comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Youtube Diariomotor

3 MIN

Ford Sierra RS Cosworth: prueba en vídeo de un icono deportivo de los ochenta (+43 fotos)

Ford Sierra Rs Cosworth Prueba P

Hoy os traemos un vídeo muy especial. Antes de la cuarentena y el confinamiento nos desplazamos a Asturias, donde pudimos probar un espectacular Ford Sierra RS Cosworth del año 1986. Un verdadero icono de los coches deportivos de los años ochenta, que te enseñaremos con todo lujo de detalles en nuestra última producción de nuestro canal de YouTube. Tras ver el vídeo, te quedará claro por qué es un coche tan especial, y por qué es un coche cuyo formato nunca volvió a repetirse más allá de aquellos finales de los años ochenta.

El Ford Sierra Cosworth nace a mediados de los años ochenta. Ford quería un coche deportivo asequible, un coche que pudiera ser competitivo en competición, con una atractiva versión de calle. Llamaron a Cosworth, con los que llevaban años trabajando en sus programas de competición, y les propusieron elevar un Ford Sierra a la enésima potencia. Cosworth desarrolló un nuevo motor 2.0 turbo de cuatro cilindros, con culata multiválvula, inyección electrónica, y sobrealimentado hasta los 204 CV por un turbo de enormes dimensiones.

El alerón del Sierra RS Cosworth, imitado hasta la saciedad, era una verdadera declaración de intenciones.

Instalado en un Ford Sierra de tres puertas y apenas 1.200 kilos de peso, conviertieron al RS Cosworth en uno de los coches más rápidos a la venta. Un coche cuyas prestaciones superaban a las de un BMW M3, por una fracción de su coste. En 1986, era claramente el "200 CV" más barato del mercado, y fue un arrollador éxito comercial en mercados como el británico. A ello no solo contribuyó un 0 a 100 km/h inferior a los 7 segundos, también contribuía una imagen muy agresiva y un alerón que ya se ha convertido en un icono por sí mismo.

El interior del Ford Sierra RS Cosworth era quizá su punto más discreto. Solo un volante específico y unos asientos Recaro daban pistas de lo que había bajo el capó, evidente de un simple vistazo al ver el exterior del coche. Y es que el Sierra RS Cosworth es uno de esos clásicos rebosantes de carácter, con un protagonismo absoluto de la mecánica. Es un turbo de la más vieja escuela, con muchísimo lag y una violenta entrada en escena de la potencia. Es un coche nervioso al límite, con una zaga a la que le gustará adelantarte si te pasas con el pedal derecho.

De serie monta un diferencial autoblocante mecánico. Pero no hay más ayudas a la conducción. El control de estabilidad es lo fría que tengamos la cabeza.

Tiene ese tacto analógico que echamos de menos en los coches modernos y emociona al conducirlo. Dejaré que mi compañero David G. Artés os lo cuente con más detalle en el vídeo que ilustra este artículo. Es una verdadera pena que aquél segmento de berlinas radicales y relativamente asequibles muriera en aquella época, asoladas fundamentalmente por la "marquitis". Desde Diariomotor, agradecemos a Miguel Jal, su propietario, la cesión de esta unidad para llevar a cabo esta prueba.

43
FOTOS
VER TODASVER TODAS