CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

4 MIN

Playoff Monster Energy NASCAR Cup Series 2018: ¿Quien podrá con Harvick y Kyle Busch?

Héctor Sagués | 16 Sept 2018
nascar-playoff-pilotos-2018
nascar-playoff-pilotos-2018

El tiempo de playoff ha llegado a NASCAR y los tres campeonatos nacionales del stock car norteamericano llegan a su momento cumbre. La Monster Energy Cup Series lleva decidiéndose en este sistema particular desde 2004 y afronta su 15ª temporada de lucha por el título con una parrilla muy completa, dónde la juventud y la veteranía se mezclan a partes iguales. Se vislumbran nombres de futuro ya hechos presente junto a sospechosos habituales que querrán mantener su estatus a toda costa en un horizonte siempre impredecible.

Destacan dos contendientes por encima de los demás en Kevin Harvick y Kyle Busch. Los campeones de 2014 y 2015 son dos de las piezas clave de NASCAR en esta década y han reafirmado su papel de líderes de equipo a su manera. Harvick ha obtenido siete victorias pero ha sido un poco más inconstante en un Stewart-Haas generalmente imbatible, cuya relación con Ford no puede ir mejor. Busch suma seis triunfos y rachas buenas, siendo a la vez un poco más regular dentro de un Gibbs que parece tener un vehículo sensiblemente inferior en el Toyota. Basta con ver las actuaciones de sus compañeros de marca para apreciar la diminuta ventaja de los Fusion sobre los Camry.

Clint Bowyer y Kurt Busch han recuperado la senda del triunfo con Stewart-Haas, rompiendo el primero una preocupante sequía de casi seis años. El ex de Michael Waltrip Racing es uno de los candidatos ocultos al cetro y puede situarse mejor que el mayor de los Busch, cuyo contrato finaliza esta temporada. Se espera que Aric Almirola caiga pronto, aunque nunca se sabe que puede suceder. También se apuntan por Ford los tres Penske: el constante Joey Logano regresa después de un año de ausencia junto al revitalizado Brad Keselowski y la segunda de Ryan Blaney, bien situado aunque falta de victorias.

El pobre pelotón de Toyota quedará aún más mermado en 2019 con la desaparición de Furniture Row, una terrible noticia para el fabricante nipón y para NASCAR en general. Martin Truex Jr. intentará defender su campeonato de la mejor forma posible y sus cuatro victorias espaciadas dan cierta esperanza al equipo de Denver. El pelotón japonés lo completan un reivindicado Erik Jones con ganas de demostrar su valía y un extraño Denny Hamlin que se ha colado en la pelea tanto por talento como por coche y dejadez, sin nada demostrable ni desmerecedor al mismo tiempo.

Por Chevrolet llegan cinco aspirantes en situaciones particulares. Chase Elliott es la nueva imagen de la marca de Detroit y su victoria en Watkins Glen le da al fin un motivo de prestigio respecto a sus rivales. Kyle Larson está un paso por detrás gracias a las inconsistencias de Ganassi, aunque nunca hay que descartar al espectacular piloto californiano. Y después llegan tres papeles más discretos. Jimmie Johnson se encuentra en la peor sequía de su carrera y el heptacampeón buscará la redención junto al rookie Alex Bowman y al inesperado Austin Dillon que aprovechó al máximo su triunfo en la Daytona 500.

Existen pocas ausencias de nivel en el pelotón de playoff de 2018, si bien la no clasificación de dos veteranos como Ryan Newman y Jamie McMurray les deja camino a la puerta de salida de sus respectivos equipos. A Paul Menard le ha faltado buscar mejores resultados con un buen coche en Wood Brothers, todo lo contrario que un excesivamente accidentado Ricky Stenhouse Jr. Daniel Suárez podría salir de Gibbs para dejar hueco a Truex Jr. después de un insuficiente segundo año de aprendizaje, una curva que William Byron ha afrontado bien sin entrar entre los 16 mejores. Un paso por detrás encontramos a los JTG de Chris Buescher y A.J. Allmendinger y los Front Row de David Ragan y Michael McDowell.