comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

8 MIN

10 imprescindibles que deberías llevar en tu coche en invierno

10 Imprescindibles Invierno Coche Nevada

Con las primeras nevadas y cortes de carreteras ya podemos dar por iniciada la temporada de invierno en nuestro país, que por suerte no es tan dura como la que sufren nuestros vecinos de países como Alemania o Suiza, pero que en ciertas ocasiones, como aquella nevada que colapsó la AP-6 hace unos años dejando a cientos de conductores atrapados, puede causarnos graves problemas y contratiempos. Para esas situaciones, y para las más comunes, os recomendamos 10 imprescindibles que deberías llevar en tu coche en invierno, y que te serán de gran utilidad.

1. Rasqueta (con guante integrado)

En primer lugar, y sobre todo si tu coche duerme al raso, deberías hacerte con una buena rasqueta para retirar el hielo que queda acumulado tras una fría noche con helada. Existen las rasquetas tradicionales de plástico, por unos 5 o 6 euros (enlace a Amazon), y otras muy interesantes que por poco más que incorporan un guante, algo muy práctico si sales con prisas para protegerte la mano del frío y no tener que andar buscando un par de guante por ahí. Como consejo, cuando vayas a rascar el hielo, si enciendes un par de minutos antes la calefacción lo podrás retirar con mayor facilidad, y nunca, bajo ningún concepto, eches agua caliente, pues el contraste térmico con el cristal puede hacer que se rompa.

2. Cadenas para la nieve o neumáticos de invierno

Igual de básico que el anterior son unas cadenas para la nieve, pues aunque no suelas acudir a esquiar o a pasar una jornada en la sierra, nunca se sabe con qué puedes toparte. Por tanto, la mejor idea pasar por hacerte con una buenas cadenas metálicas tradicionales, más efectivas y económicas que las textiles, y que puedes encontrar por un precio entre 30 y 60 euros (enlace del producto a Amazon), dependiendo de la medida del neumático de tu coche. Además, cuando las compres dedica un rato y ponlas tranquilamente en casa, pues aprender de noche en plena nevada no es la mejor de las maneras, recordando que deben instalarse siempre en el eje motriz. Otra alternativa a ellas es contar con unos neumáticos de invierno o con homologación 3PMSF (se identifica por el pictograma de tres picos de montaña con un copo de nieve), que exime del uso de cadenas.

3. Unos guantes

Tanto para colocar las cadenas, como para rascar el hielo o incluso para retirar la nieve del coche, unos bueno guantes son fundamentales si queremos sentir nuestras manos dos minutos después de ponernos a ello. Así pues, hazte con unos guantes de trabajo de cierto grosor y tejido gomoso, pero no muy exagerados, de forma que no te resten movilidad ni sensibilidad para cambiar una rueda, una bombilla o lo que tengas que hacer. Este tipo de guantes aptos para trabajar con bajas temperaturas los puedes encontrar por unos 15 euros (enlace a Amazon).

4. Una manta y un abrigo o sudadera

Vayamos por partes. Por un lado, contar con un par de mantas viejas en el maletero para poder usarlas en caso de quedar incomunicados en una carretera cortada mientras se restablece la circulación es fundamental, pues no en todos los casos podremos recurrir a la calefacción del coche, ya que no sabemos cuánto durará la situación ni siempre contaremos con el depósito de combustible lleno, que por otro lado, sería lo ideal.

Pero además de esas mantas para casos extremos, llevar siempre una sudadera o una chaqueta en el coche es una costumbre que deberías adoptar desde otoño a primavera. ¿Cuántas veces has estado un día de septiembre u octubre de viaje, y de repente, al atardecer se “ha dejado de caer un frío de cuidado”? Pues eso mismo.

5. Una linterna LED

Si por algo se caracteriza el invierno es por contar con menos horas de luz que otras épocas del año, y por tanto, las probabilidades de sufrir un contratiempo de noche, como un pinchazo o tener que poner las susodichas cadenas, son mayores. Por ello, una linterna que proporcione una gran iluminación es fundamental, no sólo para esos fines, sino también para de vez en cuando echar un ojo al vano motor y comprobar que todo está correcto. Lo ideal es que compres una de tipo LED, que son las que mayor iluminación poseen, con algún tipo de fijación magnética y gancho, porque no siempre tendrás a alguien que te alumbre, y si es a pilas en lugar de recargable mejor, ya que al final olvidarás comprobar si está cargada de forma regular. De nuevo, no estamos ante un artículo muy caro, que puedes encontrar por un precio comprendido entre los 15 y 25 euros (enlace del producto a Amazon).

6. Cargador para el móvil

Es un hecho que hoy día a todos nos cuesta llegar al final de la jornada con más de un 10 % de batería, y todos estos contratiempos a los que no estamos refiriendo no siempre ocurren a las ocho de la mañaca con la betería a tope de camino al trabajo. Por tanto, un práctico cargador de mechero, incluso con carga rápida, no te supondrá más de 10 € (enlace a Amazon), y sí que te podrá sacar de un apuro en tu día a día, incluso haciendo más fácil usar tu smartphone como navegador.

7. Líquido limpiaparabrisas

En invierno, con las habituales lluvias, barro, y sobre todo cuando nieva, solemos recurrir al limpiaparabrisas con mayor frecuencia, por lo que su gasto aumenta, aún más si nuestro coche dispone de faros de xenón que tienen sus propios eyectores. Así pues, si no somos de ese tipo de personas que todos los domingos comprueban revisan los niveles a su coche, es muy probable que nos quedemos sin líquido limpiaparabrisas en plena nevada. Llevar en el maletero una garrafa, o incluso una pequeña botella de 1 L (enlace a Amazon) que venden gasolineras o supermercados, es una buena idea para ir siempre preparado.

8. Botiquín de primeros auxilios

No sólo para la época invernal, sino para todo el año, contar con un pequeño botiquín de primeros auxilios, con vendas, apósitos, desinfectante, pinzas o incluso mantas térmicas, nunca está de más. Así, cualquier percance que sufras cambiando una rueda, o incluso en casa o fuera de viaje, podrás solucionarlo rápidamente. Un botiquín estándar de 90 piezas tiene un coste de 20 € (enlace a Amazon).

9. Arrancador portátil o unas pinzas

Con el frío es muy probable que la batería de tu coche diga basta, y si tenemos en cuenta la acertada ley de Murphy, también lo hará en el peor de los momentos posibles. Por tanto, y aunque es uno de los imprescindibles de esta lista más costosos, entre unos 70 y 100 euros (enlace Amazon), contar con un arrancador portátil de batería te ayudará a salir indemne de todas esas situaciones, y los actuales, que también tiene la función de powerbank para cargar el móvil, son aún más interesantes. No obstante, siempre puedes optar por otra solución más económica como son unas buenas pinzas con un cable de generosa sección y con suficiente longitud. Estas tendrán un coste de unos 25 euros (enlace Amazon).

10. Comida y bebida

Finalmente, no te vamos a decir que siempre lleves comida y bebida en el coche, sería quizá hasta un sinsentido, pero sí te diremos que siempre que vayas a esquiar, a la sierra o emprendas un viaje considerable en el que preveas que puedes encontrarte con un temporal, no se te olvide coger unas barritas energéticas o snacks y una botella de agua, porque en caso de tener que esperar varias horas a que abran una carretera cortada pueden hacerte falta.

Más guías útiles para el invierno:

- Accidente con animales: qué hacer y cómo actuar - Qué debes hacer en caso de sufrir un accidente de tráfico en tu coche - Mi coche no arranca, ¿cambio la batería o puedo recargarla y seguir con ella? - Mi coche no arranca: ¿qué avería puede tener? - 5 averías y problemas en tu coche que podrás evitar en otoño e invierno