comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Tecnología

3 MIN

El control de crucero adaptativo acaba de llegar al mundo de las motos

Motos Control Crucero Adaptativo P

El control de crucero adaptativo lleva con nosotros más de una década, y en los últimos años se empieza a convertir en prácticamente el estándar. En combinación con los mismos sensores y cámaras que frenan el coche automáticamente si hay peligro de accidente, este sistema está presente incluso en coches de acceso. Sin embargo, el control de crucero adaptativo - llamado ACC de forma resumida - no estaba presente en el mundo de las motos. Al menos hasta ahora: BMW acaba de anunciar que muy pronto llegará a sus motos de viaje. ¿Cómo funciona?

El mundo de las motos va en cierto modo un paso por detrás del mundo del automóvil. Al menos en lo que a complejidad técnica, electrónica y ayudas a la conducción se refiere. Para que os hagáis una idea, el ABS solo es obligatorio en motos de más de 125 centímetros cúbicos, y solo lo es desde el año 2017. Lo mismo ocurre con otras tecnologías que damos por hechas en el mundo de los coches, como el control de tracción o los airbags. El mundo de las motos siempre fue más puro, más sencillo, más libre de asistencias a la conducción y salvaguardas normativas.

El sistema ha sido desarrollado por Bosch y BMW.

Pero incluso el vibrante mundo de las motos va poco a poco perdiendo su purismo y su simplicidad. El control de crucero ya lleva años presente en el mundo de las motos, y en motos orientadas a largos viajes reconozco que tiene muchísimo sentido - imaginad el dolor de muñeca causado por mantener la tensión en el puño derecho durante cientos de kilómetros. Era cuestión de tiempo que la vertiente adaptativa del control de crucero se implantase en motos de gama alta, como la K 1600 GT que ilustra esta noticia, que posiblemente sea la primera en estrenarlo.

Su funcionamiento es idéntico al de un coche: un radar frontal mide la distancia a otros vehículos, y su objetivo es mantener una distancia de seguridad con respecto a ellos. Si nuestra velocidad es superior a la del vehículo que tenemos delante, da orden a la electrónica de la moto de dejar de acelerar. También es capaz de frenar automáticamente, algo que podría suceder si el vehículo al que seguimos frena o circula a una velocidad muy inferior. Cuando el obstáculo desaparece, la moto vuelve a ponerse a la velocidad que habíamos previamente fijado.

El sistema también puede frenar o decelerar en curva, si detecta que la inclinación es peligrosa en relación a nuestra velocidad.

Al igual que ocurre en los coches, es posible regular la distancia que queremos mantener con el vehículo que nos precede y el sistema puede desactivarse: en ese caso, pasa a funcionar como un control de velocidad convencional. El sistema tiene dos modos de funcionamiento, Comfort y Dynamic, en los que la diferencia es cómo de intensamente la moto acelera o decelera. Por el momento, la moto no es capaz de reaccionar ante vehículos parados, por lo que el sistema no funcionará en atascos.

21
FOTOS
VER TODASVER TODAS