CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Dodge

3 MIN

Crónica de una muerte anunciada: el Dodge Charger y el Dodge Challenger dejarán de fabricarse en 2023

Elena Sanz Bartolomé | 17 Ago 2022
Dodge Charger Challenger
Dodge Charger Challenger

El Dodge Charger y el Dodge Challenger han lucido músculo como pocos, pero su historia está a punto de escribir su punto final. Hace unos días os contábamos que Dodge los convertiría en coches eléctricos y ahora que la marca ha anunciado que su producción terminará a finales de 2023, tenemos la crónica de una muerta anunciada. Se irán, eso sí, con la despedida adecuada.

Lo cierto es que su salida del mercado era una posibilidad real, aunque no debido a la caída de las ventas. Entre los grandes ‘muscle cars’, el Dodge Charger fue el líder de ventas durante los seis primeros meses de 2022 con 38.459 unidades: le seguían el Ford Mustang (26.244), el Dodge Challenger (25.682) y el Chevrolet Camaro (11.255).

La clave está en que las cifras del segmento, en general, han bajado un 20% con respecto al mismo período del año pasado. Una cifra que demuestra cuánto les está costando encontrar su lugar en un futuro marcado por la electrificación.

Siete ediciones especiales

Sí, el Dodge Charger y el Dodge Challenger se van y lo harán por la puerta grande. Aunque Dodge no ha revelado cómo serán las últimas ediciones, sí ha desvelado que serán siete versiones: seis de estos modelos rendirán homenaje a los Dodge anteriores y el séptimo será, previsiblemente, el último de su especie.

Aunque estas ediciones especiales captan la mayor parte de la atención de Dodge, la marca no se ha olvidado de los modelos de producción estándar: cada Charger y Challenger que salga de las líneas de producción de Brampton (Ontario, EEUU) lo hará con una placa debajo del capó que rezará “Last call” (“Última llamada”) e incluirá la silueta del vehículo junto con las siguientes frases: “Diseñado en Auburn Hills” y “Fabricado en Brampton”.

Todo un festival ‘aftermarket’

Por otro lado, Dodge ampliará (aún más) su programa Jailbreak: el mismo que ha permitido a sus clientes personalizar sus ‘muscle car’ con características y opciones que generalmente no están disponibles. Esta opción estaba limitada a las variantes ‘Hellcat Redeye Widebody’, pero con motivo de la despedida también estará disponible para los modelos Hellcat 2023 más asequibles.

A la fiesta se unirá el equipo de Dodge’s Direct Connection con una larga lista de repuestos y la posibilidad de personalizar la carrocería en función de los gustos (y del bolsillo) del conductor: serán un lienzo en blanco. Estará disponible, también, el chasis Drag Pak y piezas de carbono firmadas por SpeedKore. La guinda del pastel la pondrá Drop Top Customs: si el cliente así lo quiere, transformará los ‘muscle cars’ de 2022 y 2023 en descapotables.

El futuro

Como veis, los ‘muscle cars’ de Dodge se marcharán con una celebración digna de su legado. La curiosidad reside, ahora, en el modelo que reemplazará a estos dos vehículos icónicos: teniendo en cuenta que el ‘muscle car’ eléctrico está programado para 2024, puede que no haya una brecha demasiado grande entre unos y otros… aunque las comparaciones siempre estarán ahí.