CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Opinión

5 MIN

6+1 actitudes que demuestran que eres un gran conductor

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 1 Feb 2022
Multa Circular Carril Izquierdo Social Drive 03 Adelantar
Multa Circular Carril Izquierdo Social Drive 03 Adelantar

¿Eres un buen conductor? Es muy probable que lo seas, si estás leyendo Diariomotor, aunque siempre exista margen de mejora en nuestra conducción. En nuestras carreteras hay conductores que no usan los intermitentes, no respetan la señalización y parece que van solos en la carretera. Por fortuna no eres uno de ellos, y en este artículo queremos destacar las 6+1 actitudes que demuestran lo bien que te mueves por la carretera. Al mismo tiempo, y con un espíritu de mejora continua, conocerlas te puede servir para ser mejor conductor.

1) Solo usas el carril izquierdo o central para adelantar

El carril izquierdo de una vía de más de un carril por sentido solo debe ser usado para adelantar, y debemos volver al carril derecho lo antes que podamos al terminar el adelantamiento. Lo mismo ocurre con el carril central de las vías de tres carriles por sentido. Si ocupas el carril central o el izquierdo de forma innecesaria no solo te expones a una multa muy justificada, si no que estarás entorpeciendo el tráfico y no podrás llamarte a ti mismo "buen conductor", mal que te pese.

La DGT está tratando de corregir este vicio de muchos conductores, pero les está costando horrores.

2) Usas los intermitentes

Los intermitentes son la única señal capaz de advertir a otros conductores de nuestras intenciones al volante. Su uso es obligatorio cuando vayamos a realizar un cambio de carril o tomar la salida de una rotonda, sin ir más lejos. No usarlos no solo puede conllevar una multa cuantiosa - de 200 euros, sin retirada de puntos - si no que es un comportamiento molesto e incívico para con el resto de los conductores. Señalizar tus maniobras es gratuito, te ayudará a evitar accidentes, y harás un necesario favor al resto de usuarios de la vía.

3) Sabes usar correctamente la iluminación antiniebla

Los faros antiniebla son uno de los elementos más incorrectamente usados de nuestros vehículos. El antiniebla delantero nos ayuda a ver de forma más clara lo que rodea a nuestro vehículo, y el antiniebla trasero tiene como función exclusiva ayudarnos a ser vistos con claridad. El antiniebla trasero es deslumbrante y solo debe usarse en condiciones meteorológicas extremadamente adversas. Si no se desactiva cuando la niebla o la lluvia dejan de ser extremadamente fuertes, estarás deslumbrando a otros usuarios de la vía.

Los antiniebla son elementos de regulación activa. Debemos usarlos en función de las cambiantes condiciones meteorológicas.

4) Eres respetuoso con los demás usuarios de la vía

Un buen conductor no conduce como un cafre, no es malhumorado y no falta al respeto a otros usuarios de la vía. No incurre en piques, no toca el claxon de forma injustificada y es cortés con otros conductores, aunque hayan tenido un mal comportamiento con él o ella. El respeto es un componente fundamental para evitar riñas, multas y problemas de convivencia derivados del ejercicio de la conducción. ¿Hay un conductor lento o un conductor que tarda mucho tiempo en aparcar en cordón? Un buen conductor será paciente y no perderá los estribos.

5) Practicas la conducción defensiva

La conducción defensiva es posiblemente la mejor arma del buen conductor, y es una virtud que va de la mano de ser un conductor respetuoso. La conducción defensiva busca anticiparse a las posibles situaciones de riesgo que pueden ocurrir al volante. Consiste en guardar la distancia de seguridad, conducir de forma más tranquila si empieza a llover, o mirar lejos para anticipar posibles contratiempos - como un coche que se está parando o un animal cruzando la vía. La conducción defensiva evita accidentes y redunda en una mejor seguridad del tráfico.

No debe confundirse conducción defensiva con conducción lenta o temerosa. No tienen nada que ver.

6) Inviertes en formarte con cursos de conducción

La clave del éxito en muchas disciplinas está en la formación continua. Y la conducción no es una excepción ni mucho menos. Aunque llevemos décadas tras el volante y cientos de miles de kilómetros acumulados en las caderas, es sencillo obviar nuestros vicios al volante, y siempre existe un claro margen de mejora en nuestra forma de conducir. Un sencillo curso de perfeccionamiento de técnicas de conducción, o un curso que nos enseñe a reaccionar adecuadamente en situaciones peligrosas nos hará ser conductores más seguros y eficaces.

6+1) Tu coche está en plena forma

Un buen conductor sabe que la máquina que maneja va a responder a sus órdenes, y sabe que va a reaccionar como espera que reaccione. Eso solo es posible si su coche está en perfecto estado mecánico. Un buen conductor confía en su coche, y sabe que no le va a dejar tirado. Lleva al día su mantenimiento, y además, sabe que sus neumáticos están en perfecto estado e inflados a la presión correcta. Sabe que sus amortiguadores sujetan la carrocería a la perfección y sabe que sus limpiaparabrisas despejarán el agua sin rastro alguno.

El buen conductor y su coche son uno.