Lee, el héroe coreano: viajó 18.000 kilómetros en su scooter para dar 2 vueltas a Nürburgring

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Cuando uno tiene un sueño no resulta nada sencillo explicárselo, y buscar apoyo, en quienes te rodean y no comprenden tu afición, tu ilusión. Los sueños, como tales, a menudo son descabellados, a veces imposibles. Y en muchos casos, como el de la historia que os traemos hoy, desembocan en aventuras increíbles, en las que cumplir el propio sueño pasa a un segundo plano cuando el proceso para conseguirlo es aún más apasionante que el propio sueño. Lee es el verdadero héroe de Nürburgring. Quería visitar el Nordschleife, y lo consiguió viajando desde Seúl con una modesta scooter, recorriendo 18.000 kilómetros, a lo largo de 100 días, para dar dos vueltas a Nürburgring, tal y como conocíamos gracias a Menéame estos días. ¿Conoces alguna historia mejor que esta de algún aficionado al Infierno Verde?

* Corregido. El protagonista de la historia se llama Lee (y no Thilo, como publicamos inicialmente)

Lee se merece lucir la silueta de Nürburgring en su scooter, e incluso tatuarsela en el pecho si hiciera falta. Este joven coreano se propuso una aventura sin igual, difícil, y descabellada, pero no por ello menos apasionante. Probablemente sea la aventura de su vida, la que un día contará a sus hijos, y a sus nietos.

Él se propuso llegar hasta Nürburgring con una modesta Honda SuperCub de 110 cc y 8 CV de potencia. Un medio de transporte muy común y muy práctico en la congestión de la megalópolis que forman Seúl y alrededores. Un medio de transporte inusual para alguien que se ha propuesto recorrer más de 18.000 kilómetros por vía terrestre.

A su llegada a Nürburgring, y tal y como nos cuentan en Bridge to Gantry, Lee no tardó en ganarse a los habituales en el Nordschleife. En sus cien días de ruta, y más de 18.000 kilómetros, podemos comprender que viviría situaciones de lo más espectaculares, como las que nos mencionan en este artículo: accidentes, noches de acampada junto a la carretera y la aventura de tener que parar cada 150 kilómetros para repostar el depósito de 4 litros de su scooter. Basta un vistazo a su canal de Instagram para descubrir que Lee no buscó la ruta más corta hasta Nürburgring, y que tuvo ocasión de visitar media Europa, lo cual tiene un mérito incluso mayor.

Como no podía ser menos, Lee disfrutó de sus vueltas copilotadas en un SEAT León Cupra. El vídeo de la experiencia lo puedes ver más arriba.

Pero eso no es todo. ¿Hay algo mejor que viajar con tu coche hasta Nürburgring para introducirlo en el circuito? Lee esperó hasta el final de la sesión de Touristenfahrten, para no molestar a otros conductores, y consiguió dar dos vueltas al circuito de Nürburgring en su scooter. Incluso hay pruebas gráficas gracias a Tourifotos.de.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Definición de vértigo: ver a un Lotus 3-Eleven, uno de los deportivos más rápidos en Nürburgring, adelantando

Ver todos los comentarios 3