CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Yamaha

2 MIN

El motor de tu próximo coche podría reemplazar sus piezas de plástico... por piezas de madera

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 29 Dic 2022
Conducir Con Viento Arbol Volvo
Conducir Con Viento Arbol Volvo

La sostenibilidad ha pasado a ocupar el primer plano en la industria del automóvil. No solo hablamos de la transición al coche eléctrico, si no de la reducción de emisiones en todos los procesos asociados a la fabricación de vehículos. Los coches de combustión interna y sus motores no son ajenos a esta transformación, si no que también pueden estar fabricados de forma más sostenible. Aunque gran parte de sus piezas sean metal y plástico, Yamaha está experimentando con restos de madera, con los que reemplazará piezas de plástico.

Es imposible reemplazar el metal de un bloque motor, pistones o válvulas. Pero en un motor moderno la tapa de balancines es de termoplástico, al igual que los impulsores de la bomba de agua, los tensores de una cadena de distribución o los colectores de admisión. Lo que Yamaha propone es sustituir algunos componentes de plástico por un nuevo material llamado CNF (Cellulose Nano Fiber), hecho a partir de madera. El material es una "aleación" de fibras de celulosa y plásticos conocidos como el polipropileno.

Yamaha está analizando la durabilidad y resistencia del material, que es un 25% más ligero que el plástico equivalente.

La madera empleada ya ha capturado dióxido de carbono durante su vida vegetal, y pueden emplearse subproductos de procesos industriales o restos de madera para fabricar CNF. Entre las ventajas de este material está su gran capacidad de reciclaje y un peso hasta un 25% inferior al de las resinas sintéticas usadas actualmente en motores. Yamaha no va a usar CNF para fabricar culatas o escapes - lógicamente - pero pensad en la carcasa de un termostato, una tapa de balancines o incluso poleas de la distribución.

La reducción de emisiones no es el único beneficio de usar CNF, si no también un importante ahorro de costes en materias primas de precio creciente. El material está siendo en estos momentos desarrollado y sus primeras aplicaciones comerciales llegarán en 2024. Y en cualquier caso, su introducción comercial será limitada en su lanzamiento: lo usarán en piezas de motos de agua y motores marinos. No obstante, las ambiciones de Yamaha son importantes con este material. Pretenden usarlo para construir piezas de motocicletas y otros productos.

Fuente: The Drive