CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Ford

4 MIN

El fallecimiento de dos jóvenes en un Ford Fiesta ST modificado y los peligros de la inhalación de monóxido de carbono

ford-fiesta-st-inhalacion-monoxido-carbono

Durante mucho tiempo la inhalación de monóxido de carbono se ha conocido popularmente como la muerte dulce, si es que ese adjetivo puede ser de alguna forma aplicable al término más temido por todos. Y la razón no es otra que el propio proceso de intoxicación por inhalación de monóxido de carbono, que lleva a una persona a sentirse adormecida y relajada poco a poco, hasta que cierra los ojos y no vuelve a despertar. Y esa es precisamente la razón por la cual las intoxicaciones por monóxido de carbono son tan peligrosas, por la dificultad del intoxicado para interpretar lo que le está sucediendo. En tanto nuestros coches generan monóxido de carbono, por el propio proceso de combustión del motor, los fallecimientos en el coche derivados de la inhalación accidental de monóxido de carbono son un riesgo real, aunque no un fenómeno muy común. Pero también son evitables. Y esa fue la causa del fallecimiento de dos jóvenes británicos en un accidente en su Ford Fiesta ST, que había sido sometido a modificaciones en su sistema de escape. Un accidente mortal el de este Ford Fiesta ST que no por atípico debería resultar menos preocupante.

¿Qué le sucedió a la pareja británica en el Ford Fiesta ST?

La posibilidad de intoxicarse en un coche por inhalación de monóxido de carbono es real, aunque no sea un fenómeno muy común

El pasado mes de diciembre, en Chelmsford, los servicios de emergencia recibían la llamada de un testigo que se había alertado por la presencia de un Ford Fiesta ST con el motor encendido y dos jóvenes desvanecidos. Al llegar las ambulancias solo pudieron certificar su fallecimiento. Horas más tarde, y tras los correspondientes estudios forenses, la policía de Essex descartaba que el fallecimiento de la pareja se debiera a un acto deliberado.

Todo apuntaba a que habían fallecido por una intoxicación por monóxido de carbono y las modificaciones que había practicado Thomas, el propio fallecido, a su Ford Fiesta ST, centrarían la investigación posterior.

3
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El peligro de realizar modificaciones incorrectamente y un pobre mantenimiento del coche

Una cadena de errores en la preparación que se realizó sobre este Ford Fiesta ST provocó la filtración de monóxido de carbono en el habitáculo

Tal y como leíamos estos días en algunos medios británicos (ver The Telegraph), la investigación ha concluido que la causa de la inhalación de monóxido de carbono que llevó al fallecimiento de estos jóvenes no fue otra que la existencia de un problema en las modificaciones que realizó Thomas en su Ford Fiesta ST, que llevaron a que el tóxico se filtrase en el habitáculo. Thomas, que lejos de ser inexperto en la materia, y según la propia investigación policial, tenía verdaderos conocimientos mecánicos y había trabajado como aprendiz en talleres de Ford durante más de un año, cometería una serie de errores en la preparación de su Ford Fiesta ST que llevaron a este triste desenlace final.

Según la investigación, en la que también habría contribuido Ford, el primer error habría estado en anular el catalizador de su Ford Fiesta ST, cuyo trabajo consiste precisamente en reducir la emisión de monóxido de carbono del sistema de escape. El segundo, no haber sellado correctamente la línea de escape. El tercero, haber instalado unas tomas de ventilación en el capó que facilitaron que el monóxido de carbono filtrado por la fuga se colase por el sistema de ventilación del habitáculo.

Ya en diciembre, la propia policía de Essex aconsejaba dejar este tipo de modificaciones a profesionales y revisar cuidadosamente la instalación. Así como también es importante realizar un mantenimiento adecuado del automóvil, para evitar que una avería puntual pueda convertirse en una tragedia.

La inhalación accidental de monóxido de carbono en coches

En cualquier caso, la intoxicación por monóxido de carbono en un coche en marcha sigue siendo un suceso raro, fuera de lo común. La mayoría de casos de inhalación accidental por monóxido de carbono en un coche se producen en garajes, y en espacios cerrados, por la acumulación de monóxido de carbono en el ambiente y una exposición prolongada mientras estaba encendido el motor. Este caso se ve reflejado a menudo, en la ficción, en personas que recurren al suicidio utilizando esta técnica.

Hace años ya vimos un caso, también bastante sorprendente, y documentado en vídeo, de un piloto que durante unas tandas sufrió una intoxicación por inhalación de monóxido de carbono y por suerte vivió para contarlo.

En Diariomotor: