ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

3 MIN

Ferrari ‘roba’ la idea a Tesla y solicita la patente de unos propulsores a gas para que sus deportivos ‘vuelen’

Ferrari, como buen fabricante de deportivos, siempre está buscando la manera de sacar más rendimiento a sus coches y, a buen seguro, tiene unos cuantos ases escondidos en la manga. En el Registro de Patentes de Estados Unidos hemos descubierto una pista sobre uno de ellos: una solicitud que revela que, en Maranello, están investigando los propulsores de gas que, en su día, prometió Tesla.

Elon Musk fue el primero en hablar de propulsores de gas para el Tesla Roadster: hace cuatro años aseguraba que formarían parte del paquete SpaceX. Un equipamiento opcional para su coche eléctrico, que consistía en unos pequeños motores parecidos a los que montan los cohetes y basados en unos compresores de alta presión. Estarían ubicados en la parte trasera y con ellos mejoraría la aceleración, la capacidad de frenado, el paso por curva y la velocidad máxima. Tanto que pasaría de 0 a 100 km/h en poco más de un segundo.

Ferrari Patente Propulsores Gas 01

El sistema de Ferrari

Ferrari presentó su patente a finales de 2019, el mismo año que Tesla anunció los suyos. En el documento se puede comprobar que el concepto es semejante, pero no igual. Los italianos han apostado por un compresor que se acopla al eje delantero o al trasero y trabaja con un intercambiador de calor, un dispositivo que transfiere el calor de un fluido a otro de menor temperatura: el objetivo es que la densidad del aire sea lo más alta posible. Todo el sistema, según las estimaciones del fabricante italiano, sumaría 40-45 kilos al peso del coche.

De esta forma, el compresor se puede usar para recuperar la energía del frenado y emplearla para comprimir el aire que, a su vez, podría servir para acelerar el coche, aumentar su velocidad en las curvas… Ferrari habría elegido depósitos de aire comprimido con una presión que oscilaría entre los 700 y los 900 bares: cifras que ya manejan los vehículos de hidrógeno.

Ferrari Patente Propulsores Gas 02

Los propulsores

El sistema de Ferrari habla de varios propulsores y en cada una de las ubicaciones cuenta con múltiples toberas. En la solicitud de la patente describen cinco boquillas por propulsor y cada una dispone de un orificio que se hace, progresivamente, más grande. La idea es que cuando el depósito esté lleno y la presión sea alta, se pueda utilizar la versión más pequeña del orificio para lograr la fuerza necesaria: Ferrari estima que sería de unos 5.000 N.

Cuando esté más vacío y la presión sea más baja, el sistema cambiará a una boquilla de mayor diámetro para entregar la misma fuerza, aunque con un empuje más corto. De esta manera, se puede lograr un impulso constante durante un período de tiempo más largo.

Recordemos: es una patente

La solicitud de una patente por parte de Ferrari no garantiza que los propulsores de gas vayan a llegar a producción. A menudo, las marcas del mundo del motor patentan tecnologías sin planes concretos para usarlas. En este caso, además, es solamente una petición: ni siquiera ha sido otorgada, pero, al menos, la idea existe. Y es que si este sistema (o uno parecido) se hiciera realidad, imaginad cómo de rápidos serían los modelos de Ferrari… teniendo en cuenta que, hoy en día, no son precisamente lentos.

Cargando...