comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

12 MIN

Mi experiencia personal: ¿cuánto cuesta mantener y usar un coche de segunda mano durante dos años?

Citroen Xsara Sergio P

Este es un artículo diferente al que encontraréis en otros medios de motor. Es un artículo que he tardado dos años en preparar, y que ha exigido una disciplina férrea en la obtención y tratamiento de datos. Es la historia de mi coche de segunda mano, y cuánto ha costado usarlo y mantenerlo durante los dos años y 47.153 kilómetros que ha pasado conmigo. Un artículo en el que os hablaré de averías, mantenimiento real, gasto de combustible, reparaciones y costes por kilómetro. Una buena guía para todo el que esté pensando en adquirir un coche de segunda mano, y no sepa cuánto dinero va a costarle realmente.

Esta es la historia de mi Citroën Xsara de batalla

En octubre de 2016 me acababa de mudar con mi pareja y sólo tenía en propiedad una pequeña moto para moverme por la ciudad. Cuando a ella le surgió un trabajo como profesora en diversos pueblos en torno a nuestra ciudad, nos vimos en la necesidad de comprar un coche rápidamente. Un coche que apenas tuvimos una semana para comprar, con un presupuesto que rondaba los 1.500 euros. Acudimos a varios concesionarios de la ciudad, y acabamos en un pequeño compraventa, que tenía un coche que encajaba más o menos con lo que buscaba: un flamanteCitroën Xsara Coupé del año 1999, con más de 230.000 km en su odómetro.

Elegí el Citroën Xsara por tener un motor diésel muy duro, y por su bajo coste de mantenimiento. En cuanto a calidad de materiales e interiores... corramos un tupido velo.

Elegí aquél coche por tener una mecánica sencilla, probada: un motor 1.9 turbodiésel con inyección mecánica y 90 CV, uno de los últimos motores de la época en carecer de electrónica. Pagué por el coche 1.700 euros, un precio elevado en relación al mercado de estos coches. Un precio que en parte justifiqué al recibirlo con un embrague completamente nuevo, y una correa de distribución recién cambiada. De chapa e interiores estaba bien, y tenía una radio de aftermarket con manos libres Bluetooth. Su aire acondicionado funcionaba bien, aunque no así su sistema de cierre centralizado.

La primera gran "inversión" fue una puesta a punto por parte de un mecánico de confianza, en la que se le ajustó el estárter, se le instaló el termostato que el anterior dueño había quitado, nuevos filtros, aceite y diversos detalles de menor importancia. Una revisión profunda por valor de 300 euros, seguida de otra revisión a los 5.000 km en la que se le cambiaron los discos de freno y pastillas delanteras, en bastante mal estado hasta entonces. La única vez que el coche sufrió una avería seria fue a los 244.154 kilómetros: la bomba inyectora comenzó a perder gasóleo, especialmente en frío.

Todos los cambios de aceite se llevaron a cabo cada 10.000 km, 5.000 km antes de lo recomendado por el fabricante.

Se llevó el coche a un taller especializado en inyección diésel. El bombero desmontó la bomba inyectora, y le instaló nuevas juntas y retenes, además de verificar su buen funcionamiento. Esta reparación costó casi 500 euros, y vino acompañada de la instalación de unas nuevas llantas de 15 pulgadas, con sus correspondientes neumáticos Hankook en la medida original del coche. De serie el coche tenía unas llantas de 17 pulgadas, demasiado grandes - y horteras - para la potencia del coche. Sus neumáticos de perfil bajo penalizaban el confort y eran de marca china desconocida.

Los neumáticos fueron adquiridos a un forero de Forocoches, que los había montado por error con un código de velocidad inferior al requerido por su coche. Se los compré con apenas 300 km de uso, por un precio muy inferior al de mercado. Incluyendo tornillería, montaje y nuevas válvulas, la broma salió por algo más de 300 euros. La venta de las llantas que venían con el Citroën compensó la adquisición de las nuevas llantas, procedentes de una versión VTS. Todos los gastos serán incluidos en una tabla más adelante y pueden ser consultados en Spritmonitor, a través de este enlace - transparencia ante todo.

Un coche entrado en años debe ser tratado con mimo y suavidad. Siempre respeté sus tiempos de calentamiento y enfriamiento, asegurándome una correcta lubricación del turbo y otros componentes de la mecánica.

Curiosamente, la siguiente avería se manifestó a los pocos kilómetros de cambiar neumáticos y reconstruir la bomba inyectora. La caja del termostato se partió y el coche perdió todo el anticongelante en cuestión de segundos. Por fortuna pasó justo al aparcar el coche en mi plaza de garaje. Pude acercar el coche a mi mecánico de confianza sin que llegara a calentarse de nuevo, que me instaló una nueva caja por apenas 30 euros. Por fortuna, el resto de mi experiencia de uso fue mucho menos problemática, y el coche no volvió a averiarse, más allá de necesitar un nuevo vaso de expansión para el refrigerante, a los 276.957 km.

Aún así, el gasto concentrado en torno a los 245.000 km me hizo cambiar radicalmente mi aproximación al mantenimiento del coche. Decidí que el coche no volvería a pisar el taller a no ser que fuera estrictamente necesario. Los cambios de aceite - y filtros, tanto de aceite como de aire y combustible - los pasé a hacer yo en un box de alquiler, y yo mismo le cambié dos amortiguadores traseros, las rótulas de la dirección, una bieleta de la barra estabilizadora y una rótula axial de la dirección. Hasta entonces jamás había tocado un coche más que para conducirlo, y lo aprendido con el Xsara han sido valiosas lecciones que siempre me acompañarán.

Los tutoriales de YouTube y el foro de Xsarausuarios, así como un manual Haynes de taller fueron mis mejores aliados para ello.

Considero mantenimiento la instalación de nuevos amortiguadores o rótulas de dirección. El comportamiento del coche pasó a ser mucho más estable y seguro. Me he ahorrado mucho dinero haciéndolo yo mismo.

¿Cuánto dinero ha costado ser el propietario de un coche usado durante dos años y 47.000 km?

Entonces, ¿cuánto ha costado todo esto? Desglosemos los gastos. En primer lugar, vamos con los gastos de mantenimiento.

ConceptoKilometrajeImporte
Cambio de aceite232.453 km50 euros
Discos de freno delanteros, y pastillas237.887 km175 euros
Aditivo limpia inyectores240.077 km15 euros
Cambio de aceite242.881 km46 euros
Escobillas de los limpiaparabrisas243.594 km25 euros
Neumáticos nuevos, tornillería y válvulas244.189 km302,15 euros
Aditivo de limpieza de inyectores247.929 km18 euros
Nuevo filtro de combustible250.602 km8 euros
Cambio de aceite252.619 km49 euros
Nuevas rótulas de dirección y paralelo254.568 km59,50 euros
Dos neumáticos delanteros y llanta reconstruida (bordillazo)255.245 km216 euros
Limpieza profesional del interior256.662 km90 euros
Cambio de aceite261.610 km43,34 euros
Nuevo filtro de aire264.099 km16 euros
Cambio de aceite y filtro de combustible271.493 km48,66 euros
Nuevos amortiguadores KYB Premium276.832 km128 euros

TOTAL1.289,65 euros0,027 euros/km

Vamos a continuación con los gastos originados por las reparaciones.

ConceptoKilometrajeImporte
Primera puesta a punto (estárter, termostato, etc.)232.453 km250 euros
Reconstrucción bomba inyectora244.154 km493,15 euros
Caja del termostato244.202 km30 euros
Nuevo vaso de expansión276.957 km33,50 euros
TOTAL806,65 euros0,017 euros/km

Además, no podemos olvidar el principal componente de gasto de un coche durante casi dos años y 50.000 km: usarlo. El coche se ha bebido 2.576 litros de gasóleo, generando un gasto de 2.818,86 euros. A ello le tenemos que sumar el coste de los dos años de seguro que he pagado - un total de 571,28 euros - y el Impuesto de Circulación del coche, que en mi ciudad ha ascendido a un total de 240 euros, 120 euros anuales. Por fortuna, no he recibido una sola multa con este coche, y he decidido no imputar como gastos el dinero gastado en su limpieza y aspirado rutinarios.

ConceptoImporte
2.576 litros de gasóleo2.818,36 euros
Seguro a terceros básico571,28 euros
I.V.T.M.240 euros
Dos ITV76 euros
TOTAL3.705,64 euros; 0,078 euros/km

El coche fue vendido hace apenas un mes, por un importe de 750 euros. Podría decir que ser el propietario de la máquina me ha costado 950 euros, pero en ese caso sólo estaría contando la depreciación de valor que he sufrido por haberlo usado, que ha sido del 56% en porcentaje pero muy baja en términos absolutos. Teniendo en cuenta esta depreciación, lo recuperado con la venta y todos los gastos generados por el vehículo en los dos años exactos que lo he disfrutado, el coche me ha costado 6.001,86 euros. Si lo traducimos en coste por kilómetro, estaríamos hablando de 0,13 euros por kilómetro recorrido.

ConceptoImporte
Depreciación950 euros
Mantenimiento1.289,65 euros
Averías806,65 euros
Gastos operativos3.705,64 euros
GASTO TOTAL6.001,86 euros
COSTE POR KM0,127 euros

¿Es caro ser el dueño de un coche de segunda mano?

Un coche nunca es un buen negocio, como decía mi padre. En dos años me ha costado casi 6.000 euros exactos. El "servicio de movilidad" que el coche me ha ofrecido ha costado un total de 3.000 euros al año, o 250 euros al mes con TODO incluido. No podemos olvidar que se trata de un coche de confort cuestionable, sistemas de seguridad activa casi inexistentes - tenía ABS y gracias - y casi 20 años a sus espaldas. ¿Es este artículo extrapolable a cualquier otro coche de segunda mano? Mucho me temo que la casuística es demasiado variada. Cada coche de segunda mano es un verdadero mundo.

El coche ha estado lo mejor cuidado y mantenido que he buenamente podido, y a su conservación ha contribuido positivamente el hecho de que el coche ha sido usado casi exclusivamente en carretera y autovías.

He evitado tener que hacerle la distribución o cambiar su embrague, dos mantenimientos que habrían sido realmente caros. Con todo, no se ha escatimado dinero a la hora de tener el coche en buen orden de marcha. Podría haber seguido usando el coche hasta los 300.000 km, o incluso más allá. Inevitablemente, ello habría implicado más averías y mantenimiento. Un rodamiento ya estaba haciendo ruido, y el taco antipar del motor pedía a gritos una sustitución. Aunque el sistema de sobrealimentación jamás dio un solo problema, pero nadie me podría garantizar no tener una rotura de turbo u otra avería seria.

Pese a ello, las experiencias vividas con el coche y los viajes de miles de kilómetros cruzando la Península Ibérica no se pueden cuantificar en dinero contante y sonante. Tampoco es sencillo poner un precio a los conocimientos que he desarrollado sobre mecánica y mantenimiento. El balance ha sido muy positivo, pese a todas las frustraciones y momentos amargos que vienen de la mano de cualquier coche con 20 años en su chasis y mecánica. Un coche nuevo y moderno será con toda seguridad más fiable, cómodo y seguro, pero... ¿compensa económicamente frente a un coche de segunda mano?

El mantenimiento del coche "en la casa" suele ser más caro que un taller independiente, y no hay punto de comparación con el mantenimiento "DIY".

Dejando a un lado los costes de mantenimiento de un coche con motor moderno - especialmente si hablamos de los sistemas anticontaminación de un diésel moderno - hemos de recordar la gran depreciación que sufre un coche nuevo. Un generalista como el SEAT León o el Peugeot 308 puede perder la mitad de su valor en cinco años de utilización. Estamos hablando de una depreciación de 10.000 euros en un lustro, no de mil euros en un par de años. Si conseguimos evitar una parte importante de la depreciación de un coche, estaremos a la larga ahorrando un dinero importante. Algo que termina siendo clave en un coche de segunda mano.

Podría escribir otras 1.000 palabras hablando sobre el coste de potenciales averías de un coche moderno o su mantenimiento, pero es hora de asumir que los que compramos coches de segunda mano suele ser porque no podemos (o queremos, pero normalmente no podemos) asumir el sacrificio económico que supone comprar un coche nuevo. Por no hablar del estrés que genera saber que todos los meses he de destinar parte de mi salario a devolver al banco la deuda que he contraído para comprar el coche. No sé, puede ser que esté demasiado chapado a la antigua. Sí, el sustituto de mi Citroën Xsara ha sido otro coche de segunda mano.

El reemplazo de mi Citroën Xsara ha sido un Saab 9-3 SportHatch del año 2006, con motor 1.9 TiD de 150 CV.