CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

3 MIN

El "efecto mirón" del que alerta la DGT: por qué te juegas algo más que una multa

Daniel Valdivielso | @valdi92 | 7 May 2021
Accidente Alcance Culpa
Accidente Alcance Culpa

Las distracciones al volante son una de las principales lacras en la carretera si hablamos de seguridad vial, y la DGT lo sabe. Por eso, cada cierto tiempo nos recuerda la importancia de fijar nuestra atención en la carretera, una atención que suele desviarse a consecuencia del "efecto mirón", uno de los problemas más severos cuando hablamos de distracciones al volante. La DGT nos recuerda que las consecuencias de sucumbir al "efecto mirón"...van mucho más allá de una multa de tráfico.

Cada vez contamos con más fuentes de distracción como conductores: nuestros coches cuentan con más sistemas digitales, con elementos multimedia más complejos, nuestro teléfono móvil es una fuente inagotable de recursos de información...por eso, la DGT centra buena parte de sus esfuerzos en luchar contra esas distracciones que pueden resultar mortales en caso de accidente.

Sin embargo, también lucha contra las reacciones humanas: hablamos del "efecto mirón", aquél que se produce a consecuencia de un hecho fortuito y llamativo en nuestro entorno cuando estamos conduciendo. El ejemplo más claro lo encontramos cuando un conductor se topa con un accidente de circulación: su reacción habitual es frenar y dejar de fijarse en lo que tiene delante al conducir para intentar "enterarse" de lo que ha sucedido en el siniestro.

Esta reacción, que en parte es fruto de la curiosidad y el morbo natural que todo ser humano lleva dentro, es en realidad un gran enemigo de la seguridad en carretera, ya que el conductor desatiende completamente su función al volante durante un tiempo precioso. Esta reacción puede, además, traer consecuencias muy graves.

El "efecto mirón" no se paga sólo con una multa

Y es que sucumbir al "efecto mirón" es una reacción que puede salirnos muy cara, ya que podemos recibir una sanción de hasta 200€ por desatender nuestra tarea como conductores y causar retenciones y atascos a consecuencia de los frenazos o de la circulación a muy baja velocidad. Sin embargo, desde Tráfico nos ponen un ejemplo mucho más gráfico en el tweet que ilustra esta noticia.

No son pocos los accidentes -generalmente colisiones por alcance- generados a consecuencia de un  conductor (o varios) que caen en la tentación de fijarse demasiado en lo que ha sucedido, provocando así un accidente de tráfico que puede tener catastróficas consecuencias.

Piénsalo: además de las consecuencias propias de una colisión por alcance deberás sumar algo tan simple pero a la vez tan complicado como los problemas que generan la mala posición del conductor que recibe el impacto, que posiblemente esté observando por la ventanilla, girado, con el cuello extendido. Sin duda, merece mucho más la pena pensarlo dos veces antes de pararse a echar un vistazo, tanto por la integridad de los afectados, como por tu propia seguridad.