Martin Truex Jr. remonta un pinchazo y gana una carrera interminable e inolvidable

 | 

En esta era de actualizaciones al minuto, inmediatez de la información y aburrimiento ante eventos de larga duración, NASCAR presenta todo lo contrario en sus carreras de resistencia semanales, coronadas cada año con la Coca-Cola 600. Las 400 vueltas que se dan al óvalo de Charlotte fueron aún más excitantes en 2019, dónde 16 cautions iluminaron la parte final del día y la noche durante cuatro horas y 50 minutos. Muchos pilotos punteros lideraron pero el más y perseverante fue Martin Truex Jr., que ganó su segunda Coca-Cola 600 después de remontar un pinchazo y varias peleas con la crème de la crème del stock car norteamericano.

William Byron salió desde la pole position y empezó al frente del largo evento con el sol cayente, bajo la presión inicial de Aric Almirola y Kevin Harvick. Erik Jones se fue al muro en la vuelta 20 con un pinchazo en su Toyota y Kyle Busch se puso líder en un primer asalto desde boxes. Harvick pasó rápidamente a Byron y a Dillon y atacó a Busch, adelantándole brevemente en un fuera-dentro en la curva 1 que el de Toyota recuperó por el interior de la recta trasera. Matt DiBenedetto sufrió un pinchazo muy parecido al de Jones y también tuvo que abandonar por su golpe contra el muro, interrumpiendo el duelo entre Busch y Harvick.

Truex siguió a Harvick y a Busch hasta que sufrió un pinchazo (el tercero para los Toyota en solo 75 vueltas) pero no sufrió grandes daños. La larga carrera hacía que varios equipos jugasen pequeñas estrategias, no parando un grupo de siete pilotos encabezado por Daniel Hemric y Alex Bowman. Brad Keselowski, Kyle Busch y Harvick alcanzaron rápidamente a esos líderes y dos empujones con trompo en la salida de la curva 4 cerraron el primer segmento: el de Kyle Busch a Ricky Stenhouse Jr. y el de Clint Bowyer a Hemric. Ambos pudieron seguir y Keselowski ganó el primer segmento a Denny Hamlin, Kurt Busch, Chase Elliott y Harvick.

Hamlin, Harvick, Keselowski, Jimmie Johnson y Byron eran algunos de los que no pasaban por boxes tras la primera parte, estrategia que acabaría siendo habitual para buscar posición en pista en el anochecer. Landon Cassill y Chris Buescher se fueron al muro en incidencias separadas, generando Buescher la séptima caution de la carrera en un segundo impacto con la pared; Darrell Wallace Jr. y Michael McDowell chocaron sin llegar a causar la bandera amarilla. Keselowski, Harvick, Kyle Busch y Hamlin se situaron en las primeras posiciones con gomas nuevas y relegaron a los conservadores Elliott, Truex, Joey Logano y Ryan Blaney, entre otros.

Hamlin protagonizaría el cuarto pinchazo para un Toyota en la vuelta 160, después de cuya caution Keselowski se volvió a poner líder frente a un guerrero Byron que salió primero del pit lane. Blaney y Alex Bowman se erigían en nuevos protagonistas arriba ante la ausencia de Kyle Busch, Elliott y Harvick, todos ellos en remontada. Ryan Preece se accidentó en otro pinchazo y Bowman, Byron, Kyle Larson, Kurt Busch y Truex intentaron aguantar en pista al final del segundo segmento, sin éxito. Keselowski se los quitó a todos por el interior y se llevó la segunda parte por delante de Bowman, Kyle Busch, Elliott y Byron.

La noche ya había caído cuando NASCAR paró la carrera para realizar un momento de silencio en honor a los caídos, una tradición tan típica en Estados Unidos como extraña de hacer en medio de un evento de competición. Kyle Busch se situó líder al no parar y tomó un hueco al comienzo de un tercer segmento más calmado después de diez banderas amarillas. Truex era segundo y primero de los que habían cambiado ruedas, a cuatro lejanos segundos del líder y seguido por un grupo alternado por aquellos con gomas nuevas y viejas.

Harvick perdía 15 posiciones con neumático viejo y un coche subvirador, entrando en boxes justo cuando Truex empujó a Bayley Currey hacia el muro exterior de la recta trasera en un accidente fuerte. Irónicamente, Truex se puso líder en su parada y aguantó un ataque de Kyle Busch con un fuera-dentro en la misma recta trasera. Un Stenhouse recuperado y David Ragan eran algunas de las sorpresas de la zona alta, en particular el muy bien situado piloto de Front Row. Truex se apuntó el tercer segmento con cierta distancia sobre Kyle Busch, siguiéndoles Elliott, Blaney y Kurt Busch. Keselowski y Harvick buscaban volver al top 10.

Hamlin se encontró con Kyle Busch en su pit stall y perdió mucho terreno en su parado al comienzo del último cuarto de carrera, que incluyó dos accidentes. Un trompo de Kurt Busch en paralelo con Blaney le enviaba contra su hermano Kyle, realizando ambos Busch reparaciones. En la resalida siguiente Larson cayó de tercero a noveno y perdió el control al lado de Bowyer, yéndose el de Ganassi contra Austin Dillon y chocando Ty Dillon y Preece al intentar esquivar al Childress. Elliott y Truex mantenían un interesante duelo por la cabeza en el que se adelantaron y el de Gibbs rozó el muro siguiendo al de Hendrick.

Truex acabó alcanzando y rebasando a Elliott, toque mediante en la recta trasera, y se escapó en tres segundos. Harvick y Kyle Busch regresaban al top 10 y Hamlin perdía dicha posición con su segundo pinchazo de la noche, en una caution importante a falta de 40 giros para el final. Mantuvo Truex el liderato gracias a una mala resalida de Elliott, relegado por Stenhouse, Kyle Busch y los Penske de Logano y Blaney, nuevos perseguidores del campeón de 2017. Blaney acabó pinchando a falta de 10 vueltas y Keselowski hizo lo propio camino del pit lane, en la 16ª y decisiva bandera amarilla del evento tras la cual Ragan y Ryan Newman intentaron la épica.

Ragan no pasó por boxes y Newman puso dos gomas en lugar de cuatro. Kyle Busch se puso entre ambos y Truex levantó en la primera curva para salir mejor en la recta trasera y pasarles a los tres, ganando de forma inteligente un evento para el recuerdo. Le siguieron Logano, Kyle Busch y Elliott, Stenhouse sacó un top 5 estelar que rozó un aún mejor Buescher (6º) por delante de los Hendrick. Harvick arañó el top 10, Corey LaJoie sacó un espectacular 12º (segundo mejor resultado de GO FAS fuera de Daytona o Talladega), Blaney fue 13º, Ragan 15º. Hamlin se accidentó en la recta trasera y llegó 17º, siendo doblados los dañados Keselowski, Bowyer y Kurt Busch.

Lee a continuación: Kyle Busch cierra su actuación anual en la Truck Series con pleno de victorias