La última campaña de la DGT destapa un nuevo fraude del diésel bonificado, o gasóleo B

Smoke And Exhaust

Aunque cada vez sean menos habituales este tipo de noticias, de vez en cuando se destapan nuevos fraudes en el uso indebido de gasóleo B, o diésel bonificado. El más reciente, se producía estos días, cuando la Guardia Civil destapaba haber detectado varios casos de transportistas que utilizaban gasóleo bonificado, obviamente, incumpliendo la ley. Este fraude había sido detectado en el transcurso de la última campaña de la DGT, destinada a la vigilancia del transporte, de camiones y autobuses. Ahora bien, ¿qué es el diésel bonificado o gasóleo B? ¿Por qué está prohibido su uso? Y lo que es aún más importante, ¿por qué está sancionado su uso irregular con hasta 12.000 euros de multa?

La última campaña de la DGT

La Dirección General de Tráfico lleva a cabo estos días una nueva acción de vigilancia destinada, sobre todo, al transporte de mercancías y pasajeros, a camiones y autobuses. La vigilancia se habría intensificado en zonas con tránsito intenso de camiones y el objetivo, sobre todo, es asegurar que los vehículos de transporte de mercancías y pasajeros cumplen con la normativa de seguridad, lo que implica que estén en condiciones seguras de circulación, hayan superado las correspondientes inspecciones técnicas de vehículos y los tiempos de conducción y descanso. No obstante, estas campañas también se encargan de vigilar otros fraudes contra la hacienda pública, como el uso indebido de gasóleo bonificado.

Precisamente estos días la Guardia Civil habría identificado a varios conductores de vehículos de transporte pesado que empleaban, fraudulentamente, gasóleos bonificados que no están destinados para este uso.

Los fraudes relacionados con el uso de gasóleo B, de diésel bonificado, suelen cometerse sobre todo en el transporte de mercancías y ser identificados en campañas de la DGT que van destinadas a la vigilancia de este tipo de vehículos

Gasolinera Diesel 2

El gasóleo A y el gasóleo B o diésel bonificado

Aunque no todas las estaciones de servicio dispongan de ambos combustibles, en el mercado existen diferentes tipos de gasóleo, siendo el más común el gasóleo A, el que repostamos habitualmente en nuestros coches. No obstante, también existe el gasóleo B, el diésel bonificado, que está destinado a usos profesionales en actividades principalmente agrícolas.

En cuanto a su composición, existen diferencias entre el gasóleo A y el gasóleo B, que es una razón de más para evitar su uso, por los daños que pudiera causar a la mecánica, sobre todo en turismos diésel modernos. No obstante, la mayor diferencia entre gasóleo A y gasóleo B reside en su tratamiento fiscal. El gasóleo B está bonificado y, por lo tanto, exento de algunos impuestos que gravan al gasóleo que utilizamos habitualmente en nuestros diésel. Recordemos que, además del IVA, y otros impuestos autonómicos, el gasóleo B que repostamos en nuestros diésel está gravado con un Impuesto Especial de Hidrocarburos que actualmente asciende a 307 euros por cada 1.000 euros, o 30,7 céntimos de euro por litro repostado. Ver los impuestos que pagamos en el combustible.

Visualmente, el gasóleo B también puede diferenciarse del gasóleo A por tener un tono rojizo. De hecho, esta diferenciación es la que permite habitualmente identificar este tipo de fraudes, dado que una sencilla inspección visual en un control rutinario en el depósito del vehículo ya revela el tipo de gasóleo que se está empleando.

El gasóleo B está bonificado fiscalmente, está destinado a maquinaria agrícola, no tiene la misma composición que el gasóleo A que empleamos en nuestros diésel y presenta un color rojizo para facilitar su identificación

La Dgt Inicia Una CampaÑa Sobre Control Sobre La Tasa De Alcohol Y Drogas En Conductores

La multa por utilizar fraudulentamente gasóleo B

Insistimos en que nunca deberíamos repostar gasóleo B en nuestros automóviles, sobre todo si son diésel modernos, primero, porque el gasóleo B podría causar daños en algunos de los componentes de nuestro coche. Pero también por las sanciones que puede acarrear.

A pesar de que las estaciones de servicio suministradoras de gasóleo B solo deberían proporcionar este combustible a usuarios de vehículos autorizados, generalmente maquinaria agrícola, en ocasiones los agentes de Tráfico destapan fraudes como este. Las multas previstas varían en función del tamaño y la potencia del vehículo, pero es importante saber que la multa por emplear gasóleo B fraudulentamente puede llegar a los 12.000 euros y acarrear la inmovilización del vehículo durante meses.

Más artículos sobre gasóleo y vigilancia de la DGT

- ¿Qué impuestos pagamos por litro de combustible?
- Diésel azul R33: lo que debes saber sobre el gasóleo que repostarás en breve
- Diésel B7: qué es el gasóleo verde

Ver todos los comentarios 1
  • Xistral

    Pues no es cierto lo que se dice en la noticia. El gasóleo A y B es el mismo. Parece mentira que una revista del motor diga semejante burrada. Aunque vistas muchas opiniones sobre coches que se escriben aquí lo mejor sería no leerla (los demás también sabemos andar y probar coches y a veces se dicen cosas totalmente falsas,). La diferencia entre el gasóleo A y B son ciertos aditivos anticorrosión y de limpieza, eso en el mejor de los casos. Y sobre todo en el aditivo de color que se usa para diferenciarlos a nivel fiscal. Los aditivos, en todo caso, se le pueden echar y sigue saliendo más barato y por eso hay gente que comete los fraudes. Y ahora, que alguien de los que dice que son diferentes, nos explique por que el mismo motor Caterpillar, por poner un ejemplo, funciona con gasóleo de automoción (supuestamente diferente y mejor) en un camión americano y ese mismo motor funciona con gasóleo agrícola en una cosechadora, en un tractor o en una excavadora. Y lo mismo en motores Cummins, Detroit Diesel y un largo etcétera.