CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

4 MIN

La revolución de los reactores nucleares pequeños

David Villarreal | @davidvillarreal | 24 Abr 2022
Rolls Royce Reactores Nucleares Pequenos 03
Rolls Royce Reactores Nucleares Pequenos 03

Rolls-Royce, la otra Rolls-Royce que no fabrica coches de lujo, está desarrollando su nueva línea de negocio de reactores nucleares modulares. En un momento en que la reducción de emisiones apremia, y las naciones se comprometen a cumplir objetivos de descarbonización más exigentes, mientras el alza de los precios del gas y la dependencia de Rusia compromete el suministro energético, la energía nuclear se reivindica. Y lo hace con noticias tan importantes para el sector energético en Europa como el anuncio del presidente francés, Emmanuel Macron, de construir nuevas centrales nucleares (The Guardian).

La otra Rolls-Royce que no fabrica coches de lujo

Aunque mucha gente lo desconozca, lo normal es que haya viajado gracias a un motor Rolls-Royce. Los mismos motores que produce este fabricante, desvinculado por completo de la marca de automóviles Rolls-Royce propiedad del Grupo BMW, y que emplean algunos de los aviones más importantes de Airbus y Boeing.

Rolls-Royce Group, en asociación con BNF Resources UK Limited y Exelon Generation Limited invertirá 228 millones de euros, y se asegurará 246 millones de euros de inversiones públicas para la innovación en Reino Unido, para lanzar su nueva línea de reactores modulares pequeños.

Los reactores modulares pequeños son reactores nucleares de fisión que destacan por su flexibilidad y escalabilidad, por un despliegue más económico y rápido que el de los reactores nucleares tradicionales y, evidentemente, una potencia instalada en órdenes de magnitud inferiores a los de los reactores nucleares tradicionales.

Rolls-Royce, que lleva diseñando reactores nucleares desde los años cincuenta, en los que Reino Unido inició su programa de submarinos nucleares, asegura que sus reactores modulares pequeños ocupan una décima parte de un reactor tradicional. El espacio que requiere una central nuclear equipada con estos reactores pequeños - según la propia empresa - es el equivalente a dos campos de fútbol. Los reactores de Rolls-Royce generarán una potencia suficiente para dar suministro eléctrico a un millón de viviendas y el equivalente al de 150 generadores eólicos terrestres.

El objetivo de Rolls-Royce es suministrar reactores a todos aquellos países que apuestan por el desarrollo de la energía nuclear y que levantarán en las próximas décadas centrales nucleares equipadas con reactores modulares pequeños. En 2050 se espera que esta línea de negocio mantenga 40.000 puestos de trabajo en Reino Unido.

Los reactores modulares de Rolls-Royce se emplearán, entre otras aplicaciones, en plantas de generación de hidrógeno y combustibles sintéticos neutrales, los mismos que utilizarán nuestros coches

La controvertida apuesta por la energía nuclear

Mientras tanto, el debate acerca de la energía nuclear, en términos técnicos y, sobre todo, políticos, sigue abierto. Países de nuestro entorno, como Francia, han anunciado su decisión de seguir apostando por la energía nuclear, mientras otros, como Alemania, están trabajando en el cierre de sus últimas centrales activas.

El conflicto en Ucrania y la dependencia energética de Rusia, propician aún más la promoción de alternativas como la energía nuclear, que contribuyan al proceso de descarbonización de la economía.

La defensa de los reactores modulares pequeños que hace Rolls-Royce y la razón de ser de su proyecto apunta, sobre todo, a un panorama de descarbonización en el que el sector energético combine la energía libre de emisiones y residuos de fuentes renovables, como la solar y la eólica, y la estabilidad y potencia de la energía nuclear.

Alfredo García, más conocido como Operador Nuclear, nos hablaba del proyecto de Rolls-Royce en el hilo que os mostramos más arriba. Y apuntaba otra línea interesante para la aplicación de los reactores modulares pequeños, la de algunas de las tecnologías que os venimos desgranando con detalle en los últimos meses, y donde las necesidades energéticas para alcanzar volúmenes industriales requieran una potencia disponible muy elevada y constante, como la producción de hidrógeno, de combustibles sintéticos neutrales, o incluso la desalinización.