CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Normativa

4 MIN

La DGT comprará 300 nuevos radares para perseguir los excesos de velocidad en las carreteras convencionales

Elena Sanz Bartolomé | 24 Ago 2022
Radar Tramo Dgt Sentido Contrario
Radar Tramo Dgt Sentido Contrario

La Dirección General de Tráfico no cesa en su empeño de controlar, férreamente, los excesos de velocidad. Una de las vías que emplea es la del control a través de cinemómetros: 1.325 dispositivos vigilan que la circulación se haga dentro de los márgenes establecidos. Una cifra que está a punto de crecer: la DGT incorpora 300 radares más a su plantilla para estrechar el cerco, sobre todo, en las carreteras convencionales.

Tal y como refleja el Boletín Oficial del Estado, Tráfico cuenta con un presupuesto de algo más de 17,5 millones de euros para comprar 300 nuevos radares: 120 serán fijos y se unirán a los 780 actuales y el resto (180) serán de tramo (actualmente hay 92 repartidos por las carreteras españolas). Los 545 móviles no se amplían de momento.

Dos lotes

Explica Servimedia que en el contrato figura en el anuncio de licitación del suministro y la instalación de los nuevos radares publicado en el BOE. Es ahí donde desvelan que la operación se divide en dos lotes: uno para las carreteras de la zona centro, el noroeste-Cantábrico y el norte y otro para el suroeste, el sureste, Levante, Pirineos-Valle del Ebro y Baleares. Se establece, además que, para cada lote, la empresa contratada tiene que aportar sesenta radares fijos y noventa de tramo.

El foco: las carreteras convencionales

El 80% de esos 300 nuevos radares se instalarán en carreteras convencionales y el 20% restante se distribuirá en autopistas y autovías: la distribución se ha llevado a cabo de esta manera porque es en las primeras donde mayor siniestralidad vial se registra.

La DGT aclara que estos porcentajes son aproximados y se tomarán como referencia a la hora de decidir una ubicación concreta. La decisión final se tomará cuando se adquieran los dispositivos: “La implantación de estos sistemas permitirá ampliar el alcance del control de la velocidad continuando con la labor de mejora de la seguridad vial”.

Radares fijos

Los 120 nuevos radares fijos permitirán captar y el registrar la velocidad de los vehículos que circulen en ambos sentidos de circulación. El funcionamiento de estos dispositivos estará basado en el efecto Doppler: mandan, de forma constante, una señal que se recibe desviada en frecuencia respecto a la enviada originalmente y a partir de esa desviación se obtiene la velocidad. Se instalarán en el interior de cabinas sobre poste y funcionarán sin operador.

Radares de tramo

La plantilla de radares de tramo dará la bienvenida a 180 nuevos dispositivos cuya misión será medir la velocidad media de los vehículos.

Su funcionamiento es el que ya conocemos: se instalarán, como mínimo, un par de equipos de lectura en dos puntos diferentes de la misma carretera. Sus cámaras tomarán imágenes continuamente que serán procesadas por una unidad de control: cuando detecta una matrícula, almacena la hora y la compara con la información que ha recibido de otros equipos. Así es cómo calcula el tiempo transcurrido entre ambos registros y, teniendo en cuenta la distancia entre los dos radares, determina la velocidad.

Para poder trabajar con este método, almacenará listados de matrículas especificando qué tipo de vehículo es (camión, autobús, derivado de turismo, mixto adaptable, furgoneta, etc.) y los actualizará periódicamente con los datos del Registro de Vehículos de la DGT para aplicar a cada vehículo la velocidad límite que le corresponda.