Amor, odio y por qué los coches deberían llevar llantas y pasos de rueda carenados

 |  @davidvillarreal  | 

Lo último de McLaren ha generado reacciones encontradas. Ni tan siquiera en el equipo de Diariomotor hemos sido capaces de llegar a un consenso. Muchos han expresado su decepción por el McLaren Speedtail, y quizás por una estética demasiado atrevida. Yo me incluyo en el bando opuesto y reconozco que siento auténtica fascinación por el deportivo que ha creado McLaren. Lo que ves no es un mero deportivo, es un prototipo de calle explorando los límites de la técnica. Tampoco es un avance de cómo serán los deportivos en un futuro próximo, sino también de cómo debería evolucionar cualquier coche. Hablemos de amor, de odio, y de por qué los coches deberían llevar llantas y pasos de rueda carenados.

Las llantas carenadas del McLaren Speedtail

Quizás uno de los detalles que más haya contribuido a la decepción de muchos sea el de las llantas delanteras carenadas. No estamos acostumbrados a la asimetría. Contemplar las preciosas llantas traseras del McLaren Speedtail y, después, ver esas cubiertas sólidas en el eje delantero, nos descoloca, rompe nuestros esquemas.

Pero la realidad, y la razón por la cual McLaren recurrió a esta idea, es que las llantas generan turbulencias, son un lastre para el rendimiento aerodinámico de un coche. De ahí que la solución de carenar parcial o totalmente los pasos de rueda – recordemos aquellos Citroën BX y GS – no solo es una idea deseable en un deportivo que ha de superar los 400 km/h, sino también para cualquier coche.

McLaren optó por una cubierta de fibra de carbono estática para las llantas, que no gira con la rueda, para evitar las turbulencias, que el aire se aleje de la rueda, y canalizarlo fluyendo junto a la carrocería

Los sistemas de regeneración de energía, y especialmente los empleados por híbridos y eléctricos, harán que los frenos mecánicos sean cada vez menos importantes, se sobrecarguen menos, y no requieran tanta refrigeración. En el caso del McLaren Speedtail eso facilita que se puedan carenar por completo las llantas. McLaren ha recurrido a una cubierta de fibra de carbono que, además, se mantiene estática, no gira con la rueda. En su caso, optaron por una cubierta que ha sido diseñada específicamente para canalizar el aire y, en vez de alejarlo del vehículo, generando una turbulencia, que es lo que sucede habitualmente en las llantas por el propio giro de la rueda, hacer que este fluya junto a la carrocería.

El McLaren Speedtail es un prototipo de calle y, de alguna forma, un avance de lo que veremos en un futuro próximo en otros muchos deportivos, y en otros muchos coches más mundanos, al alcance de todos los bolsillos.

Ver artículo: ¿Llegó la hora de regresar a los pasos de rueda carenados?

Más imágenes del McLaren Speedtail:

Lee a continuación: McLaren Speedtail: el coche más rápido y avanzado jamás construido por McLaren

Ver todos los comentarios 1