Cinco actitudes de los automovilistas que crispan a los camioneros y les ponen en peligro (y les hacen perder dinero)

 |  @sergioalvarez88  | 

El colectivo de los camioneros no suele recibir la atención que se merece en los medios de comunicación. Son los responsables de que nuestras tiendas estén repletas de bienes, y nuestros supermercados llenos de comida. Comparten la red viaria con nosotros, y con frecuencia, los automovilistas los calificamos de molestia necesaria – necesariamente ocupan más espacio y están obligados a circular más despacio. Quizá deberíamos tener en cuenta que el camión es el medio de trabajo de miles y miles de personas, que sufren a diario el comportamiento incívico de muchos conductores. Estas actitudes no sólo les desesperan, les ponen en peligro y les hacen perder dinero.

1) Incorporaciones apuradas de otros vehículos

¿A quién no le ha pasado esto? Vas circulando por una carretera y en una incorporación a la vía, un coche se cuela delante de nuestro vehículo a una velocidad muy inferior, cuando debería habernos cedido el paso. Suele ocurrir con conductores despistados, o conductores que no calculan adecuadamente la diferencia de velocidad entre nuestro vehículo y el suyo. Si vamos en coche, esta situación suele saldarse con un frenazo y un improperio. Frenar un camión cargado, de hasta 60 toneladas de peso y 25,25 metros de longitud – en el caso de los trenes de carretera – no es tan sencillo ni seguro.

Los camioneros pasan muchas más horas al volante que el conductor medio, sufriendo con más frecuencia a conductores despistados, agresivos e incompetentes.

La distancia de frenado de los camiones es muy superior a la de un coche, con una inercia a vencer órdenes de magnitud superior. La carga del camión puede incluso desplazarse, creando una clara situación de peligro para todos los usuarios de la vía – imaginad el desastre que puede ocurrir si un tráiler de 40 toneladas pierde el control. En algunos casos, es posible que el camión no pueda frenar a tiempo, y termine impactando contra el coche que se ha incorporado en el último momento. No hace falta ser físico ni experto en automoción para adivinar el desastroso resultado de dicho accidente.

2) Coches aparcados en segunda fila en centros urbanos

“Sólo son cinco minutos”, dices, mientras corres a recoger un paquete en Correos o haces una compra de última hora. Aunque los coches y las furgonetas puedan circular por el hueco que has dejado, no ocurre lo mismo con los autobuses o los grandes camiones – cuya anchura máxima es de 2,55 metros y maniobran con mucha más dificultad. No hace falta que os imaginéis el caos que puede causar un camión bloqueando una calle concurrida en un centro urbano. El problema no es sólo el caos: estarás haciendo perder tiempo y dinero a mucha gente – especialmente al camionero. ¿Y si el camión al que obstaculizas el paso fuera un camión de bomberos?

Aparcar incorrectamente en segunda fila no sólo conlleva una multa, hará perder tiempo y dinero al resto de usuarios de la vía. Sé cívico, deja el coche en el párking.

3) No usar los intermitentes en las rotondas

La aceleración de un tráiler cargado es muy modesta. En las rotondas, los camiones suelen sufrir para incorporarse, especialmente si el tráfico de la zona es intenso. No usar los intermitentes en las rotondas es además de sancionable, una actitud egoísta e irrespetuosa para con los demás conductores. Si no señalizamos nuestra maniobra, el camión pierde la capacidad de anticiparse al tráfico, y pierde su escaso margen de incorporación. No sólo pierde tiempo, pierde dinero y provoca retenciones. Todo por no mover nuestro dedo izquierdo y accionar esa palanca situada junto al volante.

Hay otra situación todavía más problemática, y es cuando un camión frena para incorporarse a una rotonda, por la que circula otro vehículo. Si dicho vehículo no señaliza su intención de salir de la rotonda, el camión se ve obligado a frenar – incluso detenerse al completo – asumiendo que seguirá dando la vuelta a la rotonda. Si el vehículo hubiera señalizado su intención de abandonar la rotonda, el gigantesco motor diésel del camión no habría tenido que inyectar cientos de mililitros de gasóil, sólo para volver a ponerlo en marcha. Seamos respetuosos con los camiones, y con el – en muchas ocasiones – autónomo que los conduce.

El consumo de combustible de un camión es astronómico si circula con constantes arranques y paradas. Los instantáneos pueden superar los 150 l/100 km.

4) Adelantamientos al límite, y no solo cuando termina el doble carril

Es una situación que se da casi exclusivamente en carreteras secundarias o nacionales. Cuando se abre un carril lento, el camión se aparta a la derecha, dejando pasar al resto de vehículos. El problema llega cuando se acaba el carril, y todos los coches quieren adelantar al camión, dándose adelantamientos tan apurados como los de un Gran Premio de Fórmula 1. Adelantamientos que llegan a poner en peligro a los vehículos que circulan por el carril contrario, obligando al camionero a frenar o invadir el arcén, tratando de evitar un accidente. Si es una imagen esperpéntica como espectador, imaginad como protagonista.

Los camiones son adelantados decenas de veces al día, por motivos obvios: circulan más lentamente que el resto del tráfico rodado. En carreteras secundarias todos los conductores parecen convertirse en auténticos pilotos, adelantando a los camiones en tramos sin visibilidad, o calculando la distancia del camión de forma errónea. No creo que sea necesario explicar lo peligroso que un adelantamiento fallido puede ser para todos los implicados. En muchos casos, será el propio camionero el que nos dé paso, activando el intermitente derecho. Si no estás seguro del adelantamiento, no lo lleves a cabo.

En carreteras secundarias muchos camioneros nos indicarán cuando es seguro adelantarles, accionando su intermitente derecho. Es un gesto común de cortesía.

5) No guardar la distancia de seguridad e invadir sus puntos muertos

Los camiones son mucho más largos y anchos que cualquier coche, y la visibilidad desde su cabina es muy inferior. Aunque algunos disponen de muchas ayudas electrónicas a la conducción y elementos de seguridad activa – como detector de vehículos en punto muerto – no todos los camiones que circulan son de última generación. Si nos pegamos a medio metro de su paragolpes trasero, ni el camión más moderno, ni el camionero más atento nos podrán ver. Los puntos muertos de un camión son grandes, especialmente cerca de la cabina – por la diferencia de altura – y en su parte trasera. Evita sus puntos muertos, y mantén una distancia de seguridad adecuada.

Lee a continuación: Nuevo récord en España: un Porsche 911 GT3 RS es cazado a ¡242 Km/h! por Pegasus (Vídeo)

  • Angel Macón

    Desgraciadamente cada vez es menos común que el camionero nos avise con los intermitenes de si podemos pasar. Eso sí, cuando me encuentro con un CABALLERO de estos (o DAMA, que cada vez hay más conductoras de camión) al adelantar siempre se lo agradezco con los típicos dos pitidos cortitos y frecuentemente les saludo con el brazo izquierdo y la mano abierta por la ventanilla.

  • Sr. Rajuela

    Si nos diéramos una vuelta todos en un camión de vez en cuando, aparte de disfrutar, entenderíamos la conducción de otra forma.

  • Rager

    También les hacemos un favor si cuando son los camiones quienes nos estan adelantando le das luces cuando ya nos han rebasado, o en la incorporación a un carril.