William Byron aguanta en una carrera alocada

 | 

NASCAR tiene una extraña relación con Indianápolis. El Brickyard no ha dado mucha acción al mundo del stock car, forzando el cambio de las curvas de un óvalo hecho para monoplazas en busca de un beneficio casi inexistente. El pasado sábado cambió parte de esa percepción ya que la Xfinity Series disputó al fin una buena carrera en Indy, con cambios de liderato mucho más constantes y una acción en pista mucho más tensa incluso desde el punto de vista estratégico.

Elliott Sadler logró su primera pole position desde 2014 y tomó el liderato en el comienzo de una carrera entretenida gracias al pack de baja carga aerodinámica que agrupó a los pilotos en distinto número. Los cuartetos empezaron a ser protagonistas en la primera parte, destacando Sadler, William Byron, Kyle Busch y Justin Allgaier antes de la competition caution de la vuelta 15. Busch y Paul Menard tomaron la cabeza de carrera en boxes, dónde Brennan Poole hizo trompear a Erik Jones en un malentendido. Byron hizo un gran uso del pack aerodinámico pasando a Kyle Busch poco después de la resalida y ganándole el apretado primer segmento.

Byron puso cuatro neumáticos en su parada y se dejó nueve posiciones ante los que pusieron dos gomas. Ryan Sieg formó un lío por el exterior de la curva 4 al tocar a Spencer Gallagher y recibir el empujón de Blake Koch, para después chocar con Tyler Reddick mientras trompeaba. Mario Gosselin se vio en una situación parecida en la curva 2, provocando el trompo de Garrett Smithley. Los tándems se convirtieron en armas muy útiles en las resalidas, como demostró Allgaier empujando a Joey Logano al liderato en la recta trasera para adelantarle en la curva 3 a falta de ocho vueltas para el final del segundo segmento.

No acabó ahí la pelea, ya que Kyle Busch le tomó el interior a Allgaier y perdió la posición cuando todo indicaba que se pondría líder. Byron, Erik Jones y Logano siguieron el ritmo hasta que a falta de tres vueltas todo se revolucionó: Byron, Allgaier y Logano fueron a boxes para poner neumáticos y gasolina que les ayudasen a llegar al final, sacrificando los puntos de la Stage. Allgaier tuvo una combinación de hechos desastrosos, pasándose de su pit stall y llevándose el cable de una pistola neumática que acabó por partirle la rueda. Sadler, Poole y Daniel Hemric fueron los tres primeros clasificados de un segmento aún más alocado.

Busch volvió a ser el líder en la parte final mientras los 3-wide se convertían en algo habitual en una pista extraña para ello, incluyendo un trío de Byron, Logano y Jones por la segunda posición. El joven de Jr. Motorsports salió vencedor de ese duelo y se fue a por Busch, que le cerró por el exterior en la curva 1 y dejó a Byron vendido ante el grupo de Jones, Logano, Poole, Sadler y compañía. Byron se puso cuarto, aunque ya a dos segundos de unos Busch y Jones escapados que acabaron entrando en boxes para llegar sin problemas de gasolina. A los mecánicos de Jones se les escapó un neumático, costándole un drive-through que le dejaría sin opciones.

Byron y Logano pasaron a Sadler y dirimieron su duelo en cabeza durante unas vueltas. Cuando el de Penske pareció aflojar salió un peleón Menard, que adelantó a los rivales con un ritmo meteórico basado en la conservación adecuada de los neumáticos. Byron aguantó a Menard las últimas cinco vueltas, llegando a hacer zig-zag en las rectas para quitarle el apoyo aerodinámico y logró su tercera victoria de la temporada por apenas una décima. Les siguieron Logano, Sadler y un inteligente Cole Custer.

Resultados Lilly Diabetes 250

Posición Piloto Equipo Marca
1 William Byron JR Motorsports Chevrolet
2 Paul Menard Richard Childress Racing Chevrolet
3 Joey Logano Team Penske Ford
4 Elliott Sadler JR Motorsports Chevrolet
5 Cole Custer Stewart-Haas Racing Ford
6 Ryan Reed Roush Fenway Racing Ford
7 Brennan Poole Chip Ganassi Racing Chevrolet
8 Daniel Hemric Richard Childress Racing Chevrolet
9 Brandon Jones Richard Childress Racing Chevrolet
10 Ty Dillon Richard Childress Racing Chevrolet

Lee a continuación: Kasey Kahne regresa a la senda de la victoria en un festival de accidentes