La NASCAR plantea introducir la Gen-7 en la temporada 2021

 |  @X3Humberto  | 

Representantes de la NASCAR, con Steve O’Donnell al frente, quien es vicepresidente ejecutivo de la categoría y además ejerce como director de desarrollo de carreras, se reunieron con sus similares de Chevrolet, Toyota y Ford para esbozar un cronograma, con miras a establecer las características de la próxima generación de coches, denominada Gen-7. Se informó que la fecha tentativa para introducir las nuevas propuestas sería a inicios de la temporada 2021, se espera que para entonces, con las nuevas reglas, otros fabricantes ingresen a la NASCAR.

Explicó O’Donnell que las reglas de 2019 se redactaron para conservar la apariencia y la sensación de lo que debería ser un stock car en las pistas, de allí que puedan diferenciarse el Camaro, el Mustang y el Camry. La base del reglamento establece que los coches deben verse por fuera muy similares a los que circulan en las calles, pero, por razones obvias, la mecánica, la aerodinámica y la tecnología se inclinan hacia la evolución a través de las carreras. En este punto en particular, la Gen-7 se orientará a facilitar la competencia entre coches que básicamente permanezcan lo más original posible con respecto a los modelos comerciales que circulan en las calles, para que de esta forma cada fabricante pueda promocionarse a través de un coche que no ha perdido su identidad.

Por su parte Mark Rushbrook, director global de Ford Performance Motorsports, manifestó que la compañía apoya la introducción del Gen-7, trabajan para ello desde que se decidió apostar por el Mustang para correr en la primera división de la NASCAR. En cualquier caso, a los ingenieros de Ford les gustaría proseguir con el trabajo que están realizando ya que el coche de 2019 conserva la estética que distingue al Mustang. Si uno de los planteamientos del Gen-7 es construir para la NASCAR un coche de carreras a partir de un modelo que circula por las carreteras estarían retornando a la esencia de la categoría.

Se espera que el próximo paso sea construir varias maquetas para iniciar conversaciones con otros fabricantes. También se realizará un adelanto del reglamento de los motores de 2021 y seguramente se orientará hacia los propulsores más relevantes para el mercado comercial, con ello se analizaría la cilindrada y la potencia del motor ya que en los próximos años mantener un V8 de alto consumo solamente por conservar una tradición no luce como la mejor opción para mantener con vida a la NASCAR, sobre todo si el Gen-7 está pensado en términos de eficiencia y rentabilidad.

En palabras de Steve O’Donnell:

La razón por la que hicimos el paquete de reglas de 2019 fue realmente para alinearnos hacia dónde queremos ir en el futuro desde el punto de vista de las carreras, tanto en la pista como en las calles, será apariencia y motor. Si observas muchos de las conversaciones que hemos tenido, hay mucho interés en hacer algunas cosas de manera diferente en términos de que los autos se vean más como lo hacen en la calle, asegurándose que podemos evolucionar el motor con la tecnología que existe en la actualidad.

Vía | NASCAR

Lee a continuación: NASCAR L-R Series: el día que la NASCAR se planteó correr en circuitos urbanos [Vídeo]

  • Inohcna

    «en los próximos años mantener un V8 de alto consumo solamente por conservar una tradición no luce como la mejor opción para mantener con vida a la NASCAR»
    Creo que esto es un error, por mucho que la tendencia ahora sea la de la de motores más económicos y eficientes, no parece que haciendo la NASCAR híbrida o con motores V6 turbo vaya a ganar en audiencia. Más bien al contrario.
    En mi opinión poco se puede hacer en la NASCAR para mantenerse con las tendencias actuales y además respetar las tradiciones. Hace tiempo que lo de Stock Cars ya no tiene mucho sentido.