Este Ford Mustang clásico correrá en Goodwood sin “nadie” al volante

 |  @sergioalvarez88  | 

El Goodwood Festival of Speed tendrá lugar este fin de semana en los dominios de Lord March, una enorme finca en la campiña inglesa, en la que hay también un espectacular ascenso – para disfrute de los miles de asistentes anuales al evento. Además de ser el lugar escogido por muchos fabricantes para presentarnos algunas de sus novedades más rabiosas, o más peculiares. Además de clásicos, coches únicos y otras locuras con ruedas, se suelen ver prototipos y proyectos experimentales. Es el caso de este Ford Mustang del año 1965, convertido en un coche autónomo por Siemens.

La empresa tecnológica alemana se ha asociado a la Cranfield University para este proyecto, concretamente a un departamento llamado Advanced Vehicle Engineering Center. Aunque los detalles del proyecto no son demasiado abundantes, sabemos que el coche ha sido equipado con sensores y radares Siemens de última generación, así como algoritmos de control y un GPS de altísima precisión. Estos sensores y radares están ocultos bajo su carrocería, que más allá de un vinilado con los logotipos de los patrocinadores, es perfectamente fiel al aspecto original del muscle car clásico.

El coche no ha sido completamente restaurado y conserva todos sus elementos mecánicos originales, incluyendo su motor V8 de 4,7 litros, alimentado por carburador.

Antes de que el coche recorra por sí mismo los 1,86 kilómetros que tiene el trazado de Goodwood, el equipo de desarrollo ha mapeado el recorrido en tres dimensiones. El coche solo tiene que recorrerlo sin cometer errores, o sin descontrolarse. Esto puede parecer sencillo en cualquier coche moderno, con dirección asistida eléctrica y una centralita electrónica capaz de controlar caja de cambios y funcionamiento del motor. Pero esta integración no es fácil en un coche clásico, carente de electrónica, con una mecánica carburada y un cambio automático de tres relaciones como único automatismo.

No sabemos cómo lo han logrado, quizá integrando motores eléctricos en el cuerpo del acelerador y columna de dirección. Desde luego, aparentemente el coche retiene su aspecto exterior e interior de serie. Solo un botón rojo situado junto al cambio lo diferencia de otros Mustang, e incluso este botón podría pasar por un simple cortacorrientes. El coche puede pasar a pilotarse en modo 100% manual con sólo apretar un botón. El coche ascenderá Goodwood por sí mismo, pero sí habrá alguien al volante por seguridad: será James Brighton, profesor de la Cranfield University.

El coche autónomo de la Robo Race también ascenderá Goodwood de forma autónoma, pero sí lo hará sin nadie al volante.

El profesor dejará que el coche haga su recorrido programado, y tomará los mandos una vez haya pasado la línea de meta. No será un ascenso fulgurante, esperándose que la velocidad máxima que alcance sea de unos 80 km/h. Con todo, esta integración de hardware autónomo en un clásico es todo un logro. Quizá esta sea la única forma que nos quede de disfrutar de nuestros queridos clásicos cuando todo el tráfico sean coches autónomos eléctricos.

Fuente: The Drive

Lee a continuación: El Mercedes T80 aparecerá en público por primera vez en la historia en Goodwood