CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Economía

5 MIN

En España ya es imposible repostar por menos de un euro (no, en las gasolineras low cost tampoco)

Elena Sanz Bartolomé | 1 Jun 2021
Echar Gasolina Menos 1 Euro No Resizing 01
Echar Gasolina Menos 1 Euro No Resizing 01

Si acudes con cierta regularidad a la gasolinera y prestas atención a los precios te habrás dado cuenta de la escalada que han protagonizado de un tiempo a esta parte. Algo que han corroborado los datos del Índice de Precios de Consumo (IPC): durante los primeros cinco meses de 2021, el valor del combustible ha subido un 2,7%. Tanto es así que en España ya es imposible echar gasolina o diésel por menos de un euro. Ni en los establecimientos low cost.

Cada semana el Boletín Petrolero de la Unión Europea nos desvela el comportamiento de ambos al mismo tiempo que nos informa acerca del balance anual. En lo que va de año, el precio medio del litro de gasolina se ha encarecido un 12,6% y el del diésel un 11,5%. Cabe recordar que antes de Semana Santa los dos carburantes recuperaron los niveles previos a la pandemia del coronavirus consecuencia del repunte vivido desde noviembre de 2020. Una remontada que en el caso del diésel es del 17% y en el de la gasolina del 16%.

Por encima de un euro

La consecuencia de estos movimientos tiene, evidentemente, repercusión en el bolsillo del conductor: hoy en día es imposible repostar en España por cantidades inferiores a un euro. Lejos quedan los meses en los que los paneles de las estaciones de servicio nos devolvían cifras de 0,98 céntimos. Los datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) reflejan a la perfección esta situación: en lo que llevamos de 2021, el precio medio de la gasolina es de 1,298 euros y el diésel se paga, de media, a 1,166 euros. La gasolina 98 se sitúa en 1,457 euros y el gasóleo A+ en 1,262 euros.

Y si estáis pensando en recurrir a las gasolineras ‘low cost’ para intentar conquistar un precio por debajo del listón del euro… tenemos malas noticias para vosotros. Desde el mes de mayo ya no es posible encontrar combustible a ese precio en este tipo de establecimientos. Una vez más, recurrimos a los datos oficiales del MITECO: el precio de la gasolina oscila entre los 1,195 y los 1,273 euros mientras que la horquilla del diésel abarca desde los 1,050 hasta los 1,125 euros. So nos decantamos por las grandes petroleras, las cifras son algo mayores: 1,327-1,387 euros en el caso de la gasolina y 1,194-1,254 para el diésel.

Lejos de los máximos… por ahora

A pesar de la constante subida de precios, por el momento tanto la gasolina como el diésel están lejos de los máximos que marcaron en septiembre de 2012 cuando pasar por la gasolinera costaba 1,522 y 1,445 euros, respectivamente. Al mismo tiempo, las estaciones de servicio españolas siguen estando entre las más baratas de la Unión Europea (UE) y la Zona Euro, donde el litro de gasolina cuesta 1,476 y 1,528 euros y el del gasóleo tiene un precio de 1,318 y 1,340 euros.

¿Por qué están subiendo los precios?

Para comprender este encarecimiento hay que conocer las diferentes partes que componen esa cifra final: según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) y PwC, el 36% está marcado por el barril de Brent (el índice de referencia en Europa), el 50% (incluso algo más en el caso de la gasolina) son impuestos, el 12% corresponde a logística y comercialización y el 2% es el margen bruto mayorista.

Por lo tanto, una de las principales causa es la subida del barril de Brent que, en los últimos meses, se ha recuperado gracias a las perspectivas que existen sobre una mejora de la economía global a consecuencia de las vacunas contra el coronavirus.

Otra de las causas tenemos que buscarla en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y en sus aliados. Son ellos los que deciden cuánta materia prima se bombea: cuando, en 2020, la redujeron, el barril se revalorizó. Actualmente la producción diaria ronda los ocho millones de bd (barriles diarios), pero en mayo aumentará en 600.000, en junio se añadirán otros 700.000 y en julio se llegará a los 881.000. A todo esto, además, hay que añadir situaciones eventuales que pueden repercutir en el precio del petróleo como ocurrió con el encallamiento del Ever Given en el Canal de Suez, una zona por la que circula gran parte del petróleo refinado que se consume en el mundo.