CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

3 MIN

La multa más dura: una jueza alemana ordena vender su BMW 440i a un conductor que excedió todos los límites de velocidad

Elena Sanz Bartolomé | 28 Oct 2021
Bmw 440i Multa Alemania  01
Bmw 440i Multa Alemania  01

En España las multas por exceso de velocidad pueden provocar un considerable agujero en nuestro bolsillo, pero, de momento, no llegan al nivel de dureza de las impuestas en Alemania. Un país considerado por muchos por la meca de los ‘petrolhead’ por razones como Nürburgring, las famosas Autobahn o la cantidad de prestigiosos fabricantes que allí residen… que también tiene estrictas normas de circulación. Y si no que se lo digan a un conductor al que le han obligado a vender su BMW 440i por exceder todos los límites de velocidad.

A buen seguro, este joven de 23 años natural de Ludwigsburg (una ciudad ubicada a unos doce kilómetros al norte de Stuttgart) hubiera preferido pagar una cuantiosa multa, pero la jueza que ha llevado su caso estimó que el castigo debía ser otro para enseñarle una lección que no olvidará jamás: a la sanción económica hay que sumar la pérdida del carnet… y la obligada venta del BMW Serie 4 con el que cometió la infracción.

45
FOTOS
VER TODASVER TODAS

A 100 km/h por la ciudad

Vamos con los hechos. Tal y como informa el periódico local Stuttgarter Nachrichten y Carscoops, el joven estaba quemando rueda y haciendo trompos en una plaza junto a sus amigos. Cuando llegó la Policía, entró en pánico y huyó del lugar: según los agentes, alcanzó velocidades de más de 100 km/h en el centro de la ciudad mientras ignoraba los semáforos en rojo e incluso conducía por una acera.

Aunque intentaron perseguir al BMW, no pudieron seguirle el ritmo porque la persecución se volvió peligrosa para el resto de usuarios de la vía: “Sacamos el máximo provecho a nuestro vehículo oficial con sus 192 CV y no conseguimos alcanzarlo. Nos dimos por vencidos porque no era responsable circular a 120 km/h dentro de la urbe”. El conductor fue arrestado, más tarde, en una estación de bomberos.

La particular multa

En el juicio, el conductor del BMW admitió haber intentado huir de la Policía y haber superado los límites de velocidad. Alegó, además, que se bloqueó cuando vio a los agentes debido al estrés que había experimentado durante la pandemia y la pérdida de ingresos. Sin embargo, la jueza Anne Bollacher fue implacable con su sentencia: varias multas, la retirada del carnet… y la obligación de vender el Serie 4 en un plazo de tres meses.

A esto hay que añadir que el joven tendrá que entregar 7.000 euros de la venta a las arcas públicas y si ignora esta orden o no consigue deshacerse de él, el coche será confiscado. La jueza alegaba que un vehículo rápido “no es un juguete, sino que puede convertirse en un arma. Durante su fuga podría haber herido gravemente a una madre que estuviera paseando con su bebé o a un peatón”.

Vídeo destacado del BMW Serie 4