Detallamos el plan estratégico de futuro de Opel, en cuatro claves… ¡incluye un Opel Corsa eléctrico!

 |  @sergioalvarez88  | 

Opel acaba de presentar su plan estratégico para los próximos siete años, un ambicioso plan con el que la marca espera volver a la senda de los beneficios y convertirse en un actor imprescindible en el Grupo PSA, donde planea estar completamente integrado de forma inminente. Este plan ha sido llamado PACE!, y entre las dudas que nos despeja está el futuro de las instalaciones productivas de la marca. Por el momento, la marca no contempla ningún cierre productivo y la fábrica de Opel en Figueruelas (Zaragoza) tiene el futuro más que garantizado. Te desgranamos este plan estratégico, en cuatro claves.

1) Todos los Opel estarán electrificados en 2024, y el próximo Corsa será eléctrico

Gracias a su acceso completo a tecnologías del Grupo PSA, en el que ya está completamente integrada, todos los Opel a la venta en el año 2024 estarán electrificados. Es decir, serán híbridos, híbridos enchufables o eléctricos puros. Para 2020, Opel tendrá cuatro vehículos electrificados a la venta, y el primero de ellos será una versión enchufable del nuevo Opel Grandland X, el último lanzamiento de la marca – que ya hemos probado. La gran noticia es que habrá una versión completamente eléctrica del próximo Opel Corsa, que presumiblemente será lanzado al mercado a finales del año que viene.

Las diez familias de motores existentes en Opel pasarán a ser solamente cuatro en siete años. Esto permitirá aumentar las economías de escala y reducir costes.

2) Opel pasará a usar solamente plataformas y motores PSA

Opel tratará de ahorrar costes y aumentar las sinergias internas en el propio Grupo PSA. Y lo hará mediante el abandono de sus plataformas, compartidas actualmente en gran parte con vehículos de General Motors. Para 2024, las nueve plataformas existentes en Opel pasarán a ser solamente dos: las CMP y EMP2 del Grupo PSA, la primera para vehículos pequeños, y la segunda plataforma modular, para el resto de vehículos. Para 2024 todos los propulsores y cajas de cambio utilizados por Opel serán de origen PSA. Este cambio estructural se irá implementando poco a poco, para que las instalaciones productivas se adapten adecuadamente.

3) Rüsselsheim se encargará de desarrollar coches autónomos y tecnologías avanzadas

Una de las incógnitas con la venta de Opel al Grupo PSA, era qué ocurriría con las instalaciones de Opel en Rüsselsheim. Situadas cerca de Frankfurt, son un centro de competencia internacional, capaz de desarrollar y producir vehículos, desde el tablero de diseño hasta que el vehículo de producción abandona la fábrica. Rüsselsheim se transformará en un avanzado centro de I+D+i para todo el Grupo PSA, donde se trabajará en desarrollar asistencias avanzadas a la conducción, coches conectados, nuevas tecnologías de propulsión y por supuesto, los inevitables coches autónomos.

La marca quiere ahorrar 700 euros por vehículo producido, y cubrir costes produciendo 800.000 vehículos al año.

4) No habrá despidos, ni cierres, pero habrá que reducir gastos

Figueruelas puede respirar. Aunque la marca no ha detallado qué vehículos serán producidos en Zaragoza, es de esperar que la próxima generación del Opel Corsa y los Opel Crossland X se sigan produciendo en las instalaciones de Opel España. Opel ha prometido que no habrá cierres productivos, y que todas sus plantas serán adaptadas a la producción de vehículos sobre plataformas CMP y EMP2. Sin entrar en especificidades, han anunciado que un nuevo SUV de grandes dimensiones con plataforma EMP2 será fabricado en Eisenach y un segmento D construido sobre la misma plataforma ha sido asignado a Rüsselsheim, los cuarteles generales de la marca.

Opel afirma que su intención es evitar cualquier tipo de despido. Con todo, afirman que una reducción de costes laborales será necesaria. Se llevará a cabo de forma sensata, con mayores flexibilidades horarias, programas de voluntariado y jubilaciones anticipadas. Todas estas medidas están encaminadas a una obligada reducción de costes, que devolverán a la marca a la senda de los beneficios. La marca valora las sinergias productivas, técnicas y económicas con el Grupo PSA en 1.100 millones de euros para el año 2020, y la friolera de 1.700 millones de euros en el lejano año 2026.

Opel habrá entrado en nueve nuevos mercados para 2022. Entre estos mercados de exportación se cuentan los populosos Brasil y China.

5) Nueve lanzamientos desde ahora a 2020

Opel lanzará nueve nuevos vehículos hasta el año 2020, en poco más de dos años. Lo hará con un nuevo lenguaje de diseño, y el primero de ellos será una nueva generación de las Opel Combo, el año que viene. Estas furgonetas serán construidas sobre plataformas PSA, abandonando el acuerdo de cooperación existente con el Grupo FCA. Otro lanzamiento clave será la nueva generación del Opel Corsa a lo largo de 2019, así como un nuevo todocamino de grandes dimensiones y siete plazas, del que han mostrado un primer téaser. Será el hermano mayor del Opel Grandland X, completando la cartera de SUV de la marca alemana.

Lee a continuación: Con la entrada de Opel en el grupo PSA llegarán los recortes: ¿pero qué sucederá con sus productos y sus fábricas?