CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

4 MIN

Europa echa por tierra la solución más prometedora para salvar el diésel y la gasolina

David Clavero | @ClaveroD | 13 May 2022
Fuel Of The Future: Research Facility In Dresden Produces First
Fuel Of The Future: Research Facility In Dresden Produces First

El futuro de los combustibles sintéticos acaba de recibir un serio revés. Los denominados como e-fuels, diésel y gasolina obtenidos de forma sintética, estaban llamados a ser la última esperanza de los motores de combustión interna. Sin embargo la Comisión de Medio Ambiente de la Unión Europea acaba de poner punto y final a su recorrido comercial en los vehículos de nueva fabricación, pues a partir de 2035 estará prohibida la venta de cualquier coche nuevo que use un motor de combustión interna, sin importar el tipo de combustible que use.

El desarrollo de combustibles sintéticos es una de las grandes promesas en las que está trabajando la industria de la automoción en estos momentos, aunque también sectores como el naval o la aeronáutica están fuertemente implicados en pos de conseguir reducir su impacto medioambiental. El objetivo de los combustibles sintéticos es ofrecer un combustible compatible con los motores actuales, incluso con los más antiguos, pero reduciendo sensiblemente su huella en carbono al ser obtenidos mediante la captación de CO2, agua y energía renovable.

Los combustibles sintéticos son la única vía para poder seguir usando coches diésel y gasolina en Europa en las próximas décadas

Teniendo en cuenta esto, el uso de gasolina o diésel sintético consigue unas emisiones de CO2 neutrales, lo que les permite ser considerados como más sostenibles. Además, los e-fuels tienen tras de sí un importante valor añadido en forma de retrocompatibilidad, pues su desarrollo se está llevando a cabo con la intención de poder ser usados con las tecnologías y diseños de propulsores actuales, garantizando así una alternativa a los combustibles fósiles que empleamos en la actualidad.

Pero la última Comisión de Medio Ambiente de la Unión Europea ha decidido poner fecha de caducidad a esta tecnología, pues con el establecimiento del objetivo de cero emisiones para 2035, no se ha creado una excepción para los combustibles sintéticos. Por lo tanto, a partir de ese momento, e incluso antes, la venta de coches con motores de combustión interna alimentados por combustibles sintéticos dejará de tener interés para los fabricantes de coches.

Aunque esta decisión de la Comisión de Medio Ambiente todavía tendrá que ser aprobada por el Parlamento Europeo, todo apunta a que saldrá adelante sin demasiados problemas, fijando así la hoja de ruta que pretende descarbonizar el parque móvil del viejo continente. Marcas como Porsche o Audi han apostado de forma clara por los combustibles sintéticos, consiguiendo el apoyo de otros fabricante como Ferrari, Lamborghini, Mazda o Toyota, quienes han mostrado interés en el uso de e-fuels en pos de poder seguir fabricando coches con motores de combustión interna más allá del 2035.

A partir de 2035 los coches nuevos solo podrán ser eléctricos, ya sean a baterías o con pila de hidrógeno

Sin embargo no todo está perdido con los combustibles sintéticos en el sector de la automoción, pues aunque para 2035 ya no se podrán vender coches nuevos con motores térmicos, hasta ese momento aún queda más de una década por delante. Gracias a los híbridos enchufables el grueso de fabricantes pretende mantener con vida los motores de combustión interna todo cuanto sea posible, especialmente para dar vida a todos esos coches de gran tamaño y/o altas prestaciones. De este modo, al igual que en los combustibles actuales cada vez hay una mayor proporción de gasolina o diésel de origen vegetal, en los próximos años comenzará a integrarse combustible de origen sintético en la gasolina o diésel que repostemos.

Y si tenemos en cuenta que por ahora Europa solo pretende regular la venta de coches nuevos, los combustibles sintéticos son posiblemente la única esperanza para poder seguir usando nuestros coches actuales, lo que es un gran aliciente para que el desarrollo de esta tecnología siga adelante y así se consiga la total retrocompatibilidad.