Cerrar CERRAR

Todo lo que debes saber si buscas un BMW i3 de segunda mano

Hubo un tiempo en el que casi cualquier fabricante sentía la “necesidad” de ofrecer a sus clientes tecnología diferente, con diseños diferentes y planteamientos diferentes a la corriente del mercado. Hace 10 años, con una tecnología eléctrica aún incipiente, hubo un fabricante que decidió lanzarse a la piscina para crear un compacto cargado de tecnología que, gracias a su etiqueta CERO y a su eficiencia, ahora es una interesante compra en el mercado de coches usados.

BMW i3, el eléctrico vanguardista que ya no recordabas

Lanzado en 2013, el BMW i3 surgió como respuesta a la cada vez mayor demanda de tecnologías de movilidad alternativas, en medio de una industria, la automotriz, que todavía apostaba sin miramientos por el motor de combustión. BMW decidió entonces inaugurar una nueva familia de modelos, la submarca i, que llegaría al mercado cristalizada en dos modelos, el BMW i8, un deportivo híbrido enchufable, y el protagonista de este artículo, el BMW i3.

Su diseño, como no podía ser de otra manera, resultó ciertamente polarizante ya desde el primer momento. El concepto del modelo era el de un pequeño vehículo de corte urbano, de apenas 4 metros de longitud (un MINI de 5 puertas es más largo) pero con un alto grado de aprovechamiento interior. Debía ser lo más ligero posible, contar con un diseño muy atrevido que lo diferenciase de cualquier otro modelo del mercado y, además, debía ser agradable y divertido de conducir.

Empezando por el principio (valga la redundancia), BMW decidió que para que su coche fuese ligero y eficiente debía contar con un peso muy contenido, algo que consiguió tomando la drástica decisión de desarrollar un chasis de fibra de carbono anclado a ambos subchasis de aluminio. Los paneles de la carrocería, por cierto, estaban construidos en una suerte de plástico reforzado que resultaba más resistente y a la vez más ligero que la chapa convencional. Con estas premisas, el BMW i3 inicial pesaba menos de 1.300 kg, una masa muy reducida para tratarse de un coche eléctrico.

Para enfatizar el carácter innovador y disruptivo del modelo, la marca alemana decidió crear un habitáculo con materiales reciclados y de origen orgánico, como fibras vegetales prensadas, madera o tejidos naturales, un habitáculo que resultaba muy amplio para el tamaño del coche aunque, eso sí, sólo cuenta con 4 plazas homologadas y al que se accede a través de un sistema de puertas suicidas, visualmente muy llamativo pero poco operativo a la hora de usar de manera recurrente las plazas posteriores. Su maletero, con 260 litros, es algo más grande que el de un MINI pero no es especialmente amplio aunque, eso sí, contamos también con un pequeño hueco bajo el capó delantero.

Por último, para crear un eléctrico eficiente y divertido de conducir, la marca decidió instalar un motor de 170 CV (184 CV en las versiones S) sobre el eje posterior, eje que se encarga también de enviar la potencia al suelo, equipando neumáticos con una anchura muy reducida (155 mm). El resultado son unas prestaciones muy destacables y un agrado de conducción sobresaliente: conducir un i3 es algo así como conducir un MINI, pero sentado algo más alto. Eso sí, su estabilidad a altas velocidades no es la mejor, sintiéndose algo “suelto” y sensible a factores como las irregularidades del asfalto o el viento lateral.

Su interior era amplio pero, sobre todo, muy vanguardista visualmente

Su equipamiento podía ser muy extenso y avanzado, con elementos como la instrumentación digital, las molduras decorativas de madera sin lacar, el salpicadero recubierto de cuero, los faros LED adaptativos, el sistema de entrada y arranque sin llave, el asistente de atascos o el sistema de sonido de alta fidelidad firmado por Harman Kardon.

A nivel mecánico el BMW i3, que estuvo a la venta desde 2013 hasta 2022, contó con una extensa oferta. Los primeros años contaba con una batería de 60 Ah de capacidad (19 kWh de capacidad útil), así como, en opción, un motor de dos cilindros de gasolina (versiones REX) derivado de los usados en algunas motocicletas de la marca cuya única función es la de generador de electricidad. Con esta batería el i3 podía hacer, en condiciones reales, unos 120-130 km a los que se podrían añadir otros 150 km del generador, que cuenta con un depósito de unos 9 litros de capacidad.

A partir de 2016 la batería de 60 Ah se sustituyó por otra de 94 Ah (27,2 kWh de capacidad útil), también disponible en combinación con el generador REX, con una autonomía real de unos 200 kilómetros sin contar los adicionales del REX. Por último, en 2019 se sustituyó la batería de 94 Ah por la última y definitiva batería de 120 Ah, unos 38 kWh de capacidad útil, con los que el BMW i3 podía alcanzar en condiciones favorables los 300 km de autonomía real. Coincidiendo con esta actualización, BMW retiró definitivamente las variantes REX.

La llegada de las variantes S se produjo a finales de 2017, permitiendo a los clientes optar por una versión algo más picante, con una estética más agresiva y una dinámica de conducción algo más divertida a costa, eso sí, de una autonomía ligeramente inferior y un coste de adquisición mayor.

Qué tener en cuenta si buscas un BMW i3

Los BMW i3 son, en general, coches relativamente robustos en su construcción pese a poder considerarse como “alternativos”. Se trata de modelos que no adolecen de problemas muy graves aunque, como es lógico, su punto débil se encuentra en la batería y su degradación. Las primeras unidades, por su antigüedad y potencial kilometraje, pueden ser las que más sufren, aunque es posible obtener el dato de la capacidad real y actualizada de la batería a través de un menú oculto de la instrumentación.

Otro punto clave se encuentra en los tacos de motor, que deben sustituirse debido a un problema en su construcción que los hacía más endebles de lo que deberían y provocando extensos daños si se llegan a partir o desprender. Debido a la peculiaridad de su construcción, es importante comprobar que la unidad en la que estés interesado no haya sufrido ningún tipo de impacto en su estructura, ya que su reparación es mucho más cara y compleja que en caso de un chasis convencional metálico.

Dependiendo del uso al que vayamos a destinar al coche (y al presupuesto) será conveniente optar por una u otra versión, aunque nuestra recomendación es optar por las variantes de 94 Ah, las mejores en equilibrio precio-autonomía.

¿Cuánto cuesta un BMW i3 usado?

La oferta de BMW i3 es relativamente amplia en nuestro país, con más de 300 unidades de toda clase y condición. Las unidades más económicas tienen un precio de partida de unos 13.000 euros, aunque no sería nuestra primera opción a no ser que tengamos muy claro cual va a ser su uso y, sobre todo, tenemos al menos un coche más para desplazamientos largos por carretera.

Las versiones intermedias, con 5-6 años de antigüedad y kilometrajes inferiores a los 80.000 km, suelen rondar los 18-20.000 euros, cifras que, a nuestro juicio, representan la opción más aconsejable por su equilibrio. De cualquier manera, también es fácil encontrar unidades que ronden los 30.000 euros, en cuyo caso podremos acceder a unidades con kilometrajes y antigüedades casi inexistentes y, sobre todo, con un nivel de equipamiento muy superior.

Ventajas del BMW i3

  • Amplia oferta en el mercado de segunda mano
  • Eficiencia y agrado de conducción
  • Refinamiento de marcha y maniobrabilidad en ciudad

Desventajas del BMW i3

  • Reparaciones de carrocería complicadas
  • Homologado para 4 ocupantes
  • Autonomía de las versiones iniciales

En nuestro portal comparador Qué coche me compro podrás encontrar también una selección de las unidades más modernas a la venta en internet, con precios muy interesantes.

Foto de Daniel Valdivielso

Daniel Valdivielso

Logo de la marca bmw BMW i3
Ahorra 600 €  40.100 €

El BMW i3 es un coche eléctrico pero permite instalar en opción un extensor de autonomía a gasolina para poder viajar con algo más de tranquilidad, aunque su diminuto depósito de gasolina ha de tomarse más bien como un elemento de emergencia y pensar que se trata de un eléctrico puro en todo caso. Si puedes enchufarlo en casa, lo tuyo es la ciudad y te lo puedes permitir, no busques más.

Ficha i3
Solicita tu oferta
Cargando...