¿Qué Audi Q2 me compro? ¿Qué diferencias hay entre design edition y sport edition?

 |  @davidvillarreal  | 

El Audi Q2, en cierta medida, ha llegado para romper algunos convencionalismos en Audi. Bien es cierto que estamos ante un crossover más, ante un SUV o todocamino con aspecto de todoterreno pero el objetivo puesto en el asfalto, con un tamaño compacto y el precio más económico y, por ende, atractivo que vayamos a encontrar en un Q de Audi (ver prueba del Audi Q2). La faceta más irreverente del Audi Q2, quizás, la aporta su estética, que también rompe con la línea habitual de Audi. ¿Pero qué posibilidades nos encontramos a la hora de adquirir un Audi Q2? ¿Qué diferencias existen entre el Audi Q2 design edition y el Audi Q2 sport edition? ¿Y qué aporta la edición de lanzamiento #untaggable edition?

Escojamos un design edition o un sport edition, de serie nos encontraremos con un Audi Q2 con equipo de entretenimiento MMi Plus, volante de cuero de tres radios, climatizador, paquete de conectividad, espejo interior antideslumbrante, sensor de luz y lluvia, asientos regulables en altura con tapicería textil y llantas de 18″.

La elección entre design edition y sport edition responde, sobre todo, a decantarnos por una filosofía estética determinada. El Audi Q2 design edition responde más a la imagen campera de un todocamino, con protecciones en bajos y defensas decoradas en negro y gris. Mientras que el Audi Q2 sport edition busca una imagen más urbana, en el que esas mismas protecciones han sido decoradas en el mismo tono de la carrocería.

Para diferenciar entre ambos en este artículo os anticipamos que en estas fotografías el Audi Q2 amarillo es un design edition y el Audi Q2 rojo es un sport edition.

Al tratarse de diferencias eminentemente estéticas, los precios de un design edition y un sport edition son ciertamente muy parecidos. El precio no condicionará, o no debería condicionar, la elección que hagamos. Con un motor 1.6 TDI de 116 CV de potencia el Audi Q2 design edition arranca en 28.185€, mientras que con ese mismo motor el Audi Q2 sport edition arranca en 28.820€. En este caso, un sport edition es 635€ más caro que un design edition.

El Audi Q2 design edition se diferencia por unas llantas de 5 radios de aspecto más campero, protecciones en bajos y pasos de rueda oscuras (Audi lo denomina gris Manhattan) que también se extienden a las defensas, en contraste con el detalle cromado del parachoques delantero y el difusor trasero.

En este punto, el Audi Q2 sport edition recurre a una solución más urbana y a priori elegante, aunque suponga limitar el aspecto campero de este crossover. El sport edition ha revestido esas protecciones con un acabado de pintura en el mismo tono de la carrocería, que se extiende por los bajos, los pasos de rueda y las defensas.

Si nuestro objetivo con este Audi Q2 es enfrentarnos a caminos sin asfaltar, en el que la vegetación y la gravilla pueden atacar a la carrocería de nuestro coche, desde el punto de vista funcional la elección del design edition también tiene sentido más allá de lo estético.

Audi Q2 design edition (amarillo, a la izquierda). Audi Q2 sport edition (rojo, a la derecha)

Por último, otro detalle que diferencia a design edition y sport edition lo encontramos en lo que Audi ha denominado el Blade. El Blade no es otra cosa que un pilar trasero, bastante ancho, que puede configurarse en un tono en contraste con la carrocería.

El design edition se diferenciará por un Blade oscuro (de nuevo lo que Audi denomina gris Manhattan), mientras que el sport edition se diferenciará por un Blade en plata.

En ambos casos, en design edition y sport edition, nos encontraremos con el marco de la parrilla frontal rematado en plata. Y es que si ese marco ha sido revestido en negro mate ya estaremos ante otra versión diferente, la versión #untaggable edition.

El Audi Q2 #untaggable edition ya incluye una dotación de equipamiento muy completa y sobre todo un paquete de carrocería y estilo que lo diferencia de design edition y sport edition.

Sobre el Audi Q2 design edition, en le #untaggable edition añade equipo de entretenimiento con interfaz Audi Music Interface (dos conexiones USB, entrada auxiliar, dos lectores de tarjetas SD), paquete Vision, y MMI Navegación. En lo estético, lo diferenciaremos por su acabado de pintura gris Quantum, por el Blade en color negro brillante, por su paquete de carrocería S line y por los detalles en negro en la parrilla, en los retrovisores, e incluso en los radios de las llantas.

El inconveniente, quizás, es que el Audi Q2 #untaggable edition ya arranca en 36.135€. Un salto de precios importante con respecto a design edition y sport edition.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Audi Q2 Edition #1: extra de equipamiento con el toque deportivo del paquete S line

Solicita tu oferta desde 25.980 €
  • Mastríngalo

    La diferencia está entre el horror y lo horripilante. Menudos engendros por favor. Una zaga de SsangYong con una delantera dibujada por el hijo del conserje de AudiForum en Ingolstadt. Voy más allá, yo creo que pensaron en el minisuv más bonito posible, lo dibujaron, les salió un GLA, que es otro engendro a mi parecer pero tragable, y al ver que era una burda copia cogieron un par de curvas y las volvieron esquinas. La discontinuidad de la cintura en las puertas debió de ser típico resultado de un trabajo en grupo universitario. El que tenía que diseñarlas no se presentó para juntar su parte y el profe dio el visto bueno igual porque claro, ellos no tenían la culpa y habían hecho su trabajo. La maneta del maletero debe de ser un sistema ultracomplejo, a la vista del enorme espacio que ocupa, y que ha condicionado el diseño parece. Lo de la moda esa del pilar C ya no vamos ni a mencionarlo, ya sea plata o negro, casi siempre ha sido, es y será vomitivo. Y además luego parece que han hecho mal la mezcla. Los pasos de rueda y faldones negros con el “difusor” plateado que parece que pega al revés. ¿Lavafaros y no antinieblas delanteros? ¿Pero qué es esto? ¿Qué está pasando aquí? ¿Qué significan estos lanzamientos de productos? ¿Cómo nos ve la industria automovilística? Como náufragos a su merced es la respuesta. Cada día más acostumbrados a tomarnos el pelo. Salvo que tengas muchos euros con los que obtener verdaderamente un buen producto pero muy sobrepreciado. Esto es como lo de Trump, lo peor es que los votamos, y cualquiera tendría antes este Audi en el garaje que un Outback, por ejemplo, que es un producto al que se le ven otras intenciones. No tenemos la culpa.

  • Vicentín el de Amalia

    La elección está bien clara: Mazda CX-3.