EuroNCAP endurece sus análisis con 5 nuevas (y exigentes) pruebas

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 
Direccion General Trafico Obligatorios Asistentes Velocidad Coche 02

Las pruebas de choque de EuroNCAP comenzaron a realizarse a finales de los años 90, revelando carencias estructurales en la protección a los ocupantes. Estas pruebas han contribuido enormemente a que la seguridad de nuestros vehículos sea muy superior a la del pasado. La institución europea no ha cesado de innovar en pruebas y análisis, adaptándose a los cambios tecnológicos del sector, especialmente si hablamos de asistencias electrónicas a la conducción. De cara a 2020, EuroNCAP endurece sus análisis con 5 nuevas y exigentes pruebas.

Prueba MPDB: David contra Goliath, o la compatibilidad de estructuras de choque

Es una prueba especialmente importante. La enorme popularidad de los SUV - y vehículos "altos" en general - deja en peor lugar a los vehículos de menor tamaño y peso que impactan contra ellos en caso de accidente. Sus ocupantes están más protegidos, a costa del perjuicio a los ocupantes del otro vehículo. Esta prueba pretende acabar con ello, analizando el comportamiento de una barrera deformable en un impacto frontal a 50 km/h, con un solapamiento del 50%. El objetivo es que los fabricantes de coches mejoren la "compatibilidad" de sus estructuras de absorción de impactos con la del resto de vehículos.

Se busca mitigar las lesiones en el otro vehículo, además de garantizar la protección de los ocupantes del vehículo analizado.

Protección de los ocupantes del otro lado del vehículo

En estos momentos no existen protocolos para garantizar la seguridad de los ocupantes situados al otro lado del vehículo. Por "otro lado" nos referimos al copiloto en un impacto lateral por el lado del conductor, o el pasajero de la plaza trasera derecha en un impacto frontolateral. En accidentes del mundo real, estos ocupantes sufren lesiones y muy pocos coches son capaces de mitigarlas. Se comenzará a valorar positivamente, por tanto, ejemplos como la inclusión de un airbag central entre las plazas delanteras - especialmente importante en coches pequeños.

Rescate, o seguridad post-accidente

Tras un accidente de tráfico, cada minuto cuenta para salvar vidas. EuroNCAP comenzará a valorar positivamente que los fabricantes pongan facilidades a los equipos de emergencia para excarcelar a los ocupantes de un coche accidentado - las "tarjetas de rescate" ya existen, pero son voluntarias y no todos los fabricantes las ponen a disposición del público. Su fácil disponibilidad y la efectividad de los sistemas de eCall, así como sistemas de frenado post accidente serán valorados muy positivamente en el futuro cercano por EuroNCAP.

El tiempo que la ambulancia o bomberos tarda en asistir a los ocupantes de un coche accidentado está en relación directa con sus posibilidades de supervivencia.

Asistentes para evitar accidentes en escenarios complejos

La frenada autónoma de emergencia (Autonomous Emergency Braking, AEB) ha sido un gran revulsivo para la seguridad de los coches, evitando miles de accidentes y atropellos. Comenzó funcionando con coches detenidos, pero pronto sus funciones se extendieron a ciclistas, peatones, animales y coches en movimiento. Los escenarios en los que el sistema funciona son cada vez más complejos, como es la realidad. Por ello, EuroNCAP someterá a los sistema AEB a una prueba en la que debe frenar ante nuestra invasión de un carril con tráfico en sentido contrario, simulando un giro a otro lado de una carretera o calle.

Direccion General Trafico Obligatorios Asistentes Velocidad Coche 01

Otra nueva prueba será la de la frenada automática ante un peatón mientras damos marcha atrás.

Asistente de fatiga

Por último, EuroNCAP valorará muy positivamente la introducción de serie de asistentes de fatiga en los coches nuevos. Estos asistentes controlan nuestro comportamiento - ya sean nuestros movimientos de volante o el número de veces que nos acercamos al borde de la carretera - para detectar si estamos cansados, y pedirnos que detengamos el coche y descansemos. Son efectivos y evitan accidentes. En un futuro, estos sistemas leerán nuestra cara y nuestros ojos para detectar el cansancio o distracción del conductor.

Lee a continuación: ¿Tiene sentido limitar la velocidad de los coches a 180 km/h?

Ver todos los comentarios 0