4 situaciones en las que sí puedes, y debes, utilizar el claxon de tu coche: el resto conllevan multa

 |  @davidvillarreal  | 

El claxon, la bocina de nuestro coche, a menudo nos sirve para desahogarnos con aquel que nos la acaba de jugar, para celebrar el título de nuestro equipo de fútbol, para saludar a ese amigo con el que nos acabamos de cruzar. El problema es que ninguna de estas aplicaciones es legal, ni tampoco la función por la cual se ideó el claxon de nuestros coches. La razón por la cual se decidió instalar un claxon en los coches hace más de un siglo es la que efectivamente te estás imaginando, la seguridad, la de advertir de nuestra presencia a otros conductores, y evitar accidentes. ¿Pero en qué 5 situaciones sí puedes, y debes, utilizar el claxón? ¿Cuál es la multa por utilizarlo indebidamente?

1. Como advertencia de una situación peligrosa

El Reglamento General de Circulación estipula que en su artículo 110 que el claxon puede utilizarse para evitar un posible accidente. Probablemente sea el caso de uso más importante del claxon y la razón por la cual este se acciona desde un lugar muy accesible como es el propio volante.

2. En vías estrechas con muchas curvas

Otra utilidad muy importante, pero menos conocida, es la de accionar el claxon en vías estrechas con muchas curvas. En este tipo de tramos es habitual cruzarse con otros coches en zonas en las que apenas hay espacio para que circulen a la vez dos vehículos, y en zonas con muy poca, o ninguna visibilidad, por ejemplo en curvas muy cerradas y lentas, de tipo horquilla. Una señal acústica puede ayudarnos a advertir a otros conductores de nuestra posición. En este escenario el Reglamento General de Circulación también admite y recomienda el uso de la luz antiniebla delantera, o incluso las ráfagas, alternando el alumbrado de corto y largo alcance, por supuesto sin deslumbrar a otros conductores.

3. Para advertir a los conductores en servicio de urgencia

El Reglamento General de Circulación admite expresamente el uso del claxon para advertir de nuestra presencia en servicios de urgencia, aún siendo un vehículo prioritario, una ambulancia, un coche de policía o bomberos. En circunstancias especialmente graves en las que el conductor se vea forzado, sin poder recurrir a otro medio, a efectuar un servicio de urgencia, por ejemplo el traslado de un herido o un enfermo, podrá utilizar el claxon para advertir de su presencia, según el artículo 70 del Reglamento General de Circulación.

4. Para advertir de un adelantamiento

Otra de las situaciones en las que el Reglamento General de Circulación admite el claxon es advertir de un adelantamiento en circunstancias que así lo requieran. Este punto es muy delicado, puesto que debe existir una motivación que lo justifique.

En uno de sus tuits, la Dirección General de Tráfico proponía advertir que vas a adelantar a un vehículo de dos ruedas en un paso a nivel o cerca de este, aunque otra situación como la cercanía de un estrechamiento de la calzada también sería válida. Advertir, por ejemplo, a un ciclista de nuestra presencia puede ser una razón para utilizar el claxon, pero es muy importante hacerlo a una distancia prudencial, con un toque muy corto y de poca intensidad, para evitar ponerlo en una situación de riesgo. Lo habitual en estas situaciones en las que se advierte a un ciclista de nuestra posición es que este nos facilite el adelantamiento, por ejemplo avisándonos de que no se aproximan coches en sentido contrario en una zona en la que su posición más adelantada le otorga una mayor visibilidad. Recordemos que en carretera se pueden rebasar las líneas continuas para adelantar a los ciclistas, siempre y cuando nos cercioremos de que esta maniobra es segura.

¿Cuál es la multa por utilizar indebidamente el claxon?

El uso indebido del claxon puede conllevar una multa de 80 euros. Existen zonas especialmente protegidas, como las cercanas a un hospital y residencias de enfermos, en las que nos encontraremos una señal R-310 – de prohibición, con el pictograma de una bocina – que nos recordarán que solo podríamos utilizar el claxon como una medida extrema para evitar un accidente.

El claxon es también un elemento obligatorio en un coche. Si un vehículo no dispone de claxon, o lo tuviera averiado, podría enfrentarse incluso a una multa de 200 euros.

Lee a continuación: Hasta septiembre las ITV controlarán por OBD a los coches Euro 5 y Euro 6, pero no los rechazarán

  • Siro

    Es mejor la multa de usarlo mal que llevarlo estropeado….

  • javi

    yo lo uso a diario con los somnolientos conductores que no arrancan cuando el semáforo se pone verde

  • emjpshyco

    Pues 80 euros no es dinero para lo tranquilo que te quedas con algunos idiotas XD