El motor de combustión interna sigue muy vivo: Toyota patenta un motor de compresión variable. Foto 1 de 2.