No, no hay ningún problema en dar más de una vuelta a una rotonda

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Llevamos décadas conviviendo con las rotondas, muchos de nosotros desde que obtuvimos el carnet de conducir. Y sin embargo, parecen esconder misterios insondables para muchos conductores. Su ubicuidad en nuestra red viaria - hay decenas de miles en nuestra geografía - no evita que sean una fuente constante de accidentes, por norma sin consecuencias graves, más allá de los daños materiales. El mal uso de los carriles es una de sus principales causas, así como las prisas por coger nuestra salida a cualquier precio. Pero... ¿sabías que no hay problema en dar más de una vuelta a una rotonda?

Para muchos de vosotros lo que acabo de decir es una obviedad, pero muchos conductores deben pensar que es un comportamiento completamente prohibido. En Diariomotor hemos publicado muchos artículos sobre cómo circular correctamente por una rotonda de más de un carril - las más comunes - y la DGT insiste de forma habitual en sus redes sociales acerca de su uso adecuado. Para muestra, un botón.

Una de las reglas de oro de las rotondas es que debemos salir de ella por el carril exterior de circulación. Si abordamos la salida desde el carril interior y otro coche circula por el exterior podemos vernos implicados en un accidente en el que además seríamos culpables. En verdad, lo más sencillo es pensar en las rotondas como en una gran calle con forma circular. ¿Verdad que no giraríamos a la derecha desde el carril izquierdo de una avenida de tres carriles? Y sí, entiendo que seguimos hablando de obviedades para muchos conductores.

Debemos pensar en las rotondas como si fueran calles convencionales de forma circular. No tienen más "secretos".

Si no vamos a abandonar la rotonda por la primera o la segunda salida, es recomendable - pero no obligatorio - usar los carriles izquierdo o central de la rotonda. A ello, personalmente, añado un intermitente en el sentido de giro de la rotonda, para evitar confusiones a otros conductores y aumentar nuestra visibilidad. A medida que nos aproximemos a nuestra salida, activaremos el intermitente derecho y nos colocaremos en el carril exterior de la rotonda. A continuación, la abandonaremos y continuaremos nuestra vida sin sobresaltos.

 title=

Pero... ¿y si un coche está circulando por la rotonda y bloquea nuestra salida? Para algunos (malos) conductores, esto supone un grave problema. Aceleran, y cortan su trayectoria para salir antes, provocando frenazos, sustos y accidentes. Otros frenan en seco y se detienen en plena rotonda, causado frenazos, sustos y accidentes. Otros, provocan directamente un accidente. Conductas, todas ellas, sancionables por la policía, y con consecuencias en caso de accidente. Quizá no saben que si un vehículo les impide salir por su salida, pueden dar otra vuelta a la rotonda.

Dar más de una vuelta a la rotonda está permitido y es perfectamente legal.

Es la magia de estas calles circulares, podemos dar una vuelta más si no hemos visto nuestra salida, o si un vehículos nos impide tomarla. Esta segunda vuelta nos hará perder unos pocos segundos y al estar dentro de la rotonda, tendremos prioridad sobre los vehículos que quieran acceder a la rotonda. Nos podremos posicionar en el carril exterior cuando la circulación lo permita y salir por la salida que nos corresponde. Es un movimiento perfectamente legal y permitido. Incluso nos puede hacer ganar tiempo en rotondas con dos carriles de entrada y un carril derecho especialmente congestionado.

Lee a continuación: ¿Me pueden multar por dejar la mascarilla colgando en el interior de mi coche?

Ver todos los comentarios 4