Las ITV podrían predecir el riesgo de sufrir un accidente al que se expone un coche

 |  @davidvillarreal  | 

Una de las obsesiones de la Dirección General de Tráfico en los últimos años ha sido la de recordar a los conductores lo importante que es el mantenimiento de sus coches para estar seguros en la carretera, o incluso de los efectos que el envejecimiento del parque automovilístico podría tener en la seguridad vial. Estaréis conmigo en que la antigüedad de un coche no necesariamente multiplica el riesgo de sufrir un accidente. De hecho eso es algo que hemos discutido en más de una ocasión, recordando que habría que tener en cuenta otros factores, como el kilometraje recorrido, para obtener una estimación rigurosa de la peligrosidad de un automóvil, en función de factores como lo que en este caso denominan como exposición. Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (ver proyecto, se ha propuesto estimar el riesgo de los coches en función de sus características y antigüedad mediante los datos registrados en las ITV.

El equipo de la Universidad Politécnica de Madrid habría centrado su atención en el grupo de vehículos más popular, el de los turismos, y el que también representa un mayor número de víctimas. La base de datos de que se ha dispuesto para este estudio contaría con 6.290 millones de registros con 36 variables cada uno. En la fase inicial del proyecto era necesario filtrar todos esos registros y descartar las variables que no tengan incidencia en los objetivos que se buscan analizar, en este caso el riesgo de sufrir un accidente.

Gracias a estos estudios, se llegaría a conclusiones interesantes, como que los vehículos más nuevos tienen una mayor movilidad que los más antiguos, y los vehículos conducidos por conductores mayores de 65 años suelen tener una movilidad menor.

El empleo de métodos estadísticos para determinar la exposición de los vehículos al riesgo de sufrir un accidente mediante parámetros registrados en las ITV se antoja como una aproximación mucho más rigurosa del estudio que generalmente se hace de los accidentes que se han producido y parámetros como la edad del conductor o la antigüedad del vehículo

Lo cierto es que este proyecto para conocer el riesgo de un automóvil desde una visión global y rigurosa, que no tenga únicamente en cuenta factores como su antigüedad, nos convence. Debería evitar por otro lado titulares a menudo alarmistas, como algunos que hemos leído en los últimos años, acerca de lo peligrosos que son los coches antiguos, o los conductores de edad más avanzada, teniendo en cuenta otras variables como el kilometraje recorrido en esos coches, y por esos conductores, para contar con un factor muy importante que en este estudio se denomina exposición.

Ahora bien, las distracciones y el factor humano, tal y como reflejan muchas de las estadísticas de la Dirección General de Tráfico, son el principal causante de los accidentes en España. Con lo cual aún hay mucho que estudiar acerca de la naturaleza de los accidentes de tráfico, y más allá de los parámetros que pueden controlarse en las Inspecciones Técnicas de Vehículos, para conocer por qué se producen esos accidentes y, lo que es más importante, para tomar decisiones y llevar a cabo estrategias para acabar con esta lacra de las sociedades modernas.

Lee a continuación: Si suspendes la nueva ITV tendrás que demostrar quién y cómo reparó tu coche

  • ANTONIO

    La edad del vehiculo, no importa..puede tener 40 años años, siempre y cuando este en funciones optimas operativas. con sus revisiones al dia, Un accidente no depende solo de esto, tambien influyen las carreteras con sus puntos negros y las condiciones del conductor tales como despistes, ir atendiendo el telefono movil, conversando, borracho, drogado, no hay que demonizar el vehiculo viejo solamente. En los nuevos los conductores se confian de que llevan sistemas de seguridad avanzados, pero hay que recordar que estos sistemas funcionan a (x) velocidades y no haciendo el gamberro.

  • javi

    me sumo a la opinión, un vehículo viejo no es más peligroso que uno nuevo si está bien mantenido, es más si el coche tiene 30 o más años, es seguro que su conductor lo cuida como a su propio hijo, por otra parte los vehículos nuevos con la abrumadora cantidad de sistemas avanzados que tienen convierten a sus conductores en auténticos zombis al volante