Es un día importante en el año. Toca juntarnos con nuestras familias, amigos y conocidos para brindar por un año 2017 en el que se puede decir que ha habido muchas cosas malas, de las que debemos obviamente aprender, pero es el momento de recordar las buenas, aquellas que nos hacen sonreír cuando las recordamos. Como aquí lo que nos mueve realmente es esa pasión por la competición, creemos que es el momento perfecto para reunir a la familia que conformamos, editores, lectores y comentaristas, todos en torno a ese amor que sentimos por las carreras.

Continuar leyendo »

El Lancia Delta HF Integrale, serial interno Abarth 045, que llevó el cuatro veces campeón Juha Kankkunen en el Mundial de Rally de 1990 fue vendido en 250 mil euros, cifra que superó las expectativas de quienes organizaron la subasta. En la documentación se certifica que es el mismo coche con que Kankkunen y Juha Piironen alcanzaron la quinta posición en el Rally de Finlandia.

Continuar leyendo »

Después de ver que el grado de sorpresa que tuvisteis al compartir con vosotros “La voglia di Vincere”, era justo enseñaros también la otra cara de la moneda, una serie italiana sobre rallyes que mejoraba lo antes visto con sólo unos meses de diferencia. Después del espectáculo de esa suerte de telenovela mezclada con automovilismo y escenas con efectos especiales absurdos que os presentábamos el otro día.

Continuar leyendo »

Ha sido inevitable acordarse de los años dorados de la marca italiana durante las últimas semanas. Al fallecimiento de Giuseppe Volta, todo un amante coleccionista de los vehículos de Lancia que compitieron en los rallyes, afortunado poseedor de una unidad del ECV del Grupo S, se han sumado en un muy corto espacio de tiempo la hospitalización de Cesare Fiorio, el recordado responsable del equipo de competición, y la confirmación del retraimiento de la marca en Europa para recluirse en su único bastión superviviente, precisamente su país natal, Italia.

Continuar leyendo »

Era la primera temporada sin los Grupo B, Lancia todavía estaba en proceso de instalarse en su dominio de los primeros años y el Mundial de Rallyes transitaba en una lucha de poderes entre vehículos muy distintos. La tracción total ya estaba completamente instaurada en el campeonato y la escuadra italiana era la más sólida de todas, no sólo en lo referente a los pilotos (contaba con Biasion, Kankkunen y Alén) sino también en lo referente a programa, especialmente después de la salida de Peugeot, los vaivenes en Ford y la falta de reacción por parte de Audi.

Continuar leyendo »