El taxi convoca huelgas y paros masivos en protesta por la competencia de Uber y Cabify: ¿cuáles son sus reivindicaciones?

 |  @sergioalvarez88  | 

Durante todo el día, el sector del taxi de España se encuentra en pie de guerra. Han convocado paros por toda la península, que buscan llamar la atención del público acerca de la competencia desleal que practican al sector empresas como Uber o Cabify, que operan amparadas en licencias VTC – alquileres de vehículo con conductor. El sector ha convocado una huelga de doce horas en Madrid, de seis de la mañana a seis de la tarde. A este paro se han sumado ciudades como Barcelona, donde la huelga es total, de 24 horas. ¿Cuáles son las reivindicaciones de los taxistas? ¿Cómo afectará este paro al futuro del sector?

El Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre (ROTT) está paralizado por una reclamación de la CNMC, pendiente de ser valorada por la Audiencia Nacional.

La principal reivindicación tiene que ver con el número de licencias VTC, fórmula bajo la que operan Uber y Cabify. Los taxistas quieren que se cumpla el Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre (ROTT), en el que se explicita que no debe de haber más de una licencia VTC por cada 30 licencias de taxi. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) recurrió algunos artículos de este reglamento, aprobado en los últimos compases de la pasada legislatura. En estos momentos, se está esperando a que la Audiencia Nacional decida si el recurso de la CNMC es aceptado.

Imagen: así estaba la parada de taxis de Barajas esta mañana. (Foto: David Villarreal)

Ya que el Reglamento se encuentra en un estado de parálisis, la proporción de licencias VTC con respecto a las licencias de taxi se ha disparado: según datos de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, en estos momentos existen 11,84 licencias de taxi por cada licencia de VTC. En Madrid, la proporción sería aproximadamente de 7 a 1, en vez de las 30 a 1 que exige el Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre (ROTT). El sector del taxi considera que el ROTT sigue vigente, y afirma que está sufriendo una fuerte competencia desleal por parte de Uber y Cabify. La tensión entre taxistas y VTCs es en estos momentos muy alta.

Según datos de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, en estos momentos existen 11,84 licencias de taxi por cada licencia de VTC.

Las empresas como Uber y Cabify sostienen que están operando en un marco estrictamente legal, y que sus precios, inferiores a los del taxi, están ayudando a las economías domésticas. Cabify ha emitido un comunicado en el que respeta el derecho a huelga del taxi, afirmando que la sustitución del vehículo privado en las ciudades es un objetivo que beneficia a todos. La postura de Cabify es conciliadora, mientras que Uber es mucho más combativa: han presentado recientemente un informe de Analistas Financieros Internacionales que defiende la completa liberalización de las licencias VTC a nivel nacional.

Aprovechando la huelga del taxi, Uber ha lanzado una agresiva campaña promocional, con trayectos dentro de Madrid a sólamente 5 euros. En definitiva, están echando más gasolina a un fuego que ya arde con fuerza. El sector del taxi es tradicionalmente combativo, y es gravado por los ayuntamientos y el estado con multitud de tasas e impuestos, además de estar obligados a contratar seguros de responsabilidad civil muy caros. La Confederación de Taxistas Autónomos de España (CTAE) también ha criticado las duras condiciones laborales de los conductores de VTC, ya que en muchos casos, los coches pertenecen a empresas, no a los conductores.

Uber y Cabify afirman que están operando en un marco estrictamente legal. La pelota está en el tejado de las administraciones.

Hasta ahora, el sector del taxi estaba aislado de la competencia en prácticamente todas las ciudades, y los precios de las licencias reflejaban el valor de este mercado cautivo. No obstante, es evidente que el panorama de movilidad en las ciudades está cambiando de forma radical, con opciones novedosas como car2go, emov o Bluemove, que se suman al transporte público, Uber y Cabify como alternativas al taxi. Más de 20.000 taxistas marcharán desde Atocha a las inmediaciones del Congreso de los Diputados, defendiendo su modelo de negocio, y protestando contra el Ministerio de Fomento, que prometió garantizar una convivencia pacífica entre taxis y VTCs.

La patronal del taxi estima que del sector viven unas 100.000 personas en nuestro país, tanto asalariados como autónomos.

Fuente: eldiario

Lee a continuación: La tecnología que hace nuestros coches más seguros los acerca al siniestro total en caso de accidente

  • X 2.0

    Cabify es otra empresucha de pandereta neoliberal, todo a base de falsos autónomos, objetivos, puteo y encima hacen pagar al trabajador cualquier golpe o daño en el coche aunque no sea culpa suya.
    Vaya banda de mangantes. Estoy totalmente a favor de los taxistas.

  • Vikingog

    Competencia desleal???? piden 30:1?? JAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJ!!!! Poneos a Estudiar Economía!

  • Borja Pancete

    Es un sector que vive de los turistas, también debería ofrecerse esa liberalización del mercado de trabajo para los transportes del ayuntamiento adaptado para personas con poca movilidad.
    Y echar huevos a los políticos tampoco les va a servir.

  • Jubur

    Entiendo los taxistas, pero que ellos entiendan a los usuarios, EL TAXI ES MUY CARO

  • Luis Angel García Hernández

    UBER y CABIFY están modificando la movilidad urbana. En México han sucedido situaciones muy similares a las ahora vividas en España; aunque de este lado del charco los taxistas han sido violentos con las personas que trabajan mediante aplicaciones.
    En México existe otras aplicaciones como EASY TAXI, que usan los taxistas reglamentados por el Estado que así lo desean y que ayudan ante la competencia que representan las plataformas más populares.
    Aunque, tanto gobiernos como empresas, parece que lo que buscan es explotar este mercado y sacar jugosas ganancias. En ambas naciones sucede el mismo fenómeno derivado de los impuestos que pagan los taxis regulado.
    Con estos sucesos, parece que el siguiente paso puede ser que el Estado cobre menos impuestos a los taxistas (jajajajaja) o que empiece a cobrar a los choferes que usan las aplicaciones; aunque a mi parecer sería ideal que el gobierno ideara una aplicación en conjunto con los taxistas y que ellos ofrecieran un mejor servicio.

    • Diego Montenegro Corral

      En España ya existen aplicaciones de ese tipo, como Pidetaxi, que opera en muchas ciudades de toda España.
      En cuanto a lo de mejorar el servicio, ya lo escuché (o leí) muchas veces, lo que nunca explica quien lo dice es en qué aspectos necesitaría mejorar. ¿Podrías dar algún ejemplo en concreto? Gracias :)

      • Luis Angel García Hernández

        En México a pesar de pasar una inspección mecánica, claramente los vehículos que usan en las aplicaciones están en mejores condiciones, podríamos empezar por ahí. Las aplicaciones les cobran más del 10% del costo del servicio a las personas que ofrecen el servicio; si esta cuota fuera menor por parte de una aplicación en coordinación con el gobierno, créeme que muchos la usarían.
        Hace poco #DiarioMotor publicó un artículo en el que da las razones por las que en Japón este tipo de aplicaciones no han funcionado y es con relación al tema que estamos tratando.
        Saludos!!!

  • Jesus25

    No se dan cuenta, pero el taxi al igual que otros oficios tienen las horas contadas.

    Da igual que hagan huelga o no, que en el pasado se aprovechasen algunos……..
    que se dediquen a quemar coches de uber u otras compañias…..

    Todo tiene su fin, la tecnología hará por ellos lo que ahora hacen.

    y LÓGICAMENTE si nacen alternativas modernas, más útiles y beneficiosas al bolsillo
    del consumidor, pues bienvenido.

    • Jesús25

      Y añado, no viene al tema, pero hablando de avances, progreso… me gustaría que avanzase la operativa de hacienda y demás entes públicos y que se fueran al paro más de un inútil y vagos/as que solo saben tocarse los cajones, hacer sacar de quicio a la mayoría de personas con poco tiempo y que solo ponen trabas para hacer lo menos posible.