Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

5 MIN

Previo del Gran Premio de España 2020. Los motores vuelven a atronar el Circuit

Se disputará en unas medidas que poco o nada tienen que ver con lo que tuvimos hace menos seis meses en los test de pretemporada del Mundial de Fórmula 1, sin embargo, el gran circo ya está en España para disputar el sexto Gran Premio de este 2020. Todo ello en medio de un ambiente extraño, refrendado por los últimos positivos confirmados en nuestro país entre los deportistas de élite que poco a poco regresan a las disciplinas de sus clubes para preparar la próxima temporada.

Que se dispute sin sobresaltos será por tanto clave en estos momentos en los que los nuevos responsables del Circuit de Barcelona-Catalunya tendrán que sentarse con Liberty Media para hablar del futuro más allá de 2020. La historia del Mundial de Fórmula 1 en España es larga, habiéndose disputad hasta 51 veces en cinco circuitos diferentes: Pedralbes, Jarama, Montjuïc, Jerez de la Frontera y Barcelona, esta última siendo sede de la prueba hasta en 29 ocasiones desde 1991.

Será un total de 66 vueltas al circuito de 4.655 metros de cuerda, en el que ha sido considerado como un evento de interés general por parte del Gobierno Español y que ayudará a su difusión. De nuevo habrá dos zonas de DRS, la primera de ellas en la recta que desemboca en la curva de La Caixa y la segunda en la recta de la meta. Es un circuito muy completo, incluidos los cambios de altura, así como curvas lentas como la chicane del último sector, así como otras zonas de media y alta velocidad como la ya famosa curva 4, lugar propicio para adelantamientos espectaculares aprovechando diferencia de neumático y aún más conocido por ser el lugar donde Alonso tuvo el accidente con McLaren que le obligó a perderse algunas carreras. El punto más claro de adelantamiento es a final de recta, en la curva 1.

Aunque no se espera que se repita el dramatismo de Silverstone, sí que parece evidente que las altas temperaturas y la exigencia de un trazado como el de Montmeló nos llevará a que los neumáticos tengan que soportar un gran desgaste, aunque en este caso se ha optado por llevar los tres compuestos más duros de la gama ofrecida por Pirelli (los mismos que se emplearon en la edición de 2019), por lo que el blistering y las ampollas deberían ser ligeramente menos protagonistas que en la pista británica, aprovechando que el calor promete quedarse en torno a los 30 grados centígrados.

Re-pavimentado hace dos años, el asfalto parece haber regresado a unas condiciones similares a las que tenía en el pasado, no siendo ni de los más abrasivos ni de los que más retiene la temperatura debido a su color y composición, todo ello sumado a la poca goma que hay en pista después de meses de parón. Previsiblemente se volverá a hacer una estrategia de dos paradas en boxes, algo que ya sucedió el año pasado.

Aunque será la tercera vez que los equipos conduzcan en el Circuit de Catalunya este año, tras las dos pruebas de pretemporada, las condiciones que encontrarán este fin de semana probablemente sean muy diferentes: tanto por el clima cálido como por todas las mejoras realizadas en los coches desde las pruebas de invierno. Las altas temperaturas esperadas en Barcelona a mediados de agosto aumentarán la degradación térmica en una pista ya conocida por ser dura con los neumáticos, por lo que será especialmente importante gestionarlos y controlar cualquier sobrecalentamiento que afecte a la tracción – Mario Isola

¿Cómo llegan los equipos al Gran Premio de España?

Mercedes-AMG F1 fue finalmente superada en la quinta carrera del año, pero tuvo que ser bajo condiciones especiales, con Max Verstappen llevando a cabo a la perfección la estrategia diseñada por Red Bull Racing. No parece que la realidad vaya a cambiar demasiado, y salvo sorpresa, el W11 volverá a estar delante, aunque siempre teniendo muy presente que, con calor, los monoplazas de la estrella han tenido en el pasado malas pasadas.

Ferrari por su parte demostró que está más cómodo con temperaturas mayores, gestionando además muy bien las gomas, algo que por ejemplo es más complicado en el caso de McLaren, la cual sufre de mucho desgaste. Mientras que Williams sigue mostrando una velocidad destacable, que los sitúa entre los candidatos en cada fin de semana de pasar a Q2 por encima de los Alfa Romeo y HAAS (además de algunos giros muy rápidos que ya vimos en Silverstone por parte de Nicholas Latifi), AlphaTauri está demostrando que es capaz de encontrar cierta regularidad para pelear por entrar en las 10 primeras plazas, no permitiendo de esta forma que equipos como Renault o la propia McLaren se puedan descuidar.

En el caso de Racing Point, y a la espera de que se confirme que Sergio Pérez está apto para competir de nuevo tras haber superado el COVID-19, la brillantez de los sábados no se está llevando al domingo y el fin de semana pasado se vieron claramente superados por Red Bull y la Scuderia Ferrari. Será importante ver cómo evoluciona la escalada de tensión en el paddock, ya que en jornadas anteriores ya hemos podido ver a Racing Point no ocultando en ningún momento que los hombres de la escudería de Enstone no son bien recibidos, algo a lo que debería sumarse ahora Ferrari, después de que McLaren y Williams se hayan decidido apartar de la apelación.