CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

2 MIN

Sergio Pérez admite que problemas financieros afectan a Force India

Humberto Gutiérrez | 21 Jun 2018
sergio_perez_11_fi_18_force_india_18
sergio_perez_11_fi_18_force_india_18

Instalado en el circuito Paul Ricard, el piloto Sergio Pérez admitió públicamente que Force India experimenta problemas con su presupuesto y por esa razón el pleno desarrollo del VJM11 se ha detenido. El cronograma de actualizaciones está pausado hasta conseguir los fondos, una situación incómoda si se toma en cuenta que ni siquiera se ha llegado a la mitad de la temporada. La separación de Vijay Mallya como director y los rumores acerca de la venta del equipo a Rich Energy también se han transformado en elementos perturbadores.

Para el mexicano, no trasladar todas las mejoras a Francia concederá ventajas a los equipos que luchan en mitad de la parrilla y si bien no parecen estar lejos, lo largo de la temporada puede hacer más cuesta arriba el esfuerzo por ponerse al día. Force India terminó como cuarto equipo el año pasado y el rendimiento del coche era indiscutible, pero verse obligados ahora a ceder terreno porque no hay recursos disponibles resulta frustrante para Pérez.

Analizando la situación, el piloto opina que mantiene su fe en el personal del equipo ya que ha permanecido allí durante cinco años y siempre han hallado las formas para alcanzar las metas, inclusive pudo subir al podio en Azerbaiyán esta temporada, pero si no existen garantías de que la situación financiera se resuelva deberá pensar en su futuro ya que hay mucha incertidumbre en el ambiente de la escudería.

Esperaba más actualizaciones de las programadas, hay mejoras pero tenemos problemas financieros. Ahora resulta más importante sumar puntos como se pueda porque el grupo de mediocampo está muy apretado. Creo que hemos tenido un par de meses difíciles y no hay garantías de que las cosas cambien. Espero que todo se resuelva rápido para tener las actualizaciones listas. He estado aquí cinco años y es probable que sea el momento de replantear mi futuro.

Vía | Crash.net