ESPACIOS
Cerrar CERRAR

Nombres curiosos y algunos graciosos

La inscripción de las escuderías Visa Cash App RB Formula One Team y Stake F1 Team Kick Sauber ha originado conversaciones sobre los nombres de los equipos más particulares en la historia de la categoría y aunque no es la primera vez que un patrocinador se coloca por encima del constructor, a decir verdad ambos casos lucen extraños porque no conceden identidad o al menos resultan agradables sino que logran un efecto totalmente contrario. En este caso, y a modo personal, voy a exponer casos representativos de nombres de equipo muy particulares y algunas de mis razones para considerarlos como tal.

Ilustra la portada el piloto francés Pascal Fabre quien defendió al Team El Charro AGS en 1987. En aquellos tiempos me preguntaba por qué a Fabre le decían el charro si él no era mexicano. Muchos años después me enteré que aquel patrocinio correspondía a una marca de moda italiana. Entiendo que la palabra charro hace referencia o se asocia en el imaginario colectivo al vaquero mexicano: cantante, mujeriego, bebedor y jugador que popularizaron Pedro Infante, Antonio Aguilar, Jorge Negrete, Javier Solís y Vicente Fernández tanto en la música como en el cine. De allí que aquel JH22 Cosworth representaba para mí un monoplaza alegórico.

Algunos años antes, en 1966 sucedió un caso similar cuando se inscribió el Team Chamaco Collect con el chasis BRM P261 para los pilotos Bob Bondurant y Vic Wilson. Si bien en muchas latitudes del mundo la palabra chamaco no tenga significado, en países de Centroamérica se refiere a niño, adolescente o persona pequeña. Así que se puede pensar que Chamaco Collect se refiere a niño colector.

Para 1974 se inscribe en el campeonato el equipo John Goldie con Hexagon utilizando un chasis Brabham BT42 cliente para John Watson y Carlos Pace. Aquello me sonaba más a nombre de dibujos animados, a serie de televisión ochentera o a un cantante y su banda, como Jem con los Hologramas, Carlos Nuño con la Grande de Madrid… Otros casos de nombres no muy serios es el de Politoys, equipo con el que Frank Williams se inscribió en 1972. El Politoys FX3 Cosworth era un chasis March 701 y debe su nombre al patrocinador, un fabricante de juguetes que hoy se conoce como Polistil. En un intento por actualizar el diseño, el diseñador Len Blaney modifica el monoplaza copiando al Tyrrell 001, el BRM P160 y el March 711, el resultado fue la frustración de Henri Pescarolo, quien se salvó milagrosamente tras estrellarse en Brands Hatch, séptima fecha del calendario. Hasta allí llegó el Politoys. Luego Frank Williams reaparecería un año después asociado a Iso Rivolta.

Un clásico en esto de rarezas y nombres incómodos es el de Durex Team Surtees que se presentó a competir en la temporada de 1976. John Surtees argumentó que durex representaba un acrónimo de durabilidad y excelencia, por lo tanto no estaba publicitando en el coche de Alan Jones a una marca de preservativos. La incómoda promoción provocó que el Gran Premio de Gran Bretaña no fuera televisado. Sin embargo, Surtees no cedió ante las presiones, en realidad necesitaba el dinero de su patrocinador, y Durex se mantuvo visible hasta el final de 1978, cuando el equipo cerró sus puertas de forma definitiva.

El nombre Theodore Racing también me parece carente de gracia para una escudería de Fórmula 1, pero si el dueño del equipo, el millonario hongkonés Theodore Yip, así lo decidió, pues no hay más nada que decir. En 1978 se presentó el Theodore TR1 Cosworth con los estelares Eddie Cheever y Keke Rosberg, pero aquel monoplaza era muy lento y pesado, así que Yip decidió pausar su iniciativa y reaparecer tres años después para retirarse en 1983. Apenas sumó dos puntos en 33 carreras, gracias a Patrick Tambay y Johnny Cecotto, cuando puntuar con coches de ese tipo, como lo era el «Teodoro», significaba una gran proeza.

Para 1992 se presentó el Central Park Venturi, el equipo de Gérard Larrousse fue comprado por Venturi y por el patrocinador japonés Central Park que le otorgó el nuevo nombre a la escudería francesa, por tal razón también llegó Ukyo Katayama. Parque Central Venturi me suena más a sitio turístico y recreativo, o a zoológico, que a equipo de Fórmula 1. Esa temporada no resultó nada promisoria, pésimos resultados y un escándalo con uno de los patrocinadores empujaron a Venturi a vender su parte a Larrouse, también Katayama se fue a Tyrrell con el capital japonés. Ese mismo año también se presentó en la parrilla el célebre Andrea Moda Fórmula, pero en este caso se debe tener presente que en 1986 se inscribió la escudería Benetton Fórmula Ltd y para entonces era uno de las mejores del campeonato, así que no se puede decir simplemente que el nombre de Andrea Moda es feo porque el equipo era un desastre.

En la temporada de 1994 el propio equipo de Gérard Larrousse tuvo que alternar patrocinios para intentar completar la temporada, arrastraba muchas deudas y para entonces Lamborghini se había retirado de la la Fórmula 1, así que la escudería francesa tuvo que adquirir motores V8 Ford. Uno de los patrocinadores principales era la cervecera Tourtel, incluso el equipo fue inscrito como Tourtel Larrousse F1, lo que no dejaba de llamar la atención porque si bien tourtel en francés significa tórtola, la cacofonía con la palabra turtle, que en inglés significa tortuga, saltaba a la vista. Así que con las «tortugas» Larrousse se aproximaba el fin de la escudería, aunque eso llegó con los colores blanco y rojo de Kronenbourg ese mismo año.

Y para finalizar mi selección de nombres extraños de equipos expongo dos casos que tal vez despertarán cierta polémica. El primero es Super Aguri. Cuando todo viene de Japón de inmediato se asocia con la cultura del manga y del animé. Aguri Suzuki venía de co-gestionar un equipo en la IndyCar en 2004, el Aguri-Fernández Racing, con cierto éxito, pero al pasar a la Fórmula 1 en 2006 lo hizo con el nombre de Super Aguri, como si se refiriera a un personaje evolucionado de Toriyama. Honda, Bridgestone, Takuma Sato y Yuji Ide concedían más valor a aquella iniciativa, sin embargo, cuando llegó a la pista y se advirtió que el SA05 era en realidad un Arrows A23 de 2002 ya la propuesta japonesa no pareció tan super, y más aún cuando también se observó el desempeño de Ide.

El otro nombre extraño que viene a mi mente es el de la escudería BMW Sauber Ferrari de 2010. Tras el retiro de los alemanes, Peter Sauber volvió a comprar su equipo, pero para reclamar los premios por los puntos alcanzados la temporada anterior debía conservar el mismo nombre, de allí que optara por mantener el BMW Sauber aunque los nuevos motores sean Ferrari. Lo más cumbre del asunto es que un equipo que sobre el papel tenía el aval de dos fabricantes carecía de patrocinadores al iniciar la temporada.

Foto de Humberto Gutiérrez

Humberto Gutiérrez

Cargando...