Advertisement

Los secretos del nuevo Mazda 3: ¿qué es G-Vectoring Control Plus?

 |  @davidvillarreal  | 

Si algo nos ha gustado del nuevo compacto de Mazda, además de su estética, es la dotación tecnológica que se ha reunido en el nuevo Mazda 3 para hacer de él uno de los lanzamientos más importantes del año. Hasta que no lo probemos, que será pronto, no sabremos si el nuevo Mazda 3 será referencia de su categoría, aunque todo apunte en esa dirección. Pero sí podemos contaros algunos secretos del nuevo Mazda 3, que además de incorporar la tecnología micro-híbrida de Mazda, y el motor SKYACTIV-X, estrena el nuevo sistema G-Vectoring Control Plus, ¿pero cómo funciona?

Los controles vectoriales de par y Mazda

Los controles vectoriales de par fueron la evolución natural de los controles de tracción y estabilidad. Dado que se tenían controlados parámetros de un coche como la capacidad de tracción de cada rueda, la inclinación de la carrocería, y las fuerzas G laterales, se podía actuar sobre los frenos para compensar la pérdida de tracción de una rueda, y evitar perder la trayectoria.

Controlados esos parámetros, y la frenada independiente de cada rueda, los controles vectoriales de par añadían un punto extra al control del vehículo, siendo capaces de frenar ligeramente una rueda para mejorar el paso por curva del coche. A partir de ahí, Mazda quiso ir más allá.

El nuevo Mazda 3 y el sistema G-Vectoring Control Plus

El primer sistema G-Vectoring Control de Mazda prestaba atención, también, al movimiento del volante, para que la intervención del control vectorial de par en la frenada optimizara la carga sobre cada rueda y facilitara, además de un paso por curva más estable, el control de la dirección, evitando correcciones en los giros.

Mazda nos cuenta que el nuevo Mazda 3 estrena el sistema G-Vectoring Control Plus, la evolución del sistema anterior, que también emplea esta misma lógica de funcionamiento. La gran novedad es que Mazda habría trabajado, sobre todo, su funcionamiento en el retorno del volante a la posición central, facilitando la recuperación de la trayectoria del vehículo a la línea recta.

Según nos cuentan, de nuevo, el sistema G-Vectoring Control Plus va a contribuir a que el coche sea más ágil y controlable en situaciones muy concretas, pero cotidianas, como cambios de carril de alta velocidad, o conducción sobre firmes deslizantes. Por nuestra parte, tendremos que probarlo para constatar que el funcionamiento de este sistema es tal y como nos cuentan y, sobre todo, comprobar si este Mazda 3 ha dado un salto tan importante como a priori prometen las notas de prensa que hemos leído en los últimos meses sobre él. Y por supuesto os lo contaremos.

Más imágenes del nuevo Mazda 3:

Vídeo destacado del Mazda3

Lee a continuación: El Mazda3 revela todos los detalles sobre sus motores diésel y gasolina

El El Mazda 3 es un compacto de cinco puertas moderno que acaba de renovarse por completo, con proporciones similares a las de un Volkswagen Golf.

Ver todos los comentarios 0