A lo largo de la segunda mitad de los años 70, la gran mayoría de las carreras no puntuables de la Fórmula 1 se disputaron sobre suelo británico y repartiéndose entre Brands Hatch y Silverstone gracias a sus citas, la Race of Champions y el BRDC International Trophy, salvo contadas excepciones. Una de ellas, quizás de las más curiosas desde el punto de vista de la nomenclatura, es el Gran Premio de Suiza de 1975. A pesar del nombre de la prueba, esta no se disputó en realidad sobre suelo suizo, siendo el circuito elegido para la carrera el de Dijon-Prenois. Allí, Clay Regazzoni se llevó la victoria por delante de Patrick Depailler y Jochen Mass en un curioso podio que casi podía parecer un homenaje a los tres cantones del país (Regazzoni era italoparlante mientras Depailler era francés y Mass, alemán).

Continuar leyendo »

6 de diciembre de 2018

A lo largo de los años 70, la curiosa normativa de la Fórmula 1 que permitía una carrera por país en el Campeonato del Mundo tenía un efecto singular en Gran Bretaña, con citas no puntuables anualmente. Estas siempre atraían a equipos locales que no podían clasificarse para el mundial pero sí en pruebas menos concurridas. A pesar de todo y con algunos resultados inusuales, también había carreras con ganadores más habituales. Fue el caso de la Race of Champions de 1977, en la que James Hunt logró la victoria para lucir el dorsal número 1 que le acreditaba como campeón de la temporada anterior. El británico se encargó de liderar una armada de pilotos locales que coparon el top 10, con alguna limitada excepción.

Continuar leyendo »

Fue una de las historias que se me quedó en el tintero durante el Dakar 2017. Dentro de nuestra sección reservada a alguna de esas anécdotas que han convertido al rally-raid más duro del planeta en lo que es actualmente; una cita ineludible para todos aquellos aficionados al motor. Somos conscientes de lo mucho que interesan los camiones y lo difícil que es en muchas ocasiones acceder a su historia, especialmente en la etapa más lejana de la prueba, cuando todavía recibía el apelativo París-Dakar o cuando Tánger, Tripoli o Ciudad del Cabo tenían un papel protagonista en el recorrido.

Continuar leyendo »

19 de diciembre de 2017

Durante los primeros años de la Fórmula 1 era absolutamente normal ver a equipos con tres o hasta cuatro y cinco coches en pista. Adicionalmente, las máquinas privadas aseguraban que en ocasiones hubiera siete u ocho coches de la misma marca en competición a la vez. En Ferrari siempre hubo un punto algo más exclusivo, con sólo un puñado de coches privados a lo largo de los primeros quince años de la categoría además de equipos de tres o más coches. Pero también eso tuvo un final.

Continuar leyendo »

A lo largo de la historia del automovilismo, suiza ha tenido a menudo un gran protagonismo tanto con pilotos, circuitos, equipos y tradicion general. Aunque tras el accidente de 1955 en las 24 horas de Le Mans, la presencia de los elementos del país  alpino en las carreras disminuyó de forma dramática, sus pilotos han seguido batallando por los circuitos de todo el mundo. Un elemento común en los cascos de varios pilotos es la bandera de su país.

Continuar leyendo »