Los coches de Audi ya pueden “hablar” con los semáforos de Washington

 |  @davidvillarreal  | 

Imagina que visitas Washington con tu Audi y que tu coche te avisa en la instrumentación de los segundos que restan para que el semáforo en el que has parado se ponga verde. Probablemente no vayas a visitar Washington, no conduzcas un Audi, y la utilidad de saber los segundos que tardará en ponerse verde un semáforo te parezca, como mínimo, discutible. Ese al menos es mi caso. Pero lo que proponen los de Ingolstadt, que los Audi puedan “hablar” con los semáforos de Washington es un primer paso de una tecnología que probablemente revolucionará nuestros hábitos como conductores y pasajeros. Y lo mejor es que esta tecnología ya está en la calle, su expansión cada vez más cercana, mucho más que tecnologías como el coche autónomo, y muy pronto veremos como cada vez más coches y más ciudades son capaces de comunicarse entre sí.

Audi conecta sus coches con los semáforos de Washington

Audi acaba de anunciar que algunos de sus modelos serán capaces de comunicarse con la infraestructura de Washington. En la práctica, de momento, que los semáforos sean capaces de transmitir a sus coches el tiempo que tardarán en ponerse en verde. Esta tecnología se ha instalado en más de 600 intersecciones del distrito de Columbia. Y la información se transmitirá empleando la conexión 4G con la que estén equipados los Audi, al aproximarse a un semáforo con esta tecnología, y los sistemas del control del tráfico de la ciudad.

Washington se une a otras muchas localizaciones en los Estados Unidos que ya cuentan con esta infraestructura, como Las Vegas, Dallas, Houston, Palo Alto, Arcadia, Portland, Oregon y Denver.

Esto es solo el principio, las funciones que integrarán la conectividad entre los coches y la infraestructura de las ciudades crecerán exponencialmente en los próximos años

Más funciones para los coches conectados de Audi

Insistimos que esto es solo el principio. Audi asegura que muy pronto utilizarán esa información, el tiempo en que tarda en ponerse en verde un semáforo, para algo más que para aumentar la impaciencia de muchos conductores. Por ejemplo, esperan que la actuación de la parada automática del motor dependa de la espera estimada, así, si el semáforo va a ponerse en verde pronto, y el sistema considera que ese proceder es óptimo, el motor no se parará.

También lo utilizarán para optimizar las rutas del navegador, sí, para ofrecerte la ruta en la que teóricamente encontrarás menos semáforos en rojo, y otras soluciones predictivas varias.

Más adelante, Audi empleará más información de las señales, y la gestión del tráfico de las ciudades. Y el número de coches, y marcas, que se nutrirán de esta tecnología, crecerá exponencialmente una vez se popularice un sistema que, en la práctica, es bastante sencillo, y relativamente económico.

Lee a continuación: SEAT y Telefónica se alían: ¿pero por qué es tan importante la unión entre estas dos firmas españolas?

  • jorge

    A mi personalmente me parece una buena idea. Ayudará a que el trafico sea más fluido una vez lo tenga instalado la mayoría de coches y también ayudará a reducir las emisiones ya que sabrás si merece la pena detener el coche por completo o por el contrario dejas de acelerar antes y “encadenas” el semáforo en verde