comscore
MENÚ
Diariomotor
Ford

5 MIN

Lavado de cara para el Ford Mustang: te contamos sus cambios mecánicos y tecnológicos en 4 claves

ford-mustang-2018-p

El Ford Mustang, el pony car por excelencia, el deportivo americano más icónico de todos los tiempos, acaba de renovarse. El Ford Mustang 2018 llega con un lavado de cara que actualiza su imagen y aumenta su dotación tecnológica de manera exponencial. También hay cambios en mecánicas y equipamiento, como la supresión del motor 3.7 V6 Ti-VCT de acceso en el mercado estadounidense. Te contamos cómo ha cambiado el Ford Mustang, y si logra seguir siendo igual de atractivo. ¿Debería tener miedo el Chevrolet Camaro?

1) ¿Más agresivo? Clara evolución estética en frontal y zaga

También estrena nuevos colores, como el Orange Fury, en el que el Mustang que acompaña a este texto está pintado.

El mayor cambio de este lavado de cara se centra en el diseño del Ford Mustang. El frontal recibe la mayor parte de cambios, con unas ópticas en las que se ha introducido un pequeño quiebro. La calandra cambia sus proporciones ligeramente, y el paragolpes reordena sus aberturas inferiores. Pienso que su aspecto es algo más "tristón" y menos agresivo que el modelo saliente, pero desde algunos ángulos la evolución parece positiva. Es uno de los puntos más conflictivos de este lavado de cara, que a buen seguro polarizará a los fans.

12
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Todo el conjunto frontal es ligeramente más bajo, más cercano al suelo. La zaga también ha cambiado, aunque lo hace de forma mucho más sutil. Sin ir más lejos, los icónicos pilotos traseros, que cambian sus tres barras verticales por tres barras ligeramente curvadas. Parecen tres paréntesis, pero no desmerecen al conjunto en absoluto. Hilando fino también es posible ver ligeros cambios en el paragolpes, y se estrena un spoiler opcional, que se puede ver especificado en el Mustang que acompaña este texto.

2) Adiós al V6, hola a una nueva caja automática de 10 relaciones

El motor 5.0 V8 ha sido dotado de un nuevo sistema de alimentación de combustible, combinando inyección directa e indirecta.

En el plano mecánico, hay novedades. Sin ir más lejos, el motor 3.7 V6 Ti-VCT de acceso - este atmosférico no estuvo disponible en Europa, pero sí en su mercado nativo - desaparece, completamente canibalizado por el 2.3 EcoBoost, que con sus 317 CV ya era más potente. Tanto el 2.3 EcoBoost como el 5.0 V8 han sido revisados en profundidad, con incrementos en prestaciones y eficiencia que Ford aún no ha detallado. En el caso del V8, Ford ha combinado por primera vez inyecciones directa e indirecta.

La gran novedad es la incorporación de una nueva caja de cambios automática, con nada menos que 10 relaciones. Esta caja de convertidor de par ha sido estrenada en las Ford F-150 y también es compartida con General Motors, que la ha estrenado en el Chevrolet Camaro ZL1. Es muy rápida y debería mejorar de forma considerable los consumos del pony car de Dearborn. La caja de cambios manual del Ford Mustang GT también ha sido modificada, estrenando un embrague bimasa para un mejor control de los cambios de marcha.

3) Instrumentación 100% digital, más conectividad y más seguridad activa

¿Pensábais escaparos de este párrafo? Por supuesto que no. Una de las grandes novedades y una primicia en el segmento, es la instrumentación 100% digital del Ford Mustang. Es un movimiento que comparte tendencia en la industria. Completamente personalizable, tiene 12 pulgadas y alta resolución. Gracias al sistema MyMode, el conductor del Ford Mustang podrá seleccionar que información quiere ver en cada uno de los tres modos de conducción disponibles, Normal, Sport y Track.

El sistema de infoentretenimiento SYNC Connect 3.0 es totalmente compatible con Apple CarPlay. De la mano de la aplicación FordPass para smartphone podremos arrancar de forma remota el coche, localizarlo o abrir y cerrar sus puertas. Es un sistema muy parecido al OnStar de General Motors, para haceros una idea. El Ford Mustang es también más seguro, gracias a un nuevo sistema de frenado automático con detección de peatones, el control de crucero adaptativo o avisador de cambio involuntario de carril.

4) Dinámica de conducción mejorada

El Ford Mustang también ha modificado su respuesta y su dinámica, con el objetivo de implicar más al conductor en la conducción. Estrena suspensión de control magnético MagneRide - disponible en el Performance Package opcional - que modifica su dureza en tiempo real según las condiciones del firme. Ford también ha revisado amortiguadores, barras estabilizadoras y brazos de suspensión, resultando en una mayor firmeza y aceleración lateral. Podremos controlar la nota de los escapes, dotados ahora de válvulas de mariposa.

En Diariomotor:

Vídeo destacado del Ford Mustang