Martin Truex Jr. domina el corto y el largo Sonoma

 | 

La marcha de la IndyCar Series de Sonoma ha dejado a NASCAR como el único evento de circuitos de calibre nacional que visita el trazado desértico situado en medio de los viñedos. Se decidió cambiar la configuración de cara a la visita de 2019 de los stock car, que tomaron la pronunciada bajada del Carousel por primera vez desde 1997 y dieron  un espectáculo variado en una carrera que no tuvo banderas amarillas. Una vez más los Toyota dieron con el punto clave, en especial un concentrado Martin Truex Jr. que aguantó los ataques de Kyle Busch y venció por segundo año consecutivo en un mismo circuito con trazado distinto.

William Byron rebasó al poleman Kyle Larson y se situó líder en la subida inicial, hecho que replicarían Chase Elliott en la horquilla al final de la primera vuelta y Joey Logano en el cuarto giro. Un toque entre Clint Bowyer y Kurt Busch le generó daños a éste último a la vez que los Toyota de Denny Hamlin, Truex Jr. y Kyle Busch relegaban al #42 en un mal comienzo de los Ganassi. Truex empezó a desmarcarse y adelantó con facilidad a Hamlin y a Logano para ser tercero y empezar a cazar al dúo Hendrick de cabeza. Byron abrió hueco y estableció una distancia de cinco segundos antes de la primera ronda de detenciones.

Matt DiBenedetto, Ryan Blaney, Kurt Busch, Bowyer, Ricky Stenhouse Jr., Brad Keselowski y Erik Jones entraron a falta de cuatro vueltas para el final del primer segmento, haciendo lo propio Elliott, Truex y Kyle Busch a tres giros del final; Kevin Harvick hacía trompear de forma involuntaria a Michael McDowell en la sección intermedia. Byron prefería seguir en pista para para ganar el primer segmento y sumar los puntos necesarios, siguiendo su estrategia Hamlin, Logano, Larson y Aric Almirola además de otros pilotos de distinto pelaje como Chris Buescher, Jimmie Johnson, Harvick y Paul Menard.

Hamlin y Larson adelantaron a Byron en boxes y Truex rebasó a Elliott en la resalida por el exterior de la subida para robarle la primera posición. DiBenedetto ejecutaba perfectamente su temprana parada y se situaba quinto, posición nada habitual y sobresaliente para el piloto de Leavine Family. Larson se había quitado un neumático desgastado y Bowyer tuvo que hacer una parada añadida por una rueda suelta, trompeando Almirola en solitario mientras peleaba con Alex Bowman. McDowell añadió incidencias al llevarse por delante a Menard en la horquilla, evitando aun así un triple golpe con Austin Dillon.

Menard se fue a la parte trasera junto a Bowyer y Almirola y Hamlin subía dentro del top 10, pasando a Daniel Suárez por el exterior de la sección nueva e intentando lo mismo con un zorro Keselowski que le cerraba el paso; Keselowski y Suárez se las tenían poco después. Kurt Busch y Jones adelantaban su segunda detención una vuelta antes que Blaney, DiBenedetto, Suárez, Harvick y Ryan Newman, sacrificando Truex, Elliott y Kyle Busch sus tres primeras posiciones pero siguiendo en el top 10. Hamlin, Keselowski, Byron, Logano, Stenhouse y Larson prefirieron sumar puntos y el #11 se llevó el triunfo en el segundo segmento.

Truex cerró el paso a Elliott en la resalida y el de Hendrick quedó bloqueado en la trasera del Toyota, colándose Blaney entre ambos. El de Penske no se pudo quitar a Elliott, que le superó en la subida y le dejó frente a dos lobos en Kyle Busch y Suárez. El mexicano remontó un cambio de motor superando a 30 coches pero no ascendió más en el momento de la verdad, pasando Kyle Busch de forma convincente a Elliott para ponerse segundo. Stenhouse hacía trompear a Ryan Preece en la horquilla y Logano empujó a McDowell al final de las Esses, dos percances que no generaron ninguna caution al retomar la marcha los pilotos perjudicados.

Truex y Kyle Busch se vigilaban en una distancia que rondaba entre el segundo y medio y tres, escapándose con claridad de Elliott, Blaney, Suárez y los excelentes Newman y DiBenedetto. Stenhouse, Byron, Elliott y Logano abrieron la veda decisiva en boxes, realizando las últimas paradas obligatorias por gasolina a falta de 30 vueltas, retirándose Elliott de una carrera prometedora con el motor roto. Truex paró a falta de 27 giros y Kyle Busch, DiBenedetto y Hamlin alargaron sus detenciones, tirando el #18 una botella a la arena antes de entrar junto a Hamlin a falta de 24 vueltas.

Las vueltas añadidas en las paradas hacían que la distancia entre Truex y Kyle Busch creciera hasta los ocho segundos, pero las gomas más frescas del #18 le permitían recortar la distancia del #78 progresivamente en un claro overcut eficaz en su ejecución inicial. Logano perdía un posible top 10 por problemas en la batería de su Ford y DiBenedetto brillaba con mejores neumáticos, recuperando su lugar en el top 5 frente a rivales teóricamente superiores como Bowyer, Johnson, Newman y Harvick. Kurt Busch, Larson y Byron seguían en el top 15 en una cita complicada para el primer líder y el dúo de Ganassi.

Kyle Busch alcanzó a Truex en la lucha por el liderato y el campeón de 2017 se vio obligado a aguantar al de 2015 entre doblados, consiguiéndolo con creces para adjudicarse su cuarta victoria de la temporada. Blaney acabó tercero a unos lejanos 30 segundos del dúo de Gibbs, DiBenedetto fue cuarto en una actuación casi inmejorable, Harvick (6º), Newman (7º) y Jones (8º) se llevaron top 10 de mérito y Larson acabó 10º en un final positivo para un evento gris por su parte. Suárez se llevó un drive-through por un descuido de sus mecánicos y finalizó 17º, Byron fue 19º y Keselowski (18º) y Logano (23º) tuvieron un mal día.

Lee a continuación: Greg Biffle gana en su regreso a una Truck Series de récord y locura