Martin Truex Jr. es pillo en su vuelta a la victoria

 | 

El calor es sinónimo de Pocono, un circuito único en los óvalos estadounidenses. El trióvalo de Pennsylvania es escenario particular de dos citas prácticamente consecutivas de la Monster Energy NASCAR Cup Series, de menos de dos meses de diferencia y una múltiple variedad tan sorprendente como excelente. Martin Truex Jr. recuperó entre árboles la velocidad que le ha faltado en buena parte de la temporada 2018 y consiguió la victoria después de imponerse a los sospechosos habituales, que siguieron dominando el evento hasta el oportuno final.

Ryan Blaney obtuvo el pasado año en Pocono su única victoria en la Cup Series e intentó reeditar su triunfo desde la pole position. No se lo permitieron Kevin Harvick y Kyle Busch, los grandes dominadores de la temporada hasta la fecha, a los que seguía un Truex Jr. con ganas de reivindicarse. Busch pasó a Harvick en la vuelta 4 e intentó hacer lo propio con Blaney, perdiendo tracción y posiciones con Harvick y Truex. El trío perseguidor terminó por rebasar a Blaney, que en apenas vuelta y media cayó tres posiciones respecto a Harvick, Truex y Busch, prefieriendo entrar en boxes y abriendo la ventana de paradas en la vuelta 17; Joey Logano y Paul Menard siguieron el camino del piloto de Penske.

Harvick y Truex Jr. decidieron parar al mismo tiempo en la vuelta 26 y cedieron el liderato a Kyle Busch, que se anticipó a la detención de sus rivales. Jimmie Johnson, Brad Keselowski, David Ragan, Ricky Stenhouse Jr. y Kasey Kahne alargaron sus paradas respectivas ante la anticipación de los demás, que buscaban la mayor velocidad gracias al menor margen de vaciar el tanque de gasolina durante el primer segmento. Keselowski acabó entrando tras 36 giros y empezó a recuperar posiciones con neumáticos más frescos, quedando décimo en un segmento que ganó Truex Jr. al pasar a Harvick por el exterior de la curva 3 a seis vueltas del final. Les siguieron Kyle Busch, Clint Bowyer y Denny Hamlin.

Keselowski quiso jugarse una nueva carta al poner dos neumáticos en boxes, mientras una indecisión en Furniture Row le costaba trece posiciones a Truex Jr. Harvick adelantó en la resalida a Keselowski y tomó tres segundos de ventaja mientras dejaba al de Penske a merced de los rivales, aunque la intervención inoportuna de una bolsa en el radiador del Stewart-Haas añadía incertidumbre a la carrera. Kyle Larson y Chase Elliott disfrutaban de una tarde sólida, ambos por delante de un correcto McMurray y un ascendente Truex Jr. que ya era séptimo después de resalir 14º. Keselowski fue breve líder estratégico al parar muy pronto y fue adelantado por un veloz Harvick que fue a por los pilotos que no habían pasado por el pit lane.

Darrell Wallace Jr. y Austin Dillon alargaron dichas detenciones de forma fútil y acabaron siendo doblados, con el añadido de un drive-through para el de Petty por exceder el límite de velocidad permitido. Kyle Busch llegó a acercarse a un segundo de Harvick pero el #4 aguantó bien el liderato y se adjudicó el segundo segmento por delante de Busch y Bowyer. Truex finalizó cuarto con un coche rápido que le permitió adelantar a Elliott, Larson y al contra-estratega Keselowski, recuperando así el vigente campeón buena parte del terreno perdido en la parada de la primera parte.

Austin Dillon siguió la misma estrategia que Keselowski con desigual éxito, ya que el de Childress perdió posiciones con cierta fluidez en el grupo. Wallace no pudo intentar obtener un resultado digno al romper el motor de su Chevrolet en una mala maniobra con la palanca de cambios, situación de retirada que replicaron Matt DiBenedetto con problemas en los frenos y Kahne con la transmisión dañada en otro problema con el cambio. Y es que Pocono es uno de los pocos circuitos dónde es recomendable subir y reducir marcha en algunas curvas, hecho que genera un estrés añadido que no todos los pilotos cuidan por igual y que suele generar dificultades tanto en los jóvenes como en los veteranos.

Derrike Cope perdió el control de su coche en la curva 3, al ponerse en el camino de un Larson que iba a doblarle a falta de 36 giros para el final. La bandera amarilla eliminó teóricamente el componente estratégico al permitir que todos los pilotos que llenasen el depósito pudieran llegar a final de carrera sin problemas. Kyle Busch se ponía líder en una gran detención de Gibbs e intentó fugarse con la única preocupación de la velocidad delante de él. Las peleas se sucedían en múltiples paralelos y 3-wide entre los distintos competidores, remontando Elliott y Larson unas malas paradas tardías, mientras Bowyer cedía puestos con dos errores y permitió entrar al top 10 a un William Byron bien situado.

Kyle Busch, Truex Jr. y Harvick volvían a ser los tres primeros clasificados y dejaban atrás a Hamlin y Blaney. No tenía su mejor día Daniel Suárez, que quedó a la cola de la vuelta del líder y perdió un espejo retrovisor que obligaba a la salida de una nueva caution durante la cual empujó a Michael McDowell en el pit lane. En dicha caution regresaron los líos de posiciones, ya que no todos los pilotos entraron en boxes. Truex, Harvick, Elliott y Larson siguieorn en pista, a la vez que Blaney, Aric Almirola y Austin Dillon pusieron dos gomas frescas y Kyle Busch y los demás instalaban cuatro neumáticos de cara a la resalida efectiva a 17 vueltas.

Busch subió cuatro puestos y obligó a Truex, Larson y Harvick a aumentar su ritmo. Se escapó el de Furniture Row en un segundo y medio antes de que Hamlin y Alex Bowman chocaran en la curva 1 y se fueran a los muros respectivos. Logano y Erik Jones chocaron en la misma recta de meta al resalir y el de Gibbs se fue al muro interior, forzando una nueva bandera amarilla rápida. Truex cerró el hueco que Larson intentó encontrar a falta de siete vueltas y pudo concentrarse en su propia visión al ser presionado el de Ganassi en busca de la primera victoria de la temporada esquiva para uno de los favoritos iniciales en la temporada.

Se mantuvieron las posiciones intactas y sumó Truex Jr. su segunda victoria en 2018 después de una primavera incierta. Larson igualó su mejor resultado del año para mantener el margen del play-off por puntos, seguido de Kyle Busch, Harvick y Keselowski. Almirola y Johnson se colocaron bien en el momento decisivo y sacaron un séptimo y un octavo puestos que afianzan sus opciones. Menard y Stenhouse se llevaron dos buenos resultados y aprovecharon un mal final de Byron (18º), Boywer (20º), Ryan Newman (25º). Decepcionó McMurray, 15º tras una buena carrera y volvió bien Matt Kenseth, 13º a la espera de mayor evolución del Roush.

Lee a continuación: Un aficionado se cuela en las radios de la NASCAR durante la Coca Cola 600