comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
SUV

3 MIN

El desplome de los diésel, los SUV, y el verdadero culpable del incremento de emisiones de CO2

Mientras la industria del automóvil acude con sus mejores galas a una de las citas más importantes del año en Europa, el Salón de Frankfurt 2019, en el que los coches eléctricos serán el gran atractivo, las noticias que nos siguen llegando acerca del trabajo para conseguir un tráfico en carretera más eficiente no son demasiado positivas. Lo que de nuevo nos lleva a un debate sumamente interesante, el de la caída de los diésel, el aumento de ventas de SUV y su repercusión en el incremento de emisiones de CO2. ¿Hay que seguir defendiendo al diésel? ¿Quién es el culpable de que cada vez se vendan más SUV? ¿A qué se debe el incremento de la media de emisiones de CO2 en coches nuevos?

La caída del diésel, los SUV y las emisiones de CO2

Un nuevo estudio de Transport & Environment recuerda que los fabricantes de automóviles aún están lejos de alcanzar los compromisos de reducción de emisiones de CO2 propuestos para 2021, exactamente a unos 25 g/km, de los 95 g/km que deben alcanzarse. Recordemos que cada fabricante tiene sus propios objetivos, sus propios umbrales, y que estos se basan en la media de las emisiones de CO2 homologadas por sus coches nuevos vendidos en la Unión Europea. Sus objetivos, a su vez, dependen de la masa de los vehículos vendidos, siendo este un factor corrector que garantice un tratamiento más justo, o benévolo, para los constructores.

En cualquier caso, en los últimos meses se ha producido un repunte de las emisiones de CO2 y Transport & Environment, apoyándose en este estudio, asegura que tiene que ver con la venta de SUV, y no tanto con el desplome de las ventas de diésel.

Las emisiones de CO2 medias de los coches nuevos están repuntando, y según T&E los principales culpables son los SUV, y no la caída del diésel

El Nissan Qashqai es el tercer modelo más vendido en España, solo superado por SEAT León y Dacia Sandero.

T&E culpa a los fabricantes por "su estrategia para promover las ventas de SUV, poco eficientes, y con emisiones altas", apuntando también a su "decisión de retrasar mejoras que contribuyen en la reducción de emisiones". Aquí es importante apuntar que es evidente que la industria ha jugado un papel fundamental en la promoción de los SUV y no tanto en promover coches más pequeños e inherentemente más eficientes. Pero quizás esto también debiera llevarnos al papel que ha jugado el comprador, que se ha dejado seducir por los SUV, y no por propuestas más racionales.

La moda de los SUV y el desplome del diésel

Según T&E, el principal culpable del repunte de las emisiones de CO2 más reciente ha sido el incremento de las ventas de SUV, que han pasado de una cuota del 7% en 2009 a un 36% en 2018. El estudio de T&E valora el incremento de las emisiones, desde 2013, como consecuencia del aumento de ventas de SUV, en 2,6 g/km.

Mientras tanto, la caída de los diésel tan solo habría supuesto un incremento de 0,25 g/km, también contrastando los datos de 2018, con los de 2013.