¿Qué esperaba el youtuber TechRax que ocurriera tras echar Coca-Cola al depósito de gasolina de su BMW?

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

TechRax es uno de esos youtubers que no contribuyen en nada a la sociedad. Por ello quiero decir que no aportan valor: su canal es una serie de experimentos destructivos, del tipo "esto es lo que ocurre cuando echas el ácido más potente del mundo sobre un iPhone 7". Entretenimiento de gatillo fácil y baja calidad, alimentado por un salvaje clickbait, en definitiva. Un canal que vive de espectaculares explosiones, roturas en mil pedazos y humos tóxicos. En uno de sus últimos vídeos, trató de lograr una reacción similar a estas poniendo Coca-Cola en el depósito de su BMW 325i E46. Quizá no esperaba el resultado.

Al inicio del vídeo se ve cómo el youtuber vierte al menos una botella de Coca-Cola de dos litros en el depósito casi vacío de su BMW. Entre risas, lo arranca y comienza a conducir, quizá esperando una enorme explosión, un pistón volando a través del capó o algo similar. La realidad es mucho menos glamourosa, desgraciadamente. El coche funciona bien durante unos minutos, comenzando a emitir ruidos extraños, apagándose al poco tiempo. Los sucesivos intentos de arrancarlo no tienen efecto alguno en el BMW - que a juzgar por su aspecto, no ha llevado una vida tranquila ni ha sido especialmente mimado.

No es una buena idea echar ningún líquido diferente al combustible en el depósito de tu coche. Con toda seguridad causarás una avería importante.

Lo que ha ocurrido es algo similar a lo que ocurre cuando ponemos en nuestro coche un tipo diferente de combustible al que normalmente usa. Que entre Coca-Cola en el sistema de alimentación de combustible - ya sea por agotamiento de la gasolina o por su mayor densidad frente a la gasolina - no son buenas noticias para multitud de sus componentes. En primer lugar, las líneas de combustible pueden obstruirse a causa de la bebida azucarada. El interior de la bomba de combustible quedará lleno de residuos de la bebida. Pero el verdadero problema llega cuando la Coca-Cola llega al motor y a los inyectores.

La Coca-Cola no es inflamable, y la mezcla de aire y Coca-Cola no se encenderá en el interior del motor. Con un poco de mala suerte, los cilindros se inundarán de mezcla, que no se podrá comprimir, y se partirá alguna biela. Con suerte, el motor se calará y no habrá daños demasiado graves, más allá de la necesaria sustitución de los inyectores, bomba de combustible, líneas de combustible, y necesaria limpieza del depósito. El propio youtuber lleva el coche posteriormente a un taller, en el que le presupuestan 1.502 dólares por la avería. Todo por unos dos millones de visualizaciones en YouTube.

Que al menos este vídeo sirva para aprender que es una pésima idea usar Coca-Cola como combustible de tu coche. Ahora bien, si tienes un poco de sentido común, puede que no necesites que te lo digan, ¿no?

Lee a continuación: Este Volvo 480 ES perteneció a Felipe VI y Juan Carlos I: está a la venta y puede acabar en tu garaje

Ver todos los comentarios 3