambos trompearon. Los Busch, Jones, Bowyer y Jamie McMurray no pasaron por boxes, prefiriendo seguir en pista con la estrategia partida. McMurray pasó de quinto a segundo, mientras Ricky Stenhouse Jr. tocó el exterior del muro de la segunda curva en pelea con Blaney y Harvick, siguiendo el de Roush en pista con el frontal dañado en busca de su primer top 10 de la temporada.

Harvick siguió exhibiendo un ritmo sideral, ascendiendo de la duodécima a la segunda posición en apenas 30 vueltas en bandera verde y acercándose al líder Kyle Busch. La diferencia de cuatro segundos había pasado a ser de uno cuando llegó la última ronda de pit stops, en la que los neumáticos de Harvick perdieron otro neumático pero no hubo sanción para el piloto. Elliott, Stenhouse, Ryan Newman y Wallace alargaron la detención tras haber parado en la caution previa, yéndose Newman al muro en recta de meta con un neumático pinchado. Los otros tres pilotos llegaron al pit lane y se planteaban como opciones amenazantes para la resalida a 23 vueltas del final.

El duelo por la victoria tuvo su punto de tensión, pero Kyle Busch aceleró cuando debía y se apuntó su primer triunfo en 2018 por delante de un Harvick en remontada. McMurray finalizó tercero y obtuvo su primer top 15 de la temporada para mejorar un muy mal arranque, por delante de Jones, Blaney, Logano y Kurt Busch. Wallace logró un soberbio octavo puesto con un Petty no siempre veloz, mientras Stenhouse cedió posiciones y paró sin frenos, perdiendo un top 10 casi asegurado. Aguantaron bien Ty Dillon, McDowell, Matt DiBenedetto, Ross Chastain, Cole Whitt y Gray Gaulding, aprovechando todos ellos los múltiples incidentes de los hombres de cabeza para sumar valiosos top 20 con coches poco competitivos.