CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

4 MIN

Kyle Larson gana por error ajeno en Daytona

Héctor Sagués | 11 Jul 2018
justin-haley-elliott-sadler-kyle-larson-nascar-xfinity-verano-daytona-2018
justin-haley-elliott-sadler-kyle-larson-nascar-xfinity-verano-daytona-2018

La Xfinity Series es un campeonato poco movido. Los líderes suelen estar claramente por delante y los pilotos de la Cup Series ganan a esos habituales por simple mayor nivel de pilotaje. Los eventos en circuitos como Daytona suelen variar dicho concepto y permiten a otros no habituales brillar con luz propia bajo la noche en el óvalo. Apenas se vieron dos accidentes masivos en Florida, en una carrera resuelta de forma polémica por una norma que hay que acatar en todo momento y que impidió ver a un nuevo rostro en el Victory Lane.

Ryan Preece salió desde la pole position junto a su tocayo Ryan Blaney, aunque el primer líder sería el agresivo Cole Custer. Preece y Blaney se juntaban en la fila exterior mientras Elliott Sadler y Larson eran los únicos organizados por el interior y el de Ganassi se pondría líder con la ayuda de Preece. El grupo se dividía en diferentes filas, comandando Larson el primer grupo de nueve pilotos de forma autoritaria y llevándose el primer segmento por delante de Chase Elliott, Sadler, Justin Allgaier y Blaney. Larson, Elliott y Blaney eran los únicos pilotos de la Cup Series presentes.

Blaney no puso neumáticos en su parada y se puso líder, cayendo Larson a la fila exterior y cediendo posiciones ante Austin Cindric, Daniel Hemric, Sadler y Allgaier; Preece tuvo que entrar en boxes con un problema mecánico. Tyler Reddick benefició a Larson con un empujón que le permitió ganar terreno y el puesto a Blaney con un fuera-dentro que le puso primero, manteniendo el liderato para ganar el segundo segmento. Le siguieron Elliott, Cindric, Blaney y Reddick, a la vez que Brandon Jones trompeaba solo en la parte final del grupo de cabeza y quedaba relegado.

Siguió el mismo concepto en la segunda mitad de carrera, sin apenas tardar en volver a agruparse los líderes en una fila recta. Ryan Reed provocó una caution al recibir un mal golpe de Matt Tifft, yendo descontrolado hacia el muro interior de la recta de meta. Al mismo tiempo, Caesar Bacarella y Blake Jones chocaron entre ellos en la llegada a meta por un extraño trompo del primero que le envió hacia el camino del segundo. Sadler le quitaba el liderato a Blaney con la ayuda de Reddick e intentaba cerrar los huecos a un agresivo Blaney que se ponía en paralelo y buscaba pelea.

Llegó entonces el esperado Big One: Cindric se quedó apartado e intentó recuperar su posición sin ver que Tifft venía por detrás. Perdió el control Cindric en la primera curva y volcó dos veces, accidentándose también Tifft, Reddick, Hemric, Reed, Brandon Jones, Ryan Truex, Jeremy Clements y Joey Gase entre otros. Sadler y Blaney retomaron brevemente su duelo, interrumpido por la colisión entre Brandon Hightower y Ray Black Jr. al intentar el primero cambiar de carril de forma infructuosa y chocar con Chad Finchum. Elliott se retiró durante esa caution al romper el motor.

Volvía Sadler a ponerse primero a falta de seis vueltas, momento en que NASCAR polemizó de nuevo con su propia normativa al no sacar la bandera amarilla después de un trompo de Garrett Smithley. Christopher Bell y Larson se erigían en los principales opositores a Sadler y Larson pasaría al liderato en un intenso 3-wide con Sadler y Blaney. Allgaier y Shane Lee también rozaban esa zona alta hasta que un choque masivo forzó el Overtime. Jeff Green golpeó en el lateral a Custer, que se fue contra Josh Williams. Reed y Ryan Sieg fueron algunos de los perdieron sus opciones en el accidente de reacción.

El duelo final no estuvo exento de controversia. Larson y Sadler mantuvieron el paralelo durante las dos vueltas decisivas, quedando ambos a un paso de quitarse de encima al otro. Justin Haley realizó una maniobra magistral al aprovechar los toques entre ambos para arrebatarles la victoria por el interior, pero el joven de 19 años cometió un error al pisar la línea amarilla. NASCAR le sancionó y Larson ganó por cinco milésimas sobre Sadler, seguidos de Bell, Blaney y Kaz Grala. Lee y Timmy Hill se las arreglaron para obtener valiosos top 10, mientras Finchum y Alex Labbé acabaron en el top 15 tras sobrevivir con golpes a los dos grandes accidentes de la noche.