Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Dakar
Logo Icon

3 MIN

Xavi Foj escala de categoría y llevará un Toyota Land Cruiser evolucionado al Dakar

Se quedó con un gran amargor después de su abandono el pasado mes de enero. El Dakar 2018 dio la espalda a Xavi Foj y Nacho Santamaria en su inmenso esfuerzo por llegar a la meta una vez más del rally-raid más duro del mundo con un coche prácticamente de serie. El vuelco que le dejó fuera de carrera, poniendo fin a una racha que le había llevado a terminar la carrera cada año desde su última retirada sufrida en 2003 (en 2008 el Dakar no se disputó). Un historial intachable para una de las consideradas “leyendas” de la prueba organizada por ASO.

Este año no quieren más sustos. El principal objetivo de Xavi Foj es el de completar el bucle con inicio y final en Lima que ha preparado la organización francesa para una edición que en principio iba a ser de transición, pero que contará con toda la dureza del desierto del país andino. Precisamente el copiloto, Nacho Santamaría, ha preparado el coche con el objetivo de sortear los problemas que surgieron este enero, llevando en este caso a pasar de la categoría T2 en la que ha competido y vencido en dos ocasiones, para entrar en T1S (vehículos todo terreno mejorados y no livianos), en la que ya no competirá con los que han sido sus grandes rivales durante los últimos años, los Toyota de Auto Body, en este caso en manos de Akira Miura y de Christian Lavieille.

Las modificaciones exteriores en el Toyota Land Cruiser 150 se centran en un nuevo parachoques recortado para dar mayor ángulo de ataque en las dunas, así como mejoras en la refrigeración con la introducción de un esnórquel y cambios en la electrónica del coche, teniendo algo más de presión de turbo y de potencia. Será su 29ª participación en el Rally Dakar, buscando en este caso volver a empezar una racha de carreras terminadas después de que su récord de 13 ediciones consecutivas finalizadas se cortara este año en la tercera etapa después de que en su vuelco dañaran la jaula de seguridad.

El resto de objetivos no dejan de ser ambiciosos, podio en T1S y la intención de aprovecharse de su experiencia y regularidad para asaltar las 20 primeras posiciones de la general: “Lo más importante es estar en condiciones de acabar la carrera, no cometer errores y a medida que van pasando etapas si podemos estar entre los 20 primeros de la general sería un éxito”. El arquitecto de Molins de Rei vuelve con muchas ganas.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable